Ayuda

Abu l-Walid al-Bayi

Biografía

Abu l-Walid al-Bayi. Abu l-Walid Sulayman b. Jalaf b. Sa’d b. Ayyub b. Warit al-Tuyibi al-Bayi al-Qurtubi al-Dahabi. Badajoz, 28.V.1013 – Almería, 21.XII.1081. Alfaquí, teólogo y poeta, uno de los sabios musulmanes más destacados de al-Andalus, cuya labor fue decisiva en la renovación del malikismo andalusí que tuvo lugar a partir del s. XI.

Su familia era originaria de Badajoz. Uno de sus antepasados marchó a Beja (Algarve) y de allí, la familia pasó a Córdoba, donde emparentó con una familia de alfaquíes, los Banu Mawhab al-Tuyībī. Entre los maestros que Abu l-Walīd al-Bayī tuvo en al-Andalus se cuentan Abu l-Asbag b. Abī Dirham, Abu Muhammad Makki, Muhammad b. Isma’īl b. Furtis y el cadí Yunus b. Mugīt. Abu l-Walīd al-Bayī había empezado dedicándose a las bellas letras y fue tras su viaje a Oriente cuando se dedicó a los estudios teológicos. Inició ese viaje hacia el año 1034 y no regresó a al-Andalus hasta pasados trece años. Tenía pocos medios económicos y durante el viaje recurrió a componer poemas para ganar dinero. En el Hiyaz (Península Arábiga) estudió con varios maestros, destacando especialmente su aprendizaje con el famoso tradicionista Abu Darr al-Harawī. Vivió con él, sirviéndole, durante tres años e hicieron juntos cuatro peregrinaciones. Viajó luego a Bagdad, ciudad en la que residió tres años estudiando derecho y la Tradición del Profeta. Durante su estancia allí se empleó para la vigilancia de un adarve. Con el salario que ganaba tenía suficiente para comer y vestirse, y con la luz del callejón aprovechaba para estudiar. En Bagdad coincidió con los alfaquíes más importantes de las distintas escuelas jurídicas (malikíes, safi’íes, hanafíes) y con destacados tradicionistas, recibiendo de ellos una sólida formación. De Bagdad marchó a Damasco, donde también tomó lecciones. En Mosul permaneció un año, dedicándose al estudio de los fundamentos jurídicos y teológicos con Abu Ya’far al-Sumnani (m. 1052), alfaquí de la escuela teológica as’arí y compañero del famoso teólogo al-Baqillanī. Durante su estancia en Oriente, Abu l-Walīd al-Bayī llegó a tener discípulos y alcanzó gran fama.

Se dice que Abu l-Walīd al-Bayī fue nombrado cadí en Alepo, permaneciendo en dicha ciudad cerca de un año. A pesar del status allí obtenido, inició el viaje de regreso a al-Andalus, pues añoraba su tierra natal. Al llegar a ella, seguía sin disponer de medios económicos. Encontró trabajo preparando el pan de oro que se empleaba para la hilatura y la taracea, y redactando contratos. Enseñaba al tiempo y hubo discípulos que le recordaban saliendo a su encuentro con huellas en las manos del trabajo manual que había estando haciendo. Poco a poco, se fue divulgando el gran saber que había reunido durante su viaje a Oriente, sus obras se hicieron famosas y prosperó su situación. Los reyes de taifas buscaron atraérselo y le tuvieron en gran consideración. Lo emplearon en asuntos confidenciales y en el cadiazgo, recompensando generosamente sus intervenciones y mediaciones. A la hora de su muerte había acumulado una gran fortuna. Fue nombrado cadí en pequeños núcleos urbanos que no se correspondían a su rango como alfaquí: es el caso de Orihuela y otros lugares parecidos, adonde enviaba a sus delegados, sin visitarlos en persona más que muy de vez en cuando, actitud ésta que sus biógrafos registran criticándola implícitamente. También se le criticaron sus frecuentes tratos con los gobernantes y el hecho de dejarse utilizar en tanto que emisario entre ellos, recibiendo a cambio recompensas que contribuyeron a su fortuna. Hay que indicar que también se dice que esas relaciones con los gobernantes estuvieron motivadas tan sólo por su deseo de obtener la recompensa divina, no por afán de lucro. Mantuvo especial relación con al-Muqtadir bi-llah, rey de Zaragoza, quien le tenía en altísima estima y para quien redactó su famosa respuesta a la “Carta del Monje de Francia”. Sus labores de intermediario le hicieron moverse entre Zaragoza, Valencia, Murcia y Denia.

