Ayuda

Juan Díaz de Fuenmayor

Biografía

Díaz de Fuenmayor, Juan. Ágreda (Soria), p. m. s. XVI – 1586 post. Consejero de Órdenes, del Consejo Real de Castilla y del Consejo de Hacienda.

Originario de Asturias, aunque nacido en Ágreda, tras acabar su formación comenzó a servir como alcalde mayor de la Audiencia de Galicia el 14 de marzo de 1556, oficio en el que permaneció hasta que en 1562 pasó al Consejo de Órdenes. Tras verificarse su limpieza de sangre, se le concedió el hábito de caballero de la Orden de Calatrava. La pertenencia a la facción ebolista le aupó al Consejo de Castilla en sustitución de Vaca de Castro el 10 de agosto de 1564, pero durante la etapa de Diego de Espinosa no alcanzó en él más que un papel secundario, concretamente, la presidencia del Honrado Concejo de la Mesta, que obtuvo en 1570. El fallecimiento del cardenal supuso para Fuenmayor, como letrado cercano a Roma, una mejora de sus perspectivas cortesanas, accediendo al Consejo de Hacienda en 1571 y a la Cámara a comienzos de octubre de 1572. A partir de entonces participó con protagonismo propio en los enfrentamientos cortesanos, cultivando, por ejemplo, una conocida enemiga con el secretario Mateo Vázquez en el seno de la Junta de Presidentes (a la que había accedido como camarista desde el 23 de junio de 1573). Parecidamente, durante su transitoria presidencia del Consejo Real, como oidor decano, al morir el presidente Covarrubias en 1577.

Felipe II comenzó a sospechar de su tendencia papista, cuando observó la independencia con la que trataba en el Consejo las diferencias jurisdiccionales con el colector. También, debido a sus peleas en el tribunal por el reparto de asuntos o a la persecución a la que sometió a Busto de Villegas, ex gobernador del arzobispado de Toledo, cuando su nombre se barajó para la presidencia del Consejo. Ante esta situación, el Monarca decidió nombrar un presidente que cortocircuitara la oposición existente, nombrando a Antonio de Pazos, que fue lo suficientemente hábil para ocultar sus nexos con Roma en aquel momento. Tras su nombramiento, Fuenmayor volvió a tareas más rutinarias en el Consejo y la Cámara, por ejemplo, interviniendo en las diferentes juntas, como las encargadas de dirimir sobre Fadrique de Toledo o sobre los derechos de Felipe II a la Corona portuguesa, o recomendando la visita de la Capilla Real de Toledo.

Su posición en la Corte no fue a mejor, claro reflejo de la posición subalterna que asumió la facción papista en la Corte tras la detención de Antonio Pérez y a partir de la Jornada de Portugal. Así, a mediados de 1579 perdió la promoción a la presidencia del Consejo de Hacienda, que recayó en Hernando de Vega y tampoco obtuvo éxito en la maniobra urdida por el presidente Pazos para que ocupara plaza de camarista cerca de Felipe II durante la anexión del reino luso.

Bien al contrario, hubo de permanecer en la Corte, dedicándose con poco interés a diversos asuntos secundarios, como las honras fúnebres de la fallecida reina Ana, junto a Juan Vázquez de Salazar y el presidente Pazos, mientras en el Consejo Real se ocupaba de farragosos pleitos sin apenas trascendencia política.

Consciente de su posición, descuidó sus obligaciones, se enemistó con Vega y acabó solventando en su propio interés personal los expedientes que se encargaba de tramitar. La lejanía de la gracia del Rey le hizo blanco de acusación sobre su integridad moral y acabó retirándose directamente en julio de 1583, sin esperar a que transcurriera el año en la presidencia de la Chancillería de Granada, condición con la que se pretendía suavizar el impuesto distanciamiento de la Corte en la ciudad andaluza. Con todo, el cambio político que se fraguaba en la Corte algo después provocó que su nombre volviera a considerarse en la jornada aragonesa de 1585-1586 para comendador calatravo de Habanilla, con el fin de que presidiera el Consejo de Órdenes.

 

Fuentes y bibl.: Archivo General de Simancas, Contaduría Mayor de Cuentas, 1.ª época, legs. 882 y 1688; Archivo Histórico Nacional, Órdenes Militares, Calatrava, Expedientes de caballeros, n.º 766.

V. Vignau y F. R. de Uhagón, Índice de pruebas de los caballeros que han vestido el hábito de Calatrava, Alcántara y Montesa desde el siglo xvi hasta la fecha, Madrid, Estudio Tipográfico de la Viuda e Hijos de M. Tello, 1903, pág. 45; L. Fernández Vega, La Real Audiencia de Galicia. Órgano de gobierno en el Antiguo Régimen. 1480-1808, vol. III, La Coruña, Diputación Provincial, 1982, pág. 423; F. Fernández Izquierdo, La orden militar de Calatrava en el siglo xvi, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1992, pág. 413; I. J. Ezquerra Revilla, “Díaz de Fuenmayor, Juan”, en J. Martínez Millán y C. J. de Carlos Morales (dirs.), Felipe II 1527- 1598. La configuración de la Monarquía hispana, Valladolid, Junta de Castilla y León, 1998, págs. 363-364; El Consejo Real de Castilla bajo Felipe II, Madrid, Sociedad Estatal para la Conmemoración de los Centenarios de Felipe II y Carlos V, 2000, págs. 88, 124-125, 127, 139, 141, 145, 147-148, 150, 157, 161, 169, 278 y 280.

 

Alejandro López Álvarez

Personajes similares