Ayuda

Tomás Rodríguez

Biografía

Rodríguez, Tomás. Villanueva de Abajo (Palencia), 7.III.1852 – Barcelona, 2.IV.1921. Prior general de la Orden de San Agustín (OSA).

Nacido en el seno de una familia de sencillos agricultores, realizó sus primeros estudios en Buenavista (Palencia) y Riaño (León). Ingresó en la Orden de San Agustín en el Real Colegio-Seminario de Valladolid y allí emitió los primeros votos el 8 de septiembre de 1869. Cursó los estudios eclesiásticos en Valladolid y en el Monasterio de Santa María de la Vid, donde profesó los votos solemnes el 13 de septiembre de 1872, y fue ordenado sacerdote el 11 de marzo de 1876.

El 10 de septiembre de 1876 fue nombrado lector de Teología en el Monasterio vitense, tarea a la que se dedicó hasta 1885, en que fue destinado al Colegio Alfonso XII de San Lorenzo de El Escorial, donde fue encargado de la Cátedra de Física, que alternó con la enseñanza de Teología a los religiosos del Real Monasterio.

En 1892 fue nombrado director espiritual del Colegio Alfonso XII y al año siguiente pasó a los Estudios Superiores de María Cristina también como director espiritual. Ese mismo año fue encargado de la dirección de la revista La Ciudad de Dios. En 1894 fue destinado a Filipinas, donde desembarcó el 14 de septiembre. Su primer destino fue Paoay y, unos meses más tarde, el 5 de marzo de 1895, aprendida ya la lengua local, se le nombró rector del Seminario de Vigan.

Fue muy corta su estancia en oriente, pues en el capítulo general celebrado en Roma en septiembre de 1895 fue elegido procurador general de la Orden. En 1896 León XIII designó al prior general, Sebastián Martinelli, delegado apostólico en Estados Unidos, y el 3 de agosto de ese año el padre Tomás Rodríguez fue nombrado vicario general de la Orden. Dos años más tarde, el 6 de julio de 1898, habiendo sido consagrado obispo el padre Martinelli, el papa León XIII le nombró prior general. Fue reelegido en los capítulos generales celebrados en Roma en 1907 y 1913 y se mantuvo al frente de la Orden hasta abril de 1920 cuando fue elegido su sucesor, si bien desde mayo de 1919 había dejado el gobierno de la Orden en manos de un comisario general por él nombrado y se había retirado a la casa-enfermería de Gracia (Barcelona), residencia de la provincia de Filipinas, donde murió el 2 de abril de 1921.

Como prior general, el padre Rodríguez contribuyó decisivamente a la recuperación de la Orden, aunque tuvo que afrontar graves crisis como la expulsión de los agustinos de Filipinas cuando España perdió el archipiélago en 1898, o la separación de la Orden agustiniana de la Congregación de Recoletos y su conversión en orden independiente por el breve de Pío X Religiosas familias, fechado el 16 de diciembre de 1912, con el que se concluyó un oscuro proceso plagado de intrigas. En contraposición, el padre Tomás Rodríguez consiguió la recuperación por la Orden de la Basílica y Convento de San Pedro “in ciel d’oro” de Pavía y el regreso a ese lugar, el 7 de octubre de 1900, del cuerpo de san Agustín, que se encontraba en la Catedral de Pavía desde que los agustinos habían sido expulsados por las tropas revolucionarias francesas.

A él se debe también la recuperación del histórico Convento de Viterbo, la concesión a la Orden de la parroquia y la administración de la Catedral de Ostia y la creación en Roma del Colegio Internacional Santa Mónica, aprobada en el capítulo general intermedio de 1901 y que comenzó su funcionamiento en 1906 con Facultades de Teología y Derecho Canónico.

Ese mismo año, invitado personalmente por Alfonso XIII, asistió a la boda del Monarca celebrada en San Jerónimo el Real de Madrid el 31 de mayo de 1906. Un año antes había fundado la revista Analecta Agustiniana, destinada a difundir la historia de la Orden.