Cuando regresó a al-Andalus, se encontró con que las enseñanzas de Ibn Hazm habían obtenido gran resonancia, a pesar de (o tal vez precisamente por) haberse decidido a abandonar la escuela malikí. Los malikíes de la época consideraban que Ibn Hazm propagaba doctrinas y prácticas reprobables, pero cuando polemizaban con él salían derrotados, dado que Ibn Hazm dominaba como nadie el arte de la polémica y del razonamiento especulativo. Abu l-Walīd al-Bayī había adquirido en Oriente notables conocimientos en polémica y disputa y por ello los malikíes de al-Andalus le encargaron que se enfrentase a Ibn Hazm, entablándose entre ambos un debate del que al parecer al-Bayī salió victorioso. A raíz de esta disputa, Ibn Hazm fue expulsado de Mallorca, donde hasta ese momento había gozado del favor del gobernante local. Al-Bayī sufrió él también la enemiga de algunos ulemas (sabios religiosos) andalusíes, al mantener una doctrina, relativa a si el Profeta era o no analfabeto, que no se correspondía con la predominante en al-Andalus. Decidió por ello escribir una epístola en la que justificaba su postura doctrinal, detallando los fundamentos en los que se apoyaba. Esa epístola dio lugar a su vez a escritos, unos de refutación y otros de apoyo, participando en la polémica ulemas de al-Andalus, Ifriqiya (actual Túnez y Sicilia). Los ulemas no andalusíes respaldaron todos ellos la interpretación de al-Bayī.

Abu l-Walīd al-Bayī fue ensalzado no sólo por sus biógrafos y autores posteriores a él, sino incluso por sus contemporáneos. Dentro del malikismo, la obra y la doctrina de Abu l-Walīd al-Bayī se caracterizaron por su enfoque renovador. Fue un alfaquí que, junto a un buen conocimiento de la Tradición del Profeta, recurrió a la especulación racional y se ocupó de teología dogmática y racional, dedicándose a los fundamentos del derecho. Se recuerda su elocuencia y sus dotes innatas para la poesía. Fue autor de obras excelentes en todos los campos a los que se dedicó. Pero destacó sobre todo en las ciencias jurídicas, siguiendo la metodología que había aprendido en Oriente (especialmente en Bagdad). Aparte de su extraordinario talento, poseía una hermosa apariencia física. Tuvo numerosos discípulos, entre los que se cuentan algunos de los ulemas más destacados de la generación siguiente a la suya, tales como Abu ‘Alī al-Gassanī, Abu ‘Ali al-Sadafī, al-Turtusī y al-Humaydī. A pesar de estos discípulos, sus enseñanzas más novedosas no encontraron demasiado eco en el contexto intelectual andalusí y así Abu Bakr b. al-‘Arabī contaba cómo pudo comprar las obras de al-Sumnanī que habían pertenecido a Abu l-Walīd al-Bayī y a las que nadie en su época (primera mitad del s. XII) prestaba atención por versar sobre fundamentos del derecho y teología.

Falleció en Almería el 21 de diciembre de 1081. Fue enterrado en el convento-fortaleza (ribat) que estaba a la orilla del mar, rezando la oración por él su hijo Abu l-Qasim Ahmad, quien sucedió a su padre en el círculo de estudios en el que enseñaba en Zaragoza.

 

