Ayuda

'Abd al-Rahman b. Marwan b. Yunus al-Yilliqi

Biografía

‘ABD AL-RAMĀN B. MARWĀN B.YâNUS AL-ŶILLĪQĪ. ¿Mérida? (Badajoz), p. m. s. IX – ?, f. s. IX. Rebelde muladí de la época de la fitna y fundador de Badajoz.

‘Abd al-Ramān b. Marwān b. Yūnus al-Ŷillīqī fue uno de los principales protagonistas de la época de la primera fitna, durante la cual los emires omeyas de Córdoba hubieron de hacer frente a una situación de rebelión general contra su autoridad, encabezada por diversos señores y líderes locales, tanto de estirpe árabe como beréber y muladí. Durante dos décadas, Ibn Marwān fue uno de los más conspicuos rebeldes del Occidente andalusí, manteniendo tensas relaciones con los soberanos cordobeses, rechazando aceptar su autoridad y mostrándose firme en su afán por ejercer y mantener el control de los territorios del sur de Extremadura. Para lograr sus objetivos y afianzar su poder, buscó la alianza de otros señores locales de la zona del Occidente de al-Andalus e incluso no dudó en recabar el apoyo del soberano astur cuando le fue necesario.

Originario de Mérida, pertenecía a una familia de musulmanes de origen indígena, los llamados muladíes. Así se revela en su denominación de al-Ŷillīqī, que remite al territorio de Ŷillīqiya, nombre con el que los árabes designaban todo el cuadrante Noroeste peninsular. Su padre fue gobernador de Mérida hasta ser asesinado en el año 828 a manos de un grupo rebelde formado por beréberes y muladíes. El cronista cordobés Ibn al-Qūiyya lo describe como hombre agudo, artero y perspicaz para la guerra.

Las noticias de la existencia de agitaciones en Mérida se remontan al año 254 (1 de enero - 19 de diciembre de 868), cuando Muammad II se dirige en campaña hacia dicha zona, siendo mencionado Ibn Marwān como uno de los sublevados contra el emir. Tras este episodio inicial y al igual que otros de los principales señores rebeldes del período de la fitna, Ibn Marwān fue atraído a Córdoba para ser beneficiado con prebendas políticas que garantizasen su fidelidad al Estado omeya. Sin embargo, su presencia en la capital despertaba los recelos de los principales dirigentes árabes, sobre todo de HāŠim b. ‘Abd al-’Azīz, visir del emir y auténtico hombre fuerte del régimen omeya, quien le profesaba un profundo desprecio y, en cierta ocasión, lo humilló en público, insultándolo y golpeándolo. Así, en el año 261 (16 de octubre de 874-5 de octubre de 875), al-Ŷillīqī y los suyos salieron de Córdoba, instalándose en el castillo de Alange, donde fue asediado durante tres meses por el emir hasta que se vio forzado a pedir la paz, permitiéndosele partir hacia Badajoz, entonces una simple aldea.

Pero la tregua entre ambas partes duró poco tiempo y, al año siguiente, de nuevo se desatan las hostilidades, saliendo el hijo del emir en campaña contra Ibn Marwān al frente de un contingente cuyo caíd era el propio HāŠim b. ‘Abd al-’Azīz. El rebelde buscó refugio en el castillo de Alburquerque y, cuando el visir omeya pretendía capturar a uno de sus principales aliados, el señor de Évora, Sa’dūn al-Surumbaqī, fue capturado, si bien el emeritense se mostró piadoso con él y evitó la venganza por la humillación que le infringió en Córdoba poco tiempo antes. El rehén fue entregado al rey astur Alfonso III, quien obtuvo del emir una gran suma por su recate. Como señala Ibn al-Qūiyya, a consecuencia de la captura de HāŠim, el nombre de Ibn Marwān se hizo tan famoso que se convirtió en el jefe de los muladíes del Occidente de al-Andalus.

Como sucede en el caso de otros señores rebeldes de la época, parte de la estrategia de Ibn Marwān se basaba en la pura depredación. Después de la captura de HāŠim, realizó una importante algara por la zona de Sevilla, saqueando la fortaleza de Tejada y dirigiéndose a continuación hacia Niebla (Huelva) y el Algarve. Tras esta campaña, el emir Muammad trató de lograr un acuerdo con Ibn Marwān, permitiéndole establecerse en al-BaŠarnal, primitivo asentamiento de la futura ciudad de Badajoz. Pero al año siguiente, 263 (24 de septiembre de 876-12 de septiembre de 877), de nuevo el hijo del emir encabezó otra campaña contra Ibn Marwān, quien optó entonces por huir de Badajoz y buscó refugio junto al soberano astur Alfonso III, en el castillo de Marnī, según el geógrafo del siglo XI al-Bakrī, desde donde combatió con éxito al emir omeya.

