Ayuda

Gregorio Chil y Naranjo

Imagen
Biografía

Chil y Naranjo, Gregorio. Telde (Las Palmas), 13.III.1831 – Las Palmas de Gran Canaria (Las Palmas), 4.VII.1901. Antropólogo, museólogo, historiador y médico.

Hijo de una familia ilustrada, estudió las primeras letras de la mano de su padre, que era maestro. Su tío paterno, el presbítero Gregorio Chil Morales, le inició en el amor a los clásicos. Cursó los estudios secundarios en el Seminario Conciliar (1843-1847).

Escogió la carrera de Medicina y se desplazó a la Facultad de Medicina de París. Realizó los estudios de Medicina en la capital del Sena (entre 1848 y 1858).

Luego presentó en 1859 la tesis doctoral Des différents moyens qui ont eté employés dans le but de guérir les rétrécissements de l’urétre. En París adquirió Chil su afición a los estudios antropológicos y naturales.

Regresó a Las Palmas en 1859, revalidó su título extranjero en la Facultad de Medicina de Cádiz, el 16 de junio de 1860, se estableció en Las Palmas, donde abrió su consulta.

Durante los años siguientes, y sin interrumpir su labor médica, seguía teniendo en la cabeza la idea, relacionada con sus estudios de Antropología realizados en París, de consagrarse a la investigación histórica y científica de los primeros pobladores de Canarias. Fruto de estas investigaciones fue la presentación de la comunicación titulada Origen de los canarios primitivos impropiamente llamados guanches en el Congreso organizado en Lille (Francia) el 25 de agosto de 1874 por la Association Française pour l’Avancement des Sciences. En dicha exposición afirmaba que los guanches constituían una colonia enviada por Juba, rey de Mauritania, con el fin de crear un sistema social antes de la era cristiana. Sin embargo, Broca, en su intervención, juzgó la población de los canarios más antigua que la del rey Juba, hallándose en ella los dos tipos bereberes: el rubio y el moreno. En un congreso celebrado por esta misma época en Nantes (Francia) expuso un trabajo titulado De la religión de los canarios y de la piedra pulimentada, que mereció de Vogt, de Saint-Claire Deville —miembro del Insituto Geológico de Francia—, de Lyell, de von Fritsch y de Haeckel, sentidas alabanzas.

El 18 de agosto de 1899 fue designado miembro del Consejo Permanente de Antropología y Arqueología Internacional Prehistórica del congreso que se celebró en París, al que presentó la comunicación titulada L’état social des aborigenes canariens ou Guanches, serait-il l’état social de la race de Cro-Magnon à sa plus haute civilization? Con todos los materiales históricos, antropológicos y etnológicos recogidos durante todos esos años, comenzó a preparar su opera magna: Estudios históricos, climatológicos y patológicos de las islas Canarias. La obra fue apareciendo en cuadernos y con ciertos intervalos en los comienzos del año 1876. Se estructuró en tres tomos (1876, 1880 y 1899, respectivamente). No cabe duda de que estos tres tomos representan una de las más notables síntesis de la historia de Canarias.

Sospechando el obispo de Canarias, José María Urquionaona y Bidot que esas primeras entregas del libro contenían opiniones que se apartaban de la fe católica, creó una comisión de teólogos, que dictaminó que la obra contenía sentencias anticreacionistas, por lo que el obispo, en su Carta Pastoral del 21 de junio de 1876, prohibió a todos sus fieles la lectura de la obra, pero el autor no fue excomulgado.

A finales de 1862, Gregorio Chil y Naranjo casó con Alejandra Jaques de Mesa y Merino, que había enviudado dos veces. Previamente habían tenido una niña, que falleció prematuramente, y sus padres terminaron contrayendo matrimonio. Poco tiempo duró la felicidad conyugal, pues Alejandra falleció repentinamente el 26 de enero de 1869, cuando contaba cincuenta y dos años de edad. Gregorio Chil casó de nuevo, con Rosenda Suárez Tascón, el 9 de mayo de 1877.

Comenzada la publicación de sus Estudios, pasó por la mente de Chil la necesidad de crear en Las Palmas un centro dedicado a guardar y conservar los numerosos objetos que tenía en su poder, relacionados con los primeros pobladores. La sociedad se fundó el 2 de septiembre de 1879, tomando el nombre de El Museo Canario. Su fin principal era contar con un museo; un gabinete de reproducciones o vaciados de figuras clásicas y modelos; una biblioteca y archivo canarios; una biblioteca general y gabinete de lectura para la instrucción y solaz de los socios y del público; una publicación periódica (fue la revista El Museo Canario); sesiones científico-literarias y conferencias; excursiones científicas; sostener una activa correspondencia con las sociedades afines y con los socios honorarios y corresponsales; y publicar obras inéditas canarias y traducir e imprimir las que en otros países se publicasen.

Chil continuó trabajando en todas estas tareas hasta su muerte, acaecida a los setenta años de edad, el 4 de julio de 1901, a las tres de la madrugada.

Sin lugar a dudas, el doctor Chil y Naranjo es el primer científico canario y el primer historiador de Canarias de la segunda mitad del siglo xix, el iniciador de la paleopatología y de la museología científica en Canarias, el antropólogo físico más señalado de Canarias y uno de los más importantes de la España de la segunda mitad del siglo xix.

 

Obras de ~: Des différents moyens qui ont été employés dans le but de guérir les rétrécissements de l’urètre, tesis doctoral, Paris, Rignoux, 1857 ; “Origines des premiers canariens ”, en VV. AA., C. R. 3ème Sess. Congrès Association Française pour l’Avancement des Sciences Anthropologiques, Lille, 1874, págs. 501-506; “Note sur l’Atlantide” y “La religion des canariens primitifs, et la pierre polie ou néolithique aux Iles Canaries”, Congrès Association Française pour l’Avancement des Sciences Anthropologiques, Nantes, 1875, págs. 163-166 (abstr.) y págs. 860-869 (abstr.), respect.; Estudios históricos, climatológicos y patológicos de las islas Canarias, Las Palmas, Imprentas Isidro Miranda y La Atlántida, 1876, 3 vols.; Historia climatológica [...], t. I, 83 cuadernillos, Las Palmas, Imprenta Las Palmas, 1876; Historia climatológica [...], t. I, cuad. 65, págs. 475-482, Las Palmas, Imprenta Las Palmas, 1876; Historia climatológica [...], t. I, cuad. 8, págs. 19-26, Las Palmas, Imprenta Las Palmas, 1876; Historia climatológica [...], t. I, cuad. 6, págs. 3-9, Las Palmas, Imprenta Las Palmas, 1876; Historia climatológica [...], t. I, cuad. 7, págs. 11-18, Las Palmas, Imprenta Las Palmas, 1876; “Mémoire sur l’origine des Guanches ou habitants primitifs des Iles Canaries”, en Congrès International des Sciences Anthropologiques, Paris, 1878, págs. 168-220 (abstr.); “Antropología”, en El Museo Canario (EMC), I (1) (1880), págs. 4-8; (2) (1880), págs. 37-41; (3) (1880), págs. 70-74; Estudios históricos, climatológicos y patológicos de las islas Canarias, Primera parte, Historia, Las Palmas, Imprenta La Atlántida, 1880; “Expedición a Guayadeque”, en EMC, I (1880), págs. 129-133 y 166; “Apófisis estiloidea en el cráneo de los guanches de Gran Canaria”, “La cerámica entre los guanches de Gran Canaria”, “El Dr. Pérez y su sistema de aclimatación previa”, “Estudios antropológicos en Tenerife”, “Expedición a Guayadeque”, “Platón y la Atlántida” y “Platón y su Timeo”, en EMC, II (1881), págs. 38-40, 161- 164, 72-74, 103-106, 1-4, 257-261 y 225-229, respect.; “Discurso sobre la Atlántida”, en EMC, III (1881), págs. 210-214; “Museos antropológicos y de historia natural en Europa”, en EMC, IV (47) (1882), págs. 325-328 y 357-368; “Importancia de las exploraciones”, en EMC, V (57) (1882), págs. 289- 292; V (58) (1882), págs. 321-326; “Dos nuevos hallazgos”, en EMC, VI (1882), pág. 116; “La sardina: estado de la pesca en Francia, España y Portugal, y ventajas que ofrecen las islas de Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura”, en Revista de Pesca Marítima, 3 (1887), págs. 103-105 y 122-125; “Discussion des questions du programme. Sobre los guanches”, Congrès International d’Anthropologie et d’Archeologie, 10ème session (abstr.); Estudios históricos, climatológicos y patológicos de las Islas Canarias, Las Palmas, Imprenta La Atlántida, 1891; “La Antropología, auxiliar de la Historia”, “Cerámica isleña. Dos nuevos hallazgos”, “Discurso en el IV aniversario de El Museo” e “Importancia de las exploraciones (conclusión)”, en EMC, VI (1899), págs. 274-276, 116-117, 369-373 y 4-9, respect.; “Discurso leído en el XIX aniversario de la fundación de El Museo Canario”, “El Museo con relación al pasado histórico de las Islas Canarias”, “El Museo en sus relaciones con la industria canaria” y “Las exploraciones de 1886”, EMC, VII (1899), págs. 20-24, 343-348, 138-143, 273-279, respect.; Estudios históricos, climatológicos y patológicos de las Islas Canarias, vol. IV, Las Palmas, Imprenta La Atlántida, 1899; “Anatomía patológica de los aborígenes canarios”, EMC, VIII (83) (1900), págs. 42-44; VIII (84) (1900), págs. 79-80; VIII (85) (1900), págs. 111-112; VIII (86) (1899), págs. 139-141; “El dolmen de Tirajana” y “Estudios climatológicos de la isla de Gran Canaria”, en EMC, X (1901), págs. 97-98 y 16, respect.; “Estudios climatológicos de la isla de Gran Canaria”, en EMC, XI (1901), págs. 6, 17-18, 22-23, 33-34, 45-46, 53-55, 65-67, 77-79 y 94-95, respect.; “L’age de la pierre aux iles Canaries (résumé)”, en L’Anthropologie, XIII (1902), págs. 89-90.

 

Bibl.: J. M. Urquinaona y Bidot, Carta Pastoral que el Ilmo. y Rmo. Sr. D. José María de Urquinaona y Bidot [...] prohibiendo su lectura, Las Palmas, Imprenta Doreste y Navarro, 1876; A. Herrera Piqué, “La personalidad científica del Dr. Chil”, en Aguayro, 118 (1979), págs. 7-11; F. Estévez González, “Gregorio Chil y Naranjo”, en C. Winters (ed.), International Dictionary of Anthropologists, New York, Garland, 1991, pág. 111; “Gregorio Chil y Naranjo”, en C. Ortiz García y L. A. Sánchez Gómez (eds.), Diccionario histórico de la antropología española, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1994, págs. 245-246; “Chil y Naranjo, Gregorio”, en Gran Enciclopedia Canaria, vol. IV, La Laguna, Ediciones Canarias, 1996, págs. 972-973; J. M. Alzola González, “La excomunión impuesta al doctor don Gregorio Chil y Naranjo [...]”, en Almogaren, 18 (1996), págs. 203-221; VV. AA., “Homenaje al dr. d. Gregorio Chil y Naranjo (1831-1901)”, en EMC, LVI (2001), págs. 7-370; J. Bosch Millares, Don Gregorio Chil y Naranjo. Su vida y su obra, Las Palmas, El Museo Canario, 2003.

 

Justo P. Hernández González