Ayuda

Francisco Prieto Caules

Biografía

Prieto Caules, Francisco. Mahón (Menorca, Islas Baleares), 2.VI.1841 – Málaga, 2.VI.1889. Ingeniero de Caminos, profesor.

Hijo del letrado Antonio Prieto y Alimundo, siendo muy joven se trasladó a Madrid a estudiar en la Escuela Especial de Ingenieros de Caminos. Terminó la carrera con el número uno de su promoción en 1865.

Cuando aún era estudiante en prácticas, fue destinado a la isla de Menorca, en la que levantó un plano de Mahón y estudió su ensanche y reformas. Al terminar la carrera fue destinado a la jefatura de Obras Públicas de Baleares y dentro de ella, quedó encargado de las obras de Menorca. Atendió la construcción de las carreteras de San Luis y San Clemente y proyectó la carretera de Fornells a San Cristóbal por Mercadal, así como la de Mahón a Ciudadela.

En el puerto de Mahón proyectó el edificio para el faro y el balizamiento del bajo del Caracol. Se ocupó también de la construcción de los andenes y del dragado.

En 1868 redactó un proyecto, complementario del de Miguel Herrero de 1861, para una reorganización de las instalaciones que comprendía la demolición de la antigua Capitanía Marítima y de la Aduana, así como de ciertos depósitos y almacenes.

Proyectó también la mejora y limpia del puerto de Ciudadela y el edificio de la Capitanía. Desde 1867 hasta 1871 fue vocal de la Junta Provincial de Sanidad de Mahón.

La obra más interesante que realizó en este período fue el puente de la Colársega, en el puerto de Ciudadela, cuyo proyecto firmó el 31 de mayo de 1870.

Consta de un solo arco circular muy rebajado, de hierro fundido, sobre estribos de fábrica. Está formado por cuatro cuchillos de cinco dovelas de una sola pieza. Tiene tan sólo 15 metros de luz y 5 de ancho; pero Miguel Ángel Sagrera, en su estudio de los puentes de las islas Baleares, no duda en calificar a esta pequeña obra como “de singular belleza”.

En junio y julio de 1867 ejerció interinamente la jefatura de Obras Públicas de la provincia, lo que le dio ocasión de ocuparse de varias obras en Mallorca e Ibiza: la carretera de Palma a Soller, directa, y la de Palma a Soller por Valldemosa y Deyá, así como la de Ibiza a San Antonio. Intervino también en la construcción de los faros de Cabrera y de Punta Grosa, en Ibiza y en las obras nuevas y la limpia del puerto de Palma de Mallorca.

En mayo de 1872, fue destinado a Madrid, a un puesto en el recién creado Depósito Central de Faros, tema éste en el que había adquirido experiencia en las islas Baleares. Al mismo tiempo, se le nombró examinador externo de la Escuela de Caminos. En octubre de ese mismo año fue nombrado profesor de la Escuela, en sustitución de Miguel Alcolado y en mayo de 1873 se le confirmó como profesor de las asignaturas de Máquinas y de Redacción de Proyectos, con un sueldo anual de 3000 pesetas y una gratificación de 1000 pesetas. En agosto de 1873 cesó en el Depósito Central de Faros.

Durante su etapa como profesor desarrolló otras actividades relacionadas con la docencia. En abril de 1873 fue nombrado miembro del tribunal de la Cátedra de Álgebra y Geometría de la Universidad de Valencia. Fue miembro de la Institución Libre de Enseñanza y en 1877 se le propuso como profesor de la Universidad libre creada por la Institución. En septiembre de 1877, según noticias recogidas por Joaquín Costa, impartió una conferencia sobre Influencia del transformismo en geología.

Siendo profesor de la Escuela de Caminos redactó, por encargo de Pedro Pablo Ayuso, un proyecto para la construcción de la nueva presa de Puentes, en Lorca, que habría de sustituir a la que había sido arruinada por una riada en 1802. En diciembre de 1879 se otorgó a la concesión a Ayuso, quien, en agosto de 1880, la transfirió a la Sociedad del Pantano de Puentes.