La estancia de Ibn Marwān en territorio cristiano no fue muy prolongada y, según Ibn ayyān, finalizó de forma repentina. En la década de 880 se separó del soberano astur y regresó a su territorio originario, instalándose allí de forma definitiva. Se inicia entonces una nueva fase, marcada por el establecimiento de una relación estable con las autoridades de Córdoba y fijando su residencia en Badajoz, ciudad cuya fundación le atribuyen las fuentes árabes. Al igual que los principales señores locales de la época, Ibn Marwān recibió del emir ‘Abd Allāh el reconocimiento de su autoridad sobre su territorio mediante el otorgamiento de un diploma o acta oficial (si’ill) que así lo acreditaba por escrito. De esta forma se consagraba oficialmente su autoridad, convirtiéndose, en la teoría más que en la práctica, en representante legal de la soberanía omeya en la zona de Extremadura.

Fruto de esta nueva colaboración fue la reestructuración urbana de Badajoz, donde ya se había establecido tiempo atrás, en el momento de su citada campaña de saqueo sobre las zonas de Sevilla y Huelva: para apaciguarlo y lograr que cesara en su rebeldía, el emir Muammad le habría permitido establecerse en al-BaŠarnal, situado al otro lado del río Guadiana. Tras su etapa en territorio cristiano, este primer asentamiento habría quedado despoblado, produciéndose ahora la verdadera fundación de la ciudad. Según al-Bakrī, Ibn Marwān solicitó del emir el envío de mano de obra para proceder a las reformas, siendo dotada de construcciones que la elevaban al rango de las principales sedes urbanas, tales como una mezquita aljama y baños.

Pero esta alianza no significó el fin de las hostilidades, alternándose, desde entonces, las relaciones de paz y guerra con la autoridad omeya. En el año 272 (18 de junio de 885-7 de junio de 886) de nuevo se envió un contingente, encabezado por el hijo del emir ‘Abd Allāh, para combatir a Ibn Marwān. Tres años más tarde, en 275 (16 de mayo de 888-5 de mayo de 889), Ibn Marwān solicitó la renovación del diploma que acreditaba su autoridad sobre su territorio, lo cual le fue concedido por el emir, según narra Ibn ayyān. Sin embargo, como el propio cronista cordobés señala, al año siguiente protagonizó una nueva acción depredatoria sobre la zona de Sevilla, instalándose en la aldea de Mawra, situada a tres parasangas de la capital, y saqueando sus alrededores durante varios días consecutivos, sin encontrar ninguna clase de resistencia ni oposición.

A partir de esta fecha, las noticias sobre la actuación de Ibn Marwān se hacen mucho más infrecuentes. No obstante, su autoridad sobre la zona de Badajoz no cesó de ejercerse de forma independiente hasta que, en el año 930, el entonces emir Abderramán III logró someterla, reunificando los territorios de al-Andalus bajo la soberanía omeya de Córdoba.

Bibl.: F. CODERA, “Los Benimaruan en Mérida y Badajoz”, Estudios de historia árabe española (segunda serie), Madrid, E. Maestre, 1917; C. Picard, “La fondation de Badajoz par ‘Abd al-Ramān ibn Yūnus al-Ŷillīqī”, en Revue des Études Islamiques, 49 (1981), fasc. 2., págs. 215-229; R. P. Dozy, Historia de los musulmanes de España, vol. II, Madrid, Turner, 1983, págs. 151-155 y 273; J. A. Souto, “El emirato de Muammad I en el Bayān al-Mugrib de Ibn ‘Iārī”, en Anaquel de Estudios Árabes, VI (1995), págs. 224, 226-228 y 231; M. Acién, Entre el feudalismo y el islam. ‘Umar b. afîūn en los historiadores, en las fuentes y en la historia, Jaén, Universidad-Servicio de Publicaciones e Intercambio, 1997 (2.ª ed.); M. G. M. Marques (coord.), O Algarve da antiguidade aos nossos dias (elementos para a sua história), Lisboa, colibrí, 1999, págs. 83-85; F. Valdés Fernández, “Ciudadela y fortificación urbana: el caso de Badajoz”, en A. Bazzana (ed.), Castrum 3. Guerre, fortification et habitat dans le monde méditerranéen au moyenâge (Madrid, 24-27 de noviembre de 1985), Madrid, Casa de Velázquez, 1988, págs. 143-152.

Alejandro García Sanjuán

Relación con otros personajes del DBE

Biografías que citan a este personaje

Personajes citados en esta biografía

Personajes similares