Ayuda

Pascual de Aragón y Fernández de Córdoba

Biografía

Aragón y Fernández de Córdoba, Pascual de. Mataró (Barcelona), 11.IV.1626 ant. – Madrid, 28.IX.1677. Virrey de Nápoles, inquisidor general y arzobispo de Toledo, cardenal.

Fue bautizado el día 11 de abril de 1626; hijo de Enrique Ramón de Aragón Cardona y Córdoba, duque de Segorbe y Cardona, marqués de Comares y Pallares, conde de Ampurias y Prades, condestable de Aragón, presidente del Consejo de Órdenes, virrey de Cataluña, y de Catalina Fernández de Córdoba y Figueroa. Su hermano Vicente de Aragón fue colegial de San Bartolomé (Salamanca) y Luis de Aragón y Cardona, también hermano, fue el VI duque de Segorbe y Pallares, conde de Ampurias y Prades.

A los nueve años empezó sus estudios en Salamanca.

El día 8 de octubre de 1633 recibió la dignidad eclesiástica de arcediano de los Pedroches (Córdoba) que mantuvo hasta el 10 de septiembre de 1646. Bachiller en Cánones. Fue elegido el 13 de diciembre de 1642, colegial capellán de manto interior del Colegio mayor de San Bartolomé (Salamanca). Rector de la universidad de Salamanca. Se graduó como licenciado en Leyes en el año 1646. Doctor en ambos Derechos.

Obtuvo el hábito de la orden de Alcántara por merced real el 6 de mayo de 1646. Canónigo de la catedral de Toledo en 1647. Fue nombrado arcediano de Talavera de la Reina (Toledo) y dignidad de la misma catedral toledana el 25 de agosto de 1648. En el año 1649 fue nombrado catedrático de Cánones por la Universidad de Santa Catalina de Toledo.

El rey le mandó servir en diciembre de 1650 la fiscalía del Consejo de Inquisición, cargo que juró el día 7 de enero de 1651; en este mismo año fue nombrado regente de Cataluña en el Consejo de Aragón y abad de San Vicente en la catedral de Toledo. Consejero de Aragón en 1653, siendo elegido en este mismo año presidente de dicho Consejo.

Felipe IV le propuso en 1658 para el capelo cardenalicio, siendo promovido el 15 de enero de 1660; el papa Alejandro VII se lo concedió el día 21 de noviembre de 1661.

Elegido embajador en Roma y protector de España, entró en la capital italiana el 7 de junio de 1661, una de las tareas encomendadas tras el nombramiento fue la de solventar las diferencias existentes entre el pontífice y el rey de España acerca de los estados de Parma (Italia).

Embajador de Felipe IV en Francia. El papa le distinguió con el título de plenipotenciario de la Sede Apostólica para arbitrar en los desacuerdos surgidos con el monarca francés. Más tarde fue nombrado también plenipotenciario para formar parte de la Liga contra Turquía.

En el año 1644 fue designado por el monarca virrey de Nápoles, comenzando a ejercer el cargo el día 27 de agosto. En octubre de 1665 y por muerte del inquisidor general, el monarca le nombró sustituto pero no llegó a tener efecto, ya que la muerte del rey hizo que la reina gobernadora designara para ocupar la cúspide inquisitorial a su confesor, pasando a ser nombrado Pascual de Aragón arzobispo de Toledo, sustituyendo a Baltasar de Moscoso. El nombramiento para la sede toledana se produjo el día 1 de febrero de 1666 por el papa Alejandro VII; realizada la ceremonia por el arzobispo de Otranto; tomó posesión el 7 de marzo siguiente. Con este nombramiento entró a formar parte de la Junta de Gobierno creada por la minoría de edad de Carlos II. El día 15 de enero de 1666 se le despachó el título de consejero de Estado, dejando, por tanto, el cargo de virrey de Nápoles que ocupó su hermano Pedro de Aragón.

Murió el día 28 de septiembre de 1677 en la Corte.

Había dispuesto que fuese enterrado en la bóveda del convento de capuchinos (Toledo) que él fundó.

Además del convento de capuchinos mencionado, acabó el ochavo de las reliquias de su iglesia; dotó la fiesta del día 19 de enero y labró el camarín de Nuestra Señora del Sagrario y la pieza contigua a la sacristía. Las obras de arte que adquirió durante su estancia en Italia las donó a la catedral de Toledo.

Dejó como heredero universal al colegio de los Infantes de Toledo.

 

Fuentes y bibl.: Archivo Histórico Nacional, Inquisición, lib. 387, lib. 1338, fol. 150r., leg. 5054, exp. 4; Microfilm, caja 1579, rollo 10211-10215; Órdenes Militares, Alcántara, exp. 87.

R. Ruiz de Vergara y Álava, Vida del Illustrissimo señor don Diego de Anaya Maldonado Arzobispo de Seuilla fundador del Colegio Viejo de S. Bartolome: y noticia de sus Varones excelentes, en Madrid, por Diego Díaz de la Carrera, 1661, págs. 353-354; J. de Rojas y Contreras, Historia del Colegio Viejo de San Bartolomé Mayor de la Universidad de Salamanca, t. I, 2.ª parte, Madrid, por Andrés Ortega, 1768, págs. 383-398; J. A. Álvarez y Baena, Hijos de Madrid ilustres en santidad, dignidades, armas, ciencias y artes: Diccionario histórico por el orden alfabético de sus nombres [...], t. IV, Madrid, Benito Cano, 1789- 1791, págs. 152-155; Colección de documentos inéditos para la historia de España, t. XXIII, Madrid, Viuda de Calero, 1842- 1895, pág. 530; C. Maura y Gamazo, Carlos II y su Corte, t. I, Madrid, Librería de F. Beltrán, 1911-1915, págs. 160-162; R. González, “Aragón, Pascual de”, en Q. Aldea Vaquero, T. Marín Martínez y J. Vives Gatell (dirs.), Diccionario de historia eclesiástica de España, t. I, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto Enrique Flórez, 1972, pág. 76; F. Barrios, El consejo de estado de la monarquía española: 1521-1812, Madrid, Consejo de Estado, 1984, págs. 384- 385; D. Carrió Invernizzi, Entre Nápoles y España. Cultura Política y Mecenazgo Artístico de los Virreyes Pascual y Pedro Antonio de Alarcón (1611-1672), tesis doctoral, Barcelona, Universidad, Facultad de Geografía e Historia, 2005 (inéd.).

 

Isabel Mendoza García y Teresa Sánchez Rivilla