En septiembre de ese año, Francisco Prieto, solicitó que se le relevase del cargo de profesor “por no permitirle su mal estado de salud desempeñar la Cátedra” y pasó a Lorca, al servicio de la Sociedad del Pantano. En 1881 comenzó la construcción, que duró hasta 1884. La presa de Puentes era una estructura de gravedad, de 48,7 metros de altura sobre el cauce y 68,70 metros sobre los cimientos, que presentaba un cuerpo central de planta arqueada con dos alineaciones rectas en los estribos. Fue una de las primeras de su especie que se hizo en España con criterios modernos y representó un modelo de buena ejecución; pero la necesidad de cimentar en la roca a 20 metros de profundidad, supuso una gran dificultad y un aumento extraordinario del coste previsto, ya que el no alcanzarla había sido causa de la ruina de la presa antigua.

El 7 de mayo de 1883, estando la presa a 32 metros de altura, se autorizó el cierre de las compuertas, pero no se autorizó la venta de agua mientras no se concluyesen los trabajos de organización de los riegos para amoldarlos a las disposiciones de la Ley de Aguas. Organizada la explotación, Prieto solicitó el reingreso al servicio del Estado y regresó a Madrid.

El 1 de marzo de 1884 fue destinado a la jefatura de Obras Públicas de Albacete, pero, en mayo de ese año, ante las complicaciones surgidas en las obras del puerto de Málaga, el ministro de Fomento, Alejandro Pidal, de acuerdo con el presidente del Consejo de Ministros, el malagueño Antonio Cánovas, decidió encomendar a Prieto la dirección de los trabajos, a pesar de que sus ideas políticas radicales eran muy distantes de las del Partido Conservador. Las tareas que hubo de acometer eran tanto técnicas como administrativas.

Al hacerse Prieto cargo de la dirección del puerto de Málaga, existía ya un proyecto, firmado por Rafael Yagüe, conforme al cual se habían comenzado las obras en 1880, pero ante la falta de calidad de la piedra obtenida de la cantera, quedaron paralizadas en octubre de 1882 y rescindido el contrato con la empresa concesionaria. Redactó Prieto un nuevo proyecto reformado, que firmó en agosto de 1887 y fue aprobado por Real Orden en julio de 1888. Se trata de un trabajo detallado en el que, tras describir las circunstancias meteorológicas, hidrográficas y comerciales del puerto, estudiaba las reformas necesarias en la amplitud de la boca, el dique de poniente, la distribución interior, los diques de separación de la dársena y el antepuerto, etc. Dedicó especial atención al proyecto de las escolleras, al estudio de las canteras y al posible transporte del material por ferrocarril. Las obras, que se reiniciaron por administración, fueron dadas en contrata a principios de 1889 y avanzaron a buen ritmo, pero Prieto, que falleció poco después, no llegó a verlas terminadas.

En diciembre de 1882 fue elegido miembro de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, en la vacante dejada por el fallecimiento de Antonio Aguilar, pero no llegó a tomar posesión. El 16 de marzo de 1888 fue nombrado vocal de la Comisión para estudio del plan de ferrocarriles secundarios, de la que era presidente Eduardo Saavedra.

Su hijo Antonio Prieto Vives sería, como él, ingeniero de Caminos y profesor de la Escuela de ese cuerpo, y miembro de la Real Academia de la Historia.

 

Obras de ~: “Proyecto Reformado de las Obras de Mejora y Ampliación del Puerto de Málaga”, en Revista de Obras Públicas (ROP), 1887.

 

Bibl.: VV. AA., “Riegos y Canales”, en ROP, n.º extr., 12 de junio de 1899; G. J. G. Cheyne, Joaquín Costa, el gran desconocido, Barcelona, Ariel, 1972; J. A. Fernández Ordóñez et al., Catálogo de noventa presas y azudes españoles anteriores a 1900, Madrid, Comisión de Estudios Históricos de Obras Públicas y Urbanismo, 1984; F. R. Cabrera Pablos y M. Olmedo Checa, El puerto de Málaga, 30 siglos de vida, 400 años de historia, Málaga, Junta del Puerto de Málaga, 1988; M. Á. Sagrera, “Los puentes en las Baleares”, en 150 anys d’Obres Públiques a les Illes Balears, Palma de Mallorca, Sa Nostra, 1996, págs. 90-113.

 

Fernando Sáenz Ridruejo