Ayuda

Cristóbal Méndez

Biografía

Méndez, Cristóbal. Lepe (Huelva), 1500 – Sevilla, 1556. Médico y humanista.

Cristóbal Méndez es una de las figuras más notables y enigmáticas de la medicina española renacentista, perteneciente a la primera promoción, integrada por los denominados “médicos imperiales”, cuya vida transcurre en la primera mitad del siglo xvi. Es el autor del primer tratado higiénico dedicado al estudio del ejercicio físico como forma de salud.

Como él mismo cuenta en su obra —la fuente biográfica más directa que se posee sobre su vida—, nació en el seno de una acomodada familia, lo que le permitió trasladarse a Sevilla para realizar sus estudios de Gramática en el Colegio de Santo Tomás. De su primera estancia en la ciudad del Guadalquivir dejó algunos testimonios, como el pasaje en el que relata lo que le aconteció mientras jugaba a la pelota con los pajes del señor arzobispo de Sevilla, Diego de Deza, y en el que el propio Diego tomó parte.

De su juventud poco más se sabe, hasta que en 1522 se trasladó a Salamanca para completar los estudios de Artes. En 1524 inició sus estudios universitarios y en 1526, tal y como se recoge en el libro de matrículas, continuó inscrito en la Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca. Finalizó sus estudios en enero de 1528, y el 24 de julio de ese mismo año, junto con su mujer, Mayor García, se embarcó para México.

En 1531, según aparece reflejado en la declaración que el propio denunciante de Cristóbal Méndez, Blas de Bustamante, realizó ante el Santo Oficio, entre los meses de junio y noviembre de ese mismo año, el médico andaluz propone a sus amigos Juan de la Peña Vallejo, Juan Alonso de Sosa y al mismo denunciante, hacerse unos sigilos fundiendo unas medallas de oro, y que colocaran éstos en una determinada conjunción astral para poder combatir un problema renal. Este episodio le costó, cinco años más tarde, la apertura de un proceso y su comparecencia ante el Santo Oficio.

Cristóbal Méndez, junto con los también doctores Pedro López y Juan de Alcázar, fue nombrado, por la Real Audiencia, miembro de un tribunal médico encargado de realizar una tasación pericial de los medicamentos administrados por el boticario Diego Velázquez a la familia de Hernán Cortés, para el tratamiento y curación de su mujer, Juana de Zúñiga, y cuya factura el propio conquistador se negó a pagar por considerarla exagerada.

El día 24 de septiembre de 1535, el Cabildo de México recibió a Cristóbal Méndez por vecino de la ciudad, y, un año más tarde, el 4 de agosto de 1536, fue nombrado máximo responsable del Tribunal del Protomedicato de la ciudad, encargado de supervisar todo el trabajo desarrollado por los médicos, físicos, cirujanos, y boticarios que en ella desarrollaban sus profesiones.

En noviembre de 1538, el doctor Cristóbal Méndez sufrió un difícil proceso ante el Santo Oficio, según se recoge en un documento existente en el Archivo General de la Nación, por lo que tuvo que comparecer ante el tribunal el día 13 de diciembre de dicho año, para responder a las mencionadas acusaciones vertidas contra él por el bachiller Blas de Bustamante.

Aunque la sentencia fue exculpatoria, Cristóbal Méndez, en 1545, tal y como él mismo cuenta, inició su regreso a España. El viaje fue bastante accidentado y realizó dos escalas; una en La Habana y la otra en la isla de San Miguel —actual isla canaria de La Palma—. En 1546 arribó, por fin, a España, aunque no existen noticias de la fecha exacta de su llegada.

De vuelta en España, ejerció su profesión médica en la ciudad de Jaén, de ahí que en la portada y colofón de su libro se presente como “vecino de la ciudad de Jaén” y que algunos historiadores de la medicina se refieran a él como el medicus giennensis, hasta el año 1551, en que se trasladó a Sevilla, donde escribió su Libro del exercicio corporal y de sus prouechos, publicado en 1553.

Parece ser que Cristóbal Méndez, tal y como él mismo indica en su Libro del exercicio corporal y de sus prouechos, escribió alguna obra más. Hernández Morejón cita como suya la titulada Del exercicio del suspirar, editada en Sevilla en 1551 y desconocida en la actualidad. Esta obra, que no aparece en ningún catálogo ni bibliografía, probablemente quedara inédita y habría sido destruida o perdida.

 

Obras de ~: Del exercicio del suspirar, Sevilla, 1551; Libro del exercicio corporal y de sus prouechos, Sevilla, Gregorio de la Torre, 1553 (ed., est. prelim. y notas de J. Somolinos Palencia, Libro del Ejercicio Corporal y de sus provechos, de Cristóbal Méndez, México, Academia Nacional de Medicina, 1991; ed., est.

prelim. y notas de E. Álvarez del Palacio, León, Universidad, Secretariado de Publicaciones, 1996).

 

Bibl.: A. Hernández Morejón, Historia bibliográfica de la Medicina Española, vol. III, Madrid, Jordán e Hijos, 1843; C. Bermúdez Plata (dir.), Catálogo de pasajeros a Indias durante los siglos xvi, xvii y xviii, Madrid, Espasa Calpe, 1930; J. García Icazbalceta, Bibliografía Mexicana del siglo xvi, México, Fondo de Cultura Económica, 1954; L. Gutiérrez Colomer, “Del pleito habido entre Hernán Cortés y un farmacéutico”, en Anales de la Real Academia de Farmacia, I (1959), págs. 41-65; F. G. Kilgour (ed.), Book of bodily exercise by Cristóbal Méndez, New Haven (Connecticut, Estados Unidos), Licht, 1960; R. Sancho de San Román, “Cristóbal Méndez: un pionero de kinetoterapia”, en A Medicina contemporánea, Lisboa, 1961; F. Palma, “Cristóbal Méndez, médico de la ciudad de Jaén”, en Libro del Cincuentenario de la Clínica La Inmaculada de Jaén, Jaén, 1976; L. Sánchez Granjel, La Medicina Española Renacentista, Salamanca, Universidad, 1980; J. M.ª López Piñero, “Méndez, Cristóbal”, en J. M.ª López Piñero, Th. F. Glick, V. Navarro Brotons y E. Portela Marco, Diccionario de la ciencia moderna en España, vol. II, Barcelona, Península, 1983, pág. 51; T. Santander Rodríguez, Escolares médicos en Salamanca (siglo xvi), Salamanca, 1984; L. Sánchez Granjel, “La obra de un médico giennense: Cristóbal Méndez”, en Seminario Médico del Instituto de Estudios Giennenses, Jaén, 1990; J. Riera Palmero (coord.), La Medicina en el Descubrimiento, Valladolid, Universidad, Secretariado de Publicaciones, 1991; E. Álvarez del Palacio, Cristóbal Méndez y su obra, 1553. Transcripción moderna y comentarios, Málaga, Instituto Andaluz del Deporte, 1997; L. P. Rodríguez, P. Asirón y E. Álvarez, “Estudio y comentarios sobre El Libro del ejercicio corporal y de sus provechos (1553), de Cristóbal Méndez”, en L. P. Rodríguez, Compendio histórico de la actividad física y el deporte, Barcelona, Masson, 2003, págs. 213-268.

 

Eduardo Álvarez del Palacio