Obras de ~: Su obra más conocida en España es Yawab li-Risalat al-rahib min Afransa (Respuesta a la “Carta del Monje de Francia”), obra de polémica religiosa, editada y traducida por D.M. Dunlop, “A Christian Mission to Muslim Spain in the 11th Century”, en Al-Andalus, XVII (1952), págs. 259-310 y por A.M. Turki, “La lettre du ‘Moine de France’ à al-Muqtadir billah, roi de Saragosse, et la réponse d,al-Bayi, faqih andalou”, en Al-Andalus, XXXI (1966), págs. 73-153. En el mundo islámico se le conoce sobre todo por sus obras jurídicas, como el Kitab al-istifa, fi sarh al-Muwatta,, obra de derecho, consistente en un voluminoso comentario del Muwatta, de Malik b. Anas, de la que sólo pudo terminar la parte relativa a la pureza ritual; versiones reducidas de esta magna obra fueron al-Muntaqà fi sarh al-Muwatta,, de la que hay varias ediciones, entre ellas una de 7 vols. en 4, Beirut, 1983 y el Kitab al-ima,(obra perdida); Fusul al-ahkam wa-bayan ma mada bi-hi l-,amal ,inda l-fuqaha, wa-l-hukkam, obra de derecho de la que existen dos ediciones: la de Muhammad Abu l-Ayfan, Libia/Túnez, 1985 y la de al-Batul Bin-,Ali, Rabat, 1990. Compuso también varias obras de metodología jurídica como Kitab al-hudud fi usul al-fiqh, editada por ,Abd al-Rahman Hilal en Revista del Instituto Egipcio de Estudios Islámicos II (1954), págs. 1-37 y III (1955), págs. 17-46, así como por Nazih Hammad, Beirut, 1973 (reed. El Cairo, 2000); Kitab ihkam al-fusul fi ahkam al-usul, editada por ,Abd al-Mayid Turki, Beirut, 1986 (2.ª ed., 2 vols., Beirut, 1995) y por ,Abd Allah Muhammad al-Yaburi, Beirut, 1989; Kitab al-isara fi usul al-fiqh, obra de la que existen numerosas ediciones; Kitab al-minhay fi tartib al-hiyay, editada por ,Abd al-Mayid Turki, París, 1976 (2ª ed., Beirut, 1987). Destacan asimismo dos obras sobre la Tradición del Profeta: Risala fi hadit al-kitaba yawm al-Hudaybiyya, editada por Abu ,Abd al-Rahman b. ,Aqil al-Zahiri, Riad, 1983, y el Kitab al-ta,dil wa-l-tayrih li-man jarraya ,an-hu al-Bujari fi l-Sahih, editada por Abu Lubaba Husayn, 3 vols., Riad, 1986, así como por Ahmad Labzar, 3 vols., al-Muhammadiyya (Marruecos), 1991. Su Wasiyya li-waladay-hi (Testamento a sus dos hijos), obra de contenido ascético-moral, fue editada por Yuda Abd al-Rahman, en Revista del Instituto Egipcio de Estudios Islámicos, III (1955), págs. 30-46 y por Yalal ,Ali al-Yihani, Beirut, 1996. Entre sus obras perdidas, destacan obras relacionadas con las ciencias del Corán; una obra sobre la Tradición del Profeta, el Mujtasar li-Muskil al-atar li-Abi Ya,far Ahmad al-Tahawi; varias obras de derecho en las que comenta o resume obras fundamentales del malikismo como el Kitab ijtilaf al-Muwatta,at y el Kitab mujtasar al-Mujtasar fi masa,il al-Mudawwana; una obra de gramática, el Kitab tahdib al-Zahir li-bn al-Anbari; una obra de teología, el Kitab al-tasdid ilà ma,rifat turuq al-tawhid; obras de ascetismo y máximas morales como el Kitab al-intisar li-a,rad al-a,imma al-ajyar; una Fahrasa o repertorio bibliográfico, así como su Diwan, recopilación de sus poesías, de la que sólo se conservan fragmentos

 

