Ayuda

Pedro Antonio de Olañeta Marquiegui

Biografía

Olañeta Marquiegui, Pedro Antonio. Elgueta (Guipúzcoa), c. 1770 – Tumusla (México), 2.IV.1825. Mariscal de campo.

Hijo de Pedro Joaquín Olañeta y de María Ú rsula Marquiegui. Emigró de joven a América, dedicándose al comercio y estableciéndose en Jujuy, en donde contrajo matrimonio con su prima Josefa Raimunda Marquiegui. El 26 de abril de 1803 fue nombrado sargento mayor de milicias urbanas de Caballería de Santiago de Cotagaita y en 1811, fue elegido en Jujuy, regidor defensor de Menores y Pobres, pero este nombramiento no fue aceptado por la Junta de Buenos Aires, según comunicación del 31 de octubre de ese año. Disgustado con los patriotas, se incorporó al Ejército de Goyeneche, el 11 de septiembre de 1811, sirviendo al año siguiente en la vanguardia del Ejército realista, a las órdenes de Tristán, recibiendo el nombramiento de teniente coronel de milicias disciplinadas, el 5 de septiembre de 1812, con cuyo empleo asistió a la defensa de Jujuy, el 9 de octubre siguiente. Mandó las guerrillas en las acciones de Pequereque, el 19 de junio de 1813, recibiendo el ascenso a teniente coronel de ejército, el 18 de agosto. Al mes siguiente combatió en la acción de Mocha, el 10 de septiembre.

Al frente de un cuerpo de cazadores, tomó parte en la batalla de Vilcapugio, el 1 de octubre de 1813, siendo promovido dos días más tarde a coronel graduado de milicias disciplinadas, asumiendo luego el mando de la vanguardia de Pezuela y combatiendo en la batalla de Ayohuma, el 14 de noviembre. Al año siguiente rechazó a los insurgentes en el asalto que realizaron a Salta, el 21 de julio de 1814, recibiendo el ascenso a coronel vivo y efectivo del ejército, el 21 de septiembre siguiente. Derrotó a las tropas de Buenos Aires, mandadas por el coronel Rodríguez, en la acción de Venta y Media (20 de octubre de 1815), distinguiéndose posteriormente en la batalla de Sipe-Sipe o Viluma, el 29 de noviembre, ocupando seguidamente Potosí (16 de diciembre), siendo ascendido a brigadier en 1816, con la antigüedad del 29 de noviembre de 1815.

Al asumir Laserna en 1816, el mando del Ejército del Alto Perú, continuó al frente de la vanguardia, venciendo en Yavi, el 15 de noviembre de 1816, ocupando Jujuy, el 6 de enero de 1817 y Tarija en julio de ese mismo año.

Tomó parte en las acciones de Colanzuli, Antumpa, Humahuapa, Huacalera, Tilcara, Hornillo y río de Reyes, desde el 26 de noviembre de 1817, hasta el 30 de enero de 1818, derrotando en ese último año al partidario Peralta, en el río Bermejo.

En su Hoja de Servicios al 30 de abril de 1818, Laserna, informaba sobre Olañeta “la decidida adhesión de este benemérito jefe a la causa del rey, le ha comprometido a continuados sacrificios de su vida, familia e intereses, cuyas circunstancias le hacen preferentemente encomiable y digno de toda consideración”.

En la campaña de 1820, sirvió a las órdenes del general Ramírez, ocupando Jujuy y Salta, el 28 y 31 de mayo.

Furibundo absolutista, acogió con desagrado la proclamación de la Constitución en 1820, mostrándose contrario así mismo al motín de Aznapuquio, que derrocó en 1821, al virrey Pezuela. En junio de 1821, siempre de comandante de la vanguardia, volvió a ocupar las ciudades de Jujuy y Salta. El 2 de agosto de 1822, le fue concedida la Cruz de San Fernando de 3.ª Clase por su victoria en Venta y Media. Ocupó Iquique, derrotando al general Alvarado, el 13 de febrero de 1823 y a Gamarra, en Calamarca, el 11 de agosto siguiente y en unión del virrey Laserna, rechazaron al mes siguiente al general Santa Cruz en Sica- Sica. Así mismo derrotó completamente al coronel Lanza en Alzuri, el 16 de octubre. En enero de 1824, al llegar las noticias del restablecimiento de Fernando VII, desconoció la autoridad del virrey Laserna, firmando un acuerdo con Valdés en Tarapaya, el 9 de marzo de 1824, que le dejaba el mando del Alto Perú. Aunque meses más tarde peleó nuevamente contra las tropas de este general en Lava, al sur de Potosí, el 17 de agosto, impidiendo que estas tropas fueran empleadas para hacer frente al avance de Sucre. El 18 de noviembre de 1824, fue ascendido a mariscal de campo, con la antigüedad del 5 de octubre de 1823. Se negó a aceptar la capitulación de Ayacucho, pero tuvo que hacer frente a la sublevación de sus propios subordinados. Derrotado en Tumusla, el 1 de abril de 1825, por las tropas del coronel Medinaceli, falleció al día siguiente a consecuencia de las heridas recibidas.

Fernando VII le había nombrado virrey del Río de la Plata, el 27 de mayo de 1825, cuando Olañeta, había ya fallecido.

 

Fuentes y bibl.: Archivo General Militar (Segovia), Exp. personal O-154; Orden de San Fernando, 1ª/3ª/1741, exp. 46; Archivo General de Palacio, Registro de la Estampilla, 2 de agosto de 1822, 18 de noviembre de 1824, 2 de julio de 1825.

W. Miller, Memorias del general Miller, Madrid, Editorial América, Biblioteca Ayacucho, s. f.; F. Burdett O’Connor, Recuerdos. Independencia americana, Madrid, Editorial América, Biblioteca Ayacucho, s. f.; D. O’Leary, Junin y Ayacucho, Madrid, Editorial América, 1919; J. de la Pezuela, Memoria de gobierno del virrey Joaquín de la Pezuela, Sevilla, Escuela de Estudios Hispano Americanos, 1947; E. A. Bidondo, Coronel Juan Guillermo de Marquiegui, Madrid, Servicio Histórico Militar, 1982; J. de la Pezuela, Manifiesto en que el virrey del Perú, don Joaquín de la Pezuela, refiere el hecho y circunstancias de su separación del mando, etc., León, Universidad, 2003.

 

Alberto Martín-Lanuza

Personajes similares