Ayuda

Muhammad b. Idris b. Alí b. Hammud

Biografía

MUAMMAD B. IDRī•S B. 'AL• B. AMMŪD. Al-Mahdī. ?, p. s. XI – Málaga, 444 H./3.V.1052-22.IV.1053 C. Octavo soberano de la taifa ammūdí de Málaga.

Muammad b. Idrīs b. 'Alī b. ammūd era primo de su antecesor en el poder, Idrīs b. Yayà b. 'Alī b. ammūd, conocido como al-'Ālī, séptimo soberano de la dinastía ammūdí malagueña. Su acceso al poder en Šaÿbān del año 438/31 de enero-28 de febrero de 1047 se produjo en circunstancias violentas, al igual que en el caso de casi todos los ammūdíes. Dichas disputas parecen responder a la existencia de dos tendencias enfrentadas dentro de la dinastía respecto al sentido del califato, una de orientación andalusí, volcada a la continuidad con lo omeya, y otra de vocación norteafricana.

Idrīs II b. ammūd había accedido al poder cuatro años antes, el 6 de ÿumādà II de 434/21 de enero de 1043, mostrándose desde el comienzo como un gobernante débil, muy devoto, entregado a la realización de obras piadosas y caritativas hacia sus súbditos, así como amante de las letras, llegando a crear en Málaga, durante su corto reinado, una notable corte literaria que fue muy célebre en su tiempo. Debido a su indolencia política, los beréberes acabaron sublevándose contra él. Sin sospechar lo que se tramaba en su contra, el Califa salió de cacería, lo que fue aprovechado para cerrarle las puertas de la ciudad, dándole con la puerta en las narices, como gráficamente afirma un cronista árabe. En su lugar fue proclamado, el mismo día de la deposición de al-'Ālī, según la Crónica anónima, su primo Muammad, entonces preso en la fortaleza de Ayrus, cuya guarnición se había rebelado. Idrīs se refugió con sus familiares y fuerzas leales en la fortaleza malagueña de Bobastro, otrora bastión del célebre Ibn afîūn, desde donde envió mensajeros al soberano zirí granadino, Bādīs, quien le envió fuerzas de auxilio. Sin embargo, los intentos por recuperar Málaga fueron infructuosos, de forma que Idrīs abandonó la empresa y se refugió en Ceuta, gobernada entonces en su nombre por Sawāÿÿāt al-Bargawāī, desde donde siguió titulándose califa.

Pese a las pretensiones de su primo refugiado en Ceuta, a partir de ese momento se inicia el gobierno en Málaga de Muammad, quien adoptó el sobrenombre califal de al-Mahdī, de claras resonancias mesiánicas. Su carácter era completamente opuesto al de su primo Idrīs, caracterizándose por su naturaleza enérgica e incluso cruel y sanguinaria. Ello le llevó a cometer algunos excesos contra los propios beréberes que lo habían proclamado, de forma que, en el año 439/28 de junio de 1047-15 de junio de 1048, los señores de las principales taifas beréberes, Carmona, Morón, Arcos y Granada, acordaron deponerlo y proclamar califa en su lugar a Muammad b. al-Qāsim, que gobernaba en Algeciras y adoptó el mismo sobrenombre que el malagueño. El conocido polígrafo cordobés Ibn azm deploró estos hechos, lamentando que cuatro individuos que gobernaban en territorios tan próximos que se podían recorrer en tres días (Sevilla, Algeciras, Málaga y Ceuta) se proclamasen, al mismo tiempo, Príncipes de los Creyentes.

Pero la pretensión de soberanía del algecireño Muammad b. al-Qāsim no llegó a convertirse en una realidad efectiva, ya que fracasó en su intento por apoderarse de Málaga, de forma que se retiró a Algeciras. En cambio, el Soberano zirí granadino no se resistió a renunciar a la deposición de al-Mahdī y acudió a una estratagema para deshacerse de él. En efecto, Bādīs aparentó buscar la reconciliación con el califa malagueño, volviendo a prestarle juramento de fidelidad con el fin de ganarse su confianza. La narración de las fuentes árabes respecto a su asesinato tiene mucho de literaria. Ello fue que Bādīs le envió un hermoso vaso iraquí previamente empozoñado, señalando el emisario al califa al-Mahdī que Bādīs lo consideraba indigno de él, siendo más propio de la dignidad califal. El malagueño aceptó el obsequio y, tras llenarlo de vino, lo llevó a su boca. Pero en ese momento tuvo un presentimiento y lo apartó de sí, ordenando al emisario que bebiera de él, lo que le produjo la muerte instantánea: “la carne se le redujo hasta deshacerse y su piel pegose a los huesos al momento”, señala gráficamente el cronista magrebí Ibn ÿIārī. Aunque el califa no había llegado a beber, sí había aspirado el veneno al acercar el vaso a su boca, de forma que, tras tres días de fuertes dolores, acabó muriendo. Su asesinato sucedió a finales del año 444/3 de mayo de 1052-22 de abril de 1053, por lo cual su gobierno tuvo unos seis años de duración.

Bibl.: F. Codera, “Estudio crítico sobre la historia y monedas de los ammūdíes de Málaga y Algeciras”, en Museo Español de Antigüedades, VIII (1877), págs. 427-466; F. Guillén Robles, Málaga musulmana, Málaga, M. Oliver Navarro, 1880; F. Codera, “ammūdíes de Málaga y Algeciras”, en Estudios críticos de historia árabe española, Zaragoza, Andrés Uriarte, 1903 (col. de Estudios Árabes), págs. 301-322; L. Seco de Lucena, Los ammūdíes, señores de Málaga y Algeciras, Málaga, Ayuntamiento, 1955, págs. 41-47; D. Wasserstein, The Rise and Fall of the Party Kings. Politics and Society in Islamic Spain, 1002-1086, Princeton, Princeton University Press, 1985; F. Maíllo Salgado (intr., trad. y notas), Crónica anónima de los reyes de taifas, Madrid, Akal, 1991, págs. 22; M.ª J. Viguera, Los reinos de taifas y las invasiones magrebíes (Al Andalus del XI al XIII), Madrid, MAPFRE, 1992, págs. 114-115; F. Maíllo Salgado (est., trad. y notas), La caída del califato de Córdoba y los Reyes de Taifas = Al-Bayan al-Mugrib / Ibn Idari, Salamanca, Universidad-Estudios Árabes e Islámicos, 1993, págs. 182-183; M.ª J. Viguera (coord. y pról.), Los reinos de taifas. Al-Andalus en el siglo XI, en J. M.ª Jover Zamora (dir.), Historia de España de Menéndez Pidal, vol. VIII-I, Madrid, Espasa Calpe, 1996, pág. 42; F. Clément, Pouvoir et légitimité en Espagne musulmane à l’époque des taifas (Ve-XIe siècle). L’imam fictif, pról. de P. Guichard, París, L’Harmattan, 1997; M. Acién, “Los Hammudíes, califas legítimos de Occidente en el siglo XI”, en C. Laliena Corbera y J. F. Utrilla Utrilla (eds.), De Toledo a Huesca: sociedades medievales en transición a finales del siglo XI (1080-1100), Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 1998, págs. 45-59; M. Vega Martín y S. Peña Martín, “Monedas a nombre de los califas Hammudíes de Málaga en el Museo Arqueológico y Etnológico de Granada”, en Mainake, XXV (2003), 393-401.

Alejandro García Sanjuán