Ayuda

Florencio de Valeránica

Biografía

Florencio de Valeránica. El Príncipe de los Calígrafos. ?, 918 – 978 post. Monje, escriba, miniaturista.

Los pocos datos con que se cuenta de la vida de este escriba, monje del monasterio de San Pedro de Valeránica, junto a Tordomar (Burgos), se conocen a través de los colofones de las obras que copió. En el año 945 confesaba tener entre veinticuatro y veinticinco años, habiendo nacido entonces en 920-921. Pero en 953 decía tener treinta y cinco años, lo que sitúa su nacimiento en 918, lo que parece más probable, teniendo en cuenta la forma tan artificiosa y equívoca en que confesaba su edad en 945. Se ignora el lugar de su nacimiento; es posible que fuera ofrecido desde niño al monasterio de Valeránica, recientemente fundado, aunque también cabe la posibilidad de que pasara sus primeros años en la abadía de San Pedro de Cardeña (Burgos), a la que algunos investigadores consideran la casa madre de Valeránica. Como notario, la primera actuación de Florencio tiene lugar el 1 de marzo del año 937, cuando escribe el acta de fundación del monasterio de San Andrés de Boada, cerca de Roa (Burgos). Ese mismo día caligrafía también una donación del conde Fernán González a la abadía de San Pedro de Arlanza (Burgos), pero ninguno de los dos documentos ha llegado hasta nosotros en su original.

Lo mismo sucede con la concesión de unas eras de sal al monasterio de Valeránica, realizada por el conde Fernán González el 15 de marzo de 942.

El primer códice conocido de Florencio, siquiera muy fragmentariamente, es la llamada Biblia de Oña, escrita para su propio monasterio, pero que debió de pasar a Oña en el siglo xi, conservándose en el monasterio burgalés hasta la exclaustración y de la que hoy sólo quedan unos pocos folios, uno en el Archivo de la abadía de Santo Domingo de Silos (Burgos) y doce en la casa de la Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos (Roma). Fue terminada el 10 de junio de 943. Le sigue un voluminoso códice de los Moralia in Iob, de san Gregorio Magno, terminado de copiar el 11 de abril de 945, conservado durante siglos en la catedral de Toledo y hoy en la Biblioteca Nacional de España (Madrid, ms. 80). El tercero es un comentario a los salmos de Casiodoro, rematado el 9 de julio de 953, otrora propiedad de la colegiata de San Isidoro de León, pero desgraciadamente desaparecido a comienzos del siglo xix. El cuarto es un Liber homeliarum, custodiado en la catedral de Córdoba, sin fechar, pero realizado después del año 953. El quinto y último códice manufacturado por Florencio, de que se tenga noticia, es otra Biblia, conservada en San Isidoro de León y acabada el 20 de julio de 960, aunque Florencio se reservó la dirección de la obra, copiada por su discípulo Sancho. Todos ellos son muestra de la preciosa caligrafía de un copista extraordinariamente hábil en su oficio que, además, era un consumado miniaturista, como lo demuestran las iniciales que salpican sus folios y las páginas frontispicio que incluyó al comienzo de sus códices, donde aparecen perfectamente asimilados los motivos ornamentales de entrelazado nórdico, recién llegados a España.

De los últimos años de la vida de Florencio sólo se conocen dos documentos escritos por su mano, cuyos originales hayan llegado a nosotros: la cesión del monasterio de Covarrubias (Burgos) al conde Garci Fernández, fechada el 7 de septiembre de 972, y el acta de fundación del infantado de Covarrubias, datada el 24 de noviembre de 978, en doble original; por copias se conoce la donación de San Quirce de Yesares (Álava), del 24 de noviembre del año 978. Nada más se sabe de este escriba, que desaparece justo en el momento en que las correrías de Almanzor iban a asolar la España cristiana, destruyendo entre otros muchos el monasterio de Valeránica.