Bibl.: Ibn Jallikan, Wafayat al-a,yan, trad. de Slane, París, 1842-1871, 4 vols., vol. II, págs. 408-409, n.º 275; Ibn Jaqan, Qala,id al-,iqyan, París, 1861, págs. 215-216; Ibn Baskuwal, Kitab al-Sila, ed. de F. Codera, Madrid, Josefo de Rojas, 1882-1883, n.º 1 449; al-Dabbi, Bugyat al-multamis, ed. de F. Codera y J. Ribera, Madrid, Josefo de Rojas, 1884-1885, n.º 777; F. Pons Boigues, Ensayo bio-bibliográfico sobre los historiadores y geógrafos arábigo-españoles, Madrid, Estab. Tip. de San Francisco de Sales, 1898, nº 116 (ed. Madrid, Biblioteca Nacional-Ollero y Ramos , D.L. 1993); Majluf, Sayarat al-nur, vol. I, El Cairo, 1931, págs. 120-121, n.º 341; Yaqut, Mu,yam al-udaba, ed. de D. S. Margoliouth, 20 vols. en 10, El Cairo, 1938, vol. XI, págs. 246-251, n.º 79; al-Bunnahi (al-Nubahi), Kitab al-Marqaba al-,ulva, reimpr. de la ed. de E. Lévi-Provençal, Beirut, s.f., pág. 95; Ibn Farhun, al-Dibay al-mudhab vol. I, El Cairo, s.f., págs. 377-385, n.º 7; C. Brockelmann, Geschichte der arabischen Litteratur, Leiden, Brill, 1943-1949, 2 vols., vol. I, pág. 418; C. Brockelmann, Supplementband, Leiden, Brill, 1943-1949, 3 vols., vol. I, págs. 743-744; A. González Palencia, Historia de la literatura arábigo-española , Barcelona, Labor, 1945 (2.ª ed. revisada), págs. 274-275; al-Zirikli, al-A,lam, El Cairo, al-Mu’allif, 1954-1959, 10 vols., vol. III, pág. 125; J. Garcia Domingues, “A obra jurídica e teológica de Abu,l-Walid al-Baji”, en Portugal eo Al-Andalus, Lisboa, Hugin, 1997, págs. 193-210 (repr. de Ocidente LIX/267, 1960, págs. 37-50); al-Safadi, al-Wafi bi-l-wafayat, Wiesbaden, 1962-1988, 22 vols., vol. XV, págs. 372-374, n.º 520; Ibn Sa,id, al-Mugrib, ed. de S. Dayf, El Cairo, Dār al-Ma’ārif bi-Miîr, 1964, 2 vols., vol. I, págs. 404-405, n.º 287; U. R. Kahhala, Mu,yam al-mu,allifin, Damasco, Maktabat al-Mutannà, 1967-1961, 15 vols., vol. IV, págs. 261-262; al-Maqqari, Nafh al-tib, ed. de I. ,Abbas, Beirut, Dār al-Ṣādir, 1968, 8 vols., vol. II, págs. 67-77 y 84-85; M. ,A. Makki, Ensayo sobre las aportaciones orientales en la España musulmana y su influencia en la formación de la cultura hispano-árabe, Madrid, Publicaciones del Instituto de Estudios Islámicos, 1968, págs. 109, 148, 186 y 206; Ibn Bassam, al-Dajira, ed. de Ihsan ,Abbas, Libia/Túnez, 1975, 8 vols., vol. II/1, págs. 94-105; A. M. Turki, Polémiques entre Ibn Hazm et Bagi sur les principes de la loi musulmane. Essai sur le littéralisme zahirite et la finalité malikite, Argel, 1976; al-Dahabi, Siyar a,lam al-nubala, Beirut, 1981-1985, 23 vols., vol. XVIII, págs. 535-545, n.º 274; ,Iyad, Tartib al-madarik (8 vols, Rabat, 1983), vol. VIII, págs. 117-27; D. M. Dunlop. “al-Badji”, Encyclopédie de l’Islam, Leiden, E. Brill, 1986-2004, 12 vols., vol. I, págs. 864-865; Adalberto Alves, Um humanista árabe do século XI. Abu al-Walid al-Baji, Beja, 1991; M. Fierro, “La religión”, en M. J. Viguera (coord.), Los Reinos de Taifas, en J. M.ª Jover Zamora (dir.), Historia de España fundada por R. Menéndez Pidal, t. VIII/1, Madrid, Espasa Calpe, 1994, págs. 425, 427-423 y 471-419; J. Castilla Brazales, “Dos célebres maestros malikíes del siglo XI”, en Al-Andalus. Magreb, 7 (1999), págs. 65-82; M. Fierro, “Abu l-Walid al-Bayi”, en J. Lirola Delgado y J. M. Puerta Vílchez (dirs.), Enciclopedia de al-Andalus. Diccionario de autores y obras andalusíes, t. I (A-Ibn B), Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, Fundación El legado andalusí, 2003, n.º 58, págs. 118-123.

 

Maribel Fierro

Relación con otros personajes del DBE

Biografías que citan a este personaje

Personajes citados en esta biografía

Personajes similares