Ayuda

Hernando de Córdoba

Biografía

Córdoba, Hernando de. Hernando el Zaguer, Abén- Jouhar. Válor (Granada), s. m. s. XVI – ?, 1569 post. General morisco.

Pertenecía a un noble linaje descendiente de los califas omeyas que se había asentado en la localidad alpujarreña de Válor. Disfrutaba del oficio de alguacil de Cádiar, cargo de importancia entre la comunidad morisca que le permitió contactar Farax aben Farax y los principales del Albaicín que conjuraban el alzamiento de la tierra. Resentido por los pleitos que sufría en la Real Chancillería de Granada, así como por la prisión de su hermano Antonio de Válor y Córdoba, participó —junto con su sobrino Hernando de Córdoba y Válor— en las reuniones que propugnaban un alzamiento contra el Rey. Partidario de que esta Junta reconociese a su sobrino como líder de la revuelta, la disparidad de opiniones terminó por alejarlo de la línea albaicinera, conformando su propia corriente. A espaldas de los conjurados, junto a El Partal y El Seniz, conspiró para levantar La Alpujarra en fechas anteriores a las previstas, con la intención de imponer sus tesis.

El 23 de diciembre de 1568 consiguió que los moriscos alpujarreños se alzasen y asesinasen al capitán Diego Herrera de Ocampo y a quienes les acompañaban. Aquel día se convertía de nuevo con el nombre de Hernando el Zaguer o Abén-Jouhar, desplazándose junto al monfí El Partal a Ugíjar —capital de Las Alpujarras— para seguir ganando adeptos a la causa de su sobrino. En las jornadas siguientes mantuvo una actividad frenética, desplazándose a diferentes tahas de la comarca para firmar acuerdos con sus alguaciles y conseguir su adhesión a la revuelta. Sin embargo, no estaba de acuerdo con las crueldades y asesinatos que cometían los alzados con los cristianos viejos, en la mayoría de los casos martirizados. Finalmente, junto a su linaje (los Valoríes), consiguió que su sobrino fuese coronado en la villa de Béznar rey de los moriscos con el nombre de Abén Humeya. Posteriormente se desplazaron a Válor, donde el 28 de diciembre trazaron las líneas básicas para afianzar su poder, fecha en la que ya se manifestó contrario a los martirios de cristianos y se enfrentó abiertamente contra Farax aben Farax, líder de los moriscos radicales.

El 29 de diciembre acompañó al rey morisco a Ugíjar para asistir a su boda con un miembro de la poderosa familia Rojas, ceremonia tras la cual El Zaguer recibió el cargo de capitán general del nuevo estado morisco. Acto seguido, tras la marcha de su sobrino a Cádiar, partió para el extremo occidental de la comarca para continuar levantando la tierra y nombrando cargos militares entre los alzados. A su vuelta, totalmente contrariado por matanzas de cristianos, se reunió en Ugíjar con los principales alguaciles moriscos para expresar la necesidad de parar la rebelión. Sin embargo, la presión de los alzados terminó imponiendo su continuidad, manteniendo un criterio muy moderado dentro de la cúpula del gobierno. El día 13 de enero de 1569 asistió con Abén Humeya a la batalla que dieron contra el marqués de Mondéjar en el barranco del Poqueira. La presión del capitán general de Granada hizo que éste y su sobrino iniciasen la huida, constituyendo esta derrota verdaderamente el punto de inflexión en su idea de reducirse antes de mantener la lucha contra las tropas reales. En los días siguientes volvió a reunirse con los principales moriscos, manifestándoles la necesidad de parar la contienda.

Fruto de las conversaciones mantenidas con los alguaciles moriscos en las tahas cercanas al Poqueira, El Zaguer envió a la localidad de Pitres una carta con dos cristianos que había salvado de la matanza de Ugíjar, donde le expresaba a Hurtado de Mendoza la voluntad de reducirse. Las conversaciones continuaron en días posteriores, ya que el 19 de enero remitió una segunda misiva al general, asegurándole la voluntad de reducirse. Aquel día, tras la toma de Jubiles, se presentaron dieciséis alguaciles moriscos, enviando Mondéjar a la villa de Los Bérchules a Alonso Granada- Venegas y a Francisco de Mendoza para tratar su reducción personal. Sin embargo, y a última hora, El Zaguer se arrepintió, huyendo con su sobrino a Ugíjar y prolongando así la guerra. No pudo evitar que su mujer e hijas cayeran prisioneras en aquella localidad.

En mayo de 1569 trabajó en el segundo alzamiento de la tierra, asistiendo al Rey el 1 de junio a la batalla de Berja contra el marqués de los Vélez. Derrotados por este general, fue enviado por su sobrino para reclutar tropas en Almería, valle del Almanzora, Baza y sierra de los Filabres. A finales de aquel verano logró constituir un ejército con el que hacer frente a Luis Fajardo, si bien este contingente llegó tarde, pues el 30 de julio este general había avanzado tanto que se encontraba en Ugíjar. Decepcionado, huyó a la villa de Murtas, donde se mantuvo escondido hasta que la presión cristiana le obligó a huir a diferentes puntos de la sierra de la Contraviesa. Murió en fechas posteriores a aquel año, no acertándose a saber si fue en Mecina Tedel o en la localidad de Pórtugos.

 

Bibl.: L. del Mármol Carvajal, Historia del rebelión y castigo de los moriscos del Reino de Granada, Málaga, Imprenta Juan René, 1600; V. Sánchez Ramos, “Un rey para los moriscos: el infante don Juan de Granada”, en Sharq al-Andalus, 13-15 (1997-1998), págs. 285-315; V. Sánchez Ramos, “La guerra dentro de la guerra: los bandos moriscos en el alzamiento de Las Alpujarras”, en VV. AA., Actas del VII Simposio Internacional de Mudejarismo, Teruel, Centro de Estudios Mudéjares, 1999, págs. 507-522; V. Sánchez Ramos, “La guerra de Las Alpujarras (1568-1570)”, en R. G. Peinado Santaella y M. Barrios Aguilera (coords.), Historia del Reino de Granada, vol. II, Granada, Editorial Universidad de Granada, 2000, págs. 507-542.

 

Valeriano Sánchez Ramos

Relación con otros personajes del DBE

Biografías que citan a este personaje

Personajes citados en esta biografía

Personajes similares