Como general visitó personalmente casi todas las provincias agustinianas de Europa y América, fomentando la renovación de los religiosos e insistiendo en la formación intelectual y en la dedicación al estudio.

Durante su mandato León XIII canonizó a la agustina Rita de Casia el 24 de mayo de 1900 y san Pío X beatificó en 1904 a Esteban Bellesini, Magdalena Albrici de Como en 1907, Federico de Ratisbona en 1909 y Santiago de Viterbo en 1911. Por otra parte, la Santa Sede le nombró consultor de diversas congregaciones romanas: Ritos, Religiosos y Consistorial; en todas ellas destacó y su opinión fue en todo momento profundamente respetada.

Como escritor abarcó multitud de aspectos, desde los teológicos y escriturarios a temas de historia, literatura, física, mística, poesía... En todos esos campos se manifestó profundo y al tiempo dotado de una clarividente capacidad expositiva. Son numerosos los artículos por él firmados que aparecieron en Revista Agustiniana, La Ciudad de Dios y Archivo Histórico Hispano-Agustiniano.

 

Obras de ~: Noticia biográfica y crítica de D. Pablo de Santa María (vulgo el Burgense), obispo de Burgos, Burgos, Imprenta de Tomoteo Arnáiz, 1880; L. Tandi (OSA), Suma de los principales deberes del estado religioso, trad. de ~, Manila, Imprenta de los Amigos del País, 1881; “Ediciones de las Canciones de Santo Tomás de Villanueva” y “Canciones de Santo Tomás de Villanueva”, en Revista Agustiniana (RA), 1 (1881), págs. 476- 480 y págs. 476-480, respect.; “Los ayes del corazón”, en RA, 3 (1882), págs. 562-565; Analogías entre S. Agustín y Santa Teresa, Valladolid, Imprenta Viuda Cuesta, 1883; Estudio sobre los escritos de Santo Tomás de Villanueva, Salamanca, 1883; “Santo Tomás de Aquino y la Inmaculada Concepción”, en RA, 9 (1885), págs. 221-230, 313-324 y 521-532; “San Agustín místico”, en RA, 13 (1887), págs. 455-471; “Santo Tomás de Villanueva”, en La Cruz, 2 (1887), págs. 409-428; El cronista Alfonso de Palencia, Valladolid, Luis N. de Gaviria, 1888; “El cronista Alfonso de Palencia”, en La Ciudad de Dios (CD), 15 (1888), págs. 77-87, 149-156, 224-229 y 298-303; J. du Pouget, marqués de Nadaillac, Los primeros pobladores de Europa, trad. de ~, Madrid, Imprenta de Luis Aguado, 1890; “Las alteraciones del barómetro y sus causas”, en CD, 22 (1890), págs. 35-45; “Cuestiones de actualidad”, en CD, 23 (1890), págs. 5-17 y 81-92; “Nuevas observaciones acerca de las presiones barométricas”, en CD, 23 (1890), págs. 266- 276; “Santo Tomás de Villanueva y el movimiento literario del siglo XVI”, en CD, 24 (1891), págs. 32-47; “Santo Tomás de Villanueva, teólogo”, en CD, 24 (1891), págs. 196-206 y 450-462; “Santo Tomás de Villanueva, moralista”, en CD, 24 (1891), págs. 90-101; “Santo Tomás de Villanueva, ascético y místico”, en CD, 25 (1891), págs. 354-366, y 26 (1891), págs. 481-493; “Santo Tomás de Villanueva, escriturario”, en CD, 26 (1891), págs. 561-574; “Semblanza del Ilmo. y Rvdmo. Fr. José López Mendoza, Obispo de Jaca”, en CD, 26 (1891), págs. 5-13; “La existencia de Dios y la ciencia atea”, en CD, 29 (1892), págs. 81-90, 250-259 y 585-594; 31 (1893), págs. 100-110 y 344-352; 32 (1893), págs. 364-372; 33 (1894), págs. 271-279 y 548-558; 34 (1894), págs. 425-433; “El problema de la muerte”, en CD, 30 (1893), págs. 278-289; “La basílica visigótica de San Juan Bautista de Baños de Cerrato (Palencia)”, en Atti del 11º Congreso Internazionale di Archeologia Cristiana, tenuto in Roma nell’aprile 1900; “Santa Teresa de Jesús y los agustinos”, en CD, 97 (1914), págs. 81-90; “Santa Teresa de Jesús y los agustinos”, en España y América, 12/2 (1914), págs. 97-106; Vida de la V. M. Sor Juana Guillén, religiosa agustina [...], Pamplona, Imprenta Diocesana, 1914; “III Centenario de la beatificación de Santo Tomás de Villanueva”, en Archivo Histórico Hispano-Agustiniano (AHHA), 10 (1918), págs. 312-320; De Deo uno, s. l., c. 1885 (inéd.).

 

Bibl.: N. Casacca et al., Giubileo sacerdotale del Reverendissimo P. Tommaso Rodríguez, Priore Generale degli Agostiniani (1876-19 de marzo de 1901), Roma, Tip. della S. C. de Propaganda Fide, 1901; E. Jordé Pérez (OSA), Catálogo bio-bibliográfico de los religiosos agustinos de la Provincia del Santísimo nombre de Jesús de las Islas Filipinas, Manila, Est. Tipográfico del Colegio de Santo Tomás, 1901, págs. 674-676; B. Martínez (OSA), Provincia Agustiniana del Santísimo nombre de Jesús de Filipinas. España, Madrid, Gabriel López del Horno, 1913, págs. 463-468 y 483-493; J. Zarco Cuevas, Los Agustinos y el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, Madrid, Imprenta Helénica, 1917, págs. 263-266; A. Renedo, Escritores palentinos, vol. II, Madrid, Imprenta Helénica, 1919, págs. 364-374; B. Martínez (OSA), El Rvmo. Padre Tomás Rodríguez, último General de la Orden de San Agustín, Madrid, 1921; B. Díaz González, “Carta circular comunicando la muerte de Tomás Rodríguez”, en AHHA, 15 (1921), págs. 234-237; J. Rodrigo, “El Rvdmo. P. Maestro Fr. Tomás Rodríguez, General absoluto de la Orden Agustiniana”, en CD, 125 (1921), págs. 112-122, 251-262 y 354-368; 126 (1922), págs. 5-18 y 81-94; G. de Santiago Vela (OSA), Ensayo de una biblioteca Ibero-Americana de la Orden de San Agustín, vol. VI, Madrid, Imprenta Asilo de Huérfanos del Sagrado Corazón de Jesús, 1922, págs. 610-621; I. Monasterio (OSA), “Revmo. P. Tomás Rodríguez, teresianista notable”, en Místicos Agustinos españoles, Real Monasterio de El Escorial, Agustiniana, 1929, págs. 280-295; E. Pérez, “Veintitres años al timón”, en Casiciaco, 9 (1955), págs. 259-262; A. Espada, “Rodríguez, Tomás”, en Q. Aldea Vaquero, T. Marín Martínez y J. Vives Gatell (dirs.), Diccionario de Historia Eclesiástica de España, vol. III, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto Enrique Flórez, 1973, págs. 2103-2104; T. Aparicio López (OSA), Agustinos españoles en la vanguardia de la ciencia y la cultura, vol. I, Valladolid, Estudio Agustiniano, 1988, págs. 127-147; R. Lazcano, Generales de la Orden de San Agustín. Biografías-Documentación- Retratos, Roma, Institutum Historicum Augustinianum, 1995, págs. 186-191.

 

Juan José Vallejo Penedo, OSA

Relación con otros personajes del DBE

Biografías que citan a este personaje

Personajes citados en esta biografía