Ayuda

Juan de Castilla

Biografía

Castilla, Juan de. Infante de Castilla. ?, 1355 – Soria, c. 1400. Hijo de Pedro I de Castilla, infante de Castilla.

Supuesto hijo de Pedro I y de Juana de Castro, es pieza central de un linaje que alcanzó su mayor poderío en el siglo xvi. Si bien parece claro que existió, los datos referentes a su vida conservados son, cuando menos, dudosos, y todos posteriores al siglo xiv. Los orígenes de este personaje se remontan a una noche en Cuéllar en el año 1354. Pedro I acababa de casarse con Blanca de Borbón, y dos días más tarde la había abandonado para reunirse con su amante María de Padilla. Las razones del repudio nunca fueron aclaradas, pero la nobleza apoyó a la esposa y utilizó su causa como excusa para enfrentarse a don Pedro y exigir un mayor protagonismo en la privanza. Fuese para contentar a aquellos que protestaban ante la ausencia de un heredero legítimo, o para satisfacer un deseo peregrino, el Rey contrajo matrimonio en Cuéllar con Juana de Castro, dama perteneciente al más destacado de los linajes gallegos; pero también la abandonó, al día siguiente, tras conocer las intrigas de sus hermanos en la Corte portuguesa. Juana se retiró a vivir a Dueñas y firmó siempre sus documentos titulándose reina de Castilla.

En 1362 Pedro I declaró haberse casado en secreto en 1353 con María de Padilla, lo que invalidaba todos sus matrimonios posteriores y daba legitimidad tan sólo a cuatro de sus hijos, Beatriz, Constanza, Isabel y Alfonso, que murió poco después. Existían otros vástagos ilegítimos, en número indeterminado, entre los que se pueden individualizar al menos tres: Fernando, hijo de María de Henestrosa, Sancho y Diego, hijos de Isabel de Sandoval. Los que sobrevivieron al Monarca estuvieron en Carmona hasta 1371, año en que Enrique II tomó la villa e hizo que fuesen trasladados a Toledo primero y después a Peñafiel. Juan de Castilla se sumaría a ellos: fruto de la única noche que don Pedro y doña Juana pasaron juntos; habría acompañado, según algunas fuentes, a don Pedro en su viaje a Inglaterra en 1366, quedándose allí hasta 1388, año en que en los tratos entre Juan I y el duque de Lancaster se estipula que quede como prisionero en la fortaleza de Soria, en poder de un caballero aragonés partidario de los Trastámara, con cuya hija Elvira de Falces acabó casándose. Su hijo Pedro fue tiempo después obispo de Osma y Palencia. Su hija Constanza, priora de Santo Domingo el Real de Madrid. En tiempos de Juan II, Constanza consiguió permiso para trasladar los restos de su abuelo don Pedro, que estaban en Puebla de Alcocer, y su padre Juan a Santo Domingo. Se edificó una capilla y se efectuaron los traslados.

El 24 de diciembre de 1442, el cuerpo de Juan de Castilla fue llevado a la iglesia de San Pedro de Soria, a una urna bajo una estatua que tenía grilletes en los pies, símbolo de su vida en prisiones. Posteriormente, manos desconocidas falsificaron el testamento de don Pedro y la tumba de doña Juana en la catedral de Santiago, introduciendo su nombre.

 

Bibl.: J. Zurita, Enmiendas y advertencias a las corónicas de los reyes de Castilla que escribió don Pedro López de Ayala, Zaragoza, Herederos de Diego Dormer, 1683; E. Flórez, Memorias de las reinas católicas, vol. II, Madrid, Antonio Marín, 1761 (ed.

facs., Valladolid, Junta de Castilla y León-Consejería de Educación y Cultura, 2002); J. B. Sitges, Las mujeres del rey don Pedro I de Castilla, Madrid, Sucesores de Ribadeneyra, 1910; E. García Rey, “La famosa priora doña Teresa de Ayala (su correspondencia íntima con los monarcas de su tiempo)”, en Boletín de la Real Academia de Historia, 96 (1930), págs. 685- 773; B. Martínez Caviró, Conventos de Toledo. Toledo, Castillo Interior, Madrid, El Viso, 1990; G. de Andrés, “Relación de la vida del rey D. Pedro y su descendencia que es el linaje de los Castilla por Pedro Gracia Dei. Introducción y edición” y “Relación de la vida del rey D. Pedro y su descendencia que es el linaje de los Castilla por Pedro Gracia Dei. Texto”, en Cuadernos para la Investigación de la Literatura Hispánica, 18 y 19 (1993 y 1994), págs. 233-252 y 207-249, respect.; P. López de Ayala, Crónica del rey don Pedro y del rey don Enrique, su hermano, hijos del rey don Alfonso Onceno, ed. de G. Orduña y J. L. Moure, Buenos Aires, Seminario de Edición y Crítica Textual (SECRIT), 1994-1997, 2 vols.; J. L. Barrios Sotos, Santo Domingo del Real y Toledo a fines de la Edad Media (1364-1507), Toledo, Instituto Provincial de Investigación y Estudios Toledanos-Diputación Provincial de Toledo, 1997; M. E. González de Fauve, I. J. de las Heras y P. de Forteza, “Los cargos eclesiásticos y religiosos como estrategia de recuperación del poder de los descendientes de Pedro I de Castilla” y M. P. Rábade Obradó, “Religiosidad y memoria política: las constituciones de la capilla de Pedro I en Santo Domingo el Real de Madrid (1464)”, en En la España Medieval, 24 y 26 (2001 y 2006), págs. 239-257 y 227-261, respect.; M. E. González de Fauve, I. J. de las Heras y P. de Forteza, “Simbología del poder en un linaje castellano: los descendientes de Pedro I excluidos de la línea sucesoria”, en Cuadernos de Historia de España, 78 (2003-2004), págs. 47-66.

 

Covadonga Valdaliso Casanova

Personajes similares