Ayuda

Juan Simón Gutiérrez

Biografía

Gutiérrez, Juan Simón. Medina Sidonia (Cádiz), 1643 – Sevilla, 16.X.1718. Pintor.

Probablemente, su interés por la pintura le llevó cuando era muy joven a Sevilla, donde debió de realizar su aprendizaje con el propio Murillo. Los primeros datos documentales sobre su actividad profesional acreditan su pertenencia a la Academia de Pintura sevillana entre 1664 y 1672. Poco después, en 1680, obtuvo el cargo gremial de alcalde alamir de la pintura, encargado del examen de los aspirantes a la maestría.

En 1677 contrajo matrimonio con Antonia Navarro de Córdoba, con la que tuvo ocho hijos, cuyos bautismos quedaron registrados en la parroquia de San Pedro, al residir en la plaza del Buen Suceso. Sólo cuatro hijos sobrevivieron a inicios del siglo xviii, tres varones y una mujer, que profesaron en distintas órdenes religiosas.

En su taller se conoce la presencia al menos de tres discípulos que llegaron a ser maestros, pero a pesar del reconocimiento profesional de sus contemporáneos, Juan Simón Gutiérrez no alcanzó una posición económica desahogada. Llegó a constar como pobre en un censo de 1714; dato que no se contradice con el inventario de los escasos bienes que dejó a su muerte.

Entre ellos interesa destacar las obras que quedaron en el taller, ciento ochenta y nueve lienzos, en su mayoría de iconografía religiosa, aunque también constan los de tema profano. Cabe añadir los bocetos, las obras inacabadas y las estampas útiles para el estudio y la inspiración en las composiciones. También es importante destacar las ausencias, especialmente la de libros de todo tipo.

La obra de Gutiérrez se relaciona con el grupo de pintores de la escuela sevillana que ocupa a fines del siglo xvii el hueco dejado por los grandes maestros del Barroco. Sin embargo, este grupo se dedicó a copiar sus modelos sin apenas participar del sentido profundo que motivó la creación de estos patrones; no se trata de artistas que pretendan aprender del pasado buscando su propio camino. No obstante, Juan Simón Gutiérrez se encontraba entre los más dotados y, aunque no alcanzó la exacta corrección de dibujo del maestro, supo captar con fidelidad las maneras de Murillo.

Fue un apreciado pintor de feria y gran parte de su obra la destinó al mercado americano; en 1681 vendió noventa y ocho lienzos a América. A pesar de esta abundante producción artística, actualmente sólo se conocen tres pinturas fechadas y firmadas por el propio autor; La Virgen y el Niño con santos agustinos, de 1669, concebida a la manera de una sagrada conversación y conservada en el convento de la Santísima Trinidad, en Carmona (Sevilla); el mismo año pintó La Sagrada Familia del convento de Agustinas Recoletas de Medina Sidonia (Cádiz), en la que el Niño lleva una cruz como premonición de la pasión y muerte, y, por último, Santo Domingo confortado por la Virgen y santas Mártires (1710), de la colección del Museo de Bellas Artes de Sevilla, en donde destaca el variado repertorio de figuras femeninas y su estrecha vinculación con La muerte de Santa Clara de Murillo, propiedad de la Gemälde Galerie de Dresde.

Ante la evidencia del estilo, otro grupo de obras puede atribuirse a este pintor con bastante seguridad; así, las dos pinturas del Museo de Bellas Artes de Sevilla en las que se representa por separado a San Joaquín y Santa Ana, o El bautismo de Cristo de la parroquia de San Pedro de Sevilla (1689).

Por último, se le deben adjudicar las ocho pinturas de la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Elgueta (Guipúzcoa). Presiden este grupo dos grandes composiciones inspiradas en estampas de Rubens con los temas de La Asunción de la Virgen en el cuerpo principal del retablo y La coronación de la Virgen en el ático. En 1684 estas pinturas fueron encomendadas a Juan de Valdés Leal por el capitán de Marina Francisco Zuloeta, nacido en aquella villa pero residente en Sevilla. Sin embargo, el pintor murió en 1690 sin haberlas comenzado, por lo que el encargo pasó a Juan Simón Gutiérrez. En una colección particular de Córdoba se conservan versiones reducidas de estos dos lienzos, así como otra versión de la Asunción en la Wallace Collection de Londres.

 

Obras de ~: La Virgen y el Niño con santos agustinos, 1669; El bautismo de Cristo, 1689; La Asunción de la Virgen, c. 1690; Versión reducida de la Asunción de la Virgen, c. 1690; La Coronación de la Virgen, c. 1690; Versión reducida de la Coronación de la Virgen, c. 1690; La Sagrada Familia, f. s. xvii; San Joaquín y Santa Ana, f. s. xvii; Santo Domingo confortado por la Virgen y santas mártires, 1710.

 

Bibl.: A. Ceán Bermúdez, Carta de don Juan Agustín Ceán Bermúdez a un amigo suyo sobre el estudio y gusto de la pintura de la escuela sevillana, Cádiz, Casa de la Misericordia, 1806, pág. 109; J. Gestoso, Ensayo de un diccionario de artífices que florecieron en Sevilla, La Andalucía Moderna, 1899-1908, pág. 48; M. T. Dabrio, Estudio histórico-artístico de la parroquia de San Pedro, Sevilla, Diputación Provincial, 1975, pág. 200; D. Angulo, Murillo y su escuela en las colecciones particulares, Sevilla, Caja de Ahorros Provincial de Sevilla, 1975, págs. 8 y 26; A. Morales, M. J. Sanz, J. M. Serrera y E. Valdivieso, Guía artística de Sevilla y su provincia, Sevilla, Diputación Provincial, 1981, pág. 386; E. Valdivieso, “Aportaciones al jubileo de la Porciúncula de Valdés Leal, en las Escolapias de Cabra”, en Boletín del Seminario de Arte y Arqueología de Valladolid (1986), pág. 245; F. Quiles, “Apuntes para una biografía de Juan Simón Gutiérrez”, en Atrio (Sevilla) (1989), págs. 103-113; Fuentes para la historia del arte andaluz. Noticias de pintura (1700-1720), Sevilla, Guadalquivir, 1990; R. Izquierdo y V. Muñoz, Museo de Bellas Artes. Inventario de pinturas, 1990, pág. 165; E. Valdivieso, Pintura barroca sevillana, Sevilla, Guadalquivir, 2003, págs. 398-405.

 

Ana Aranda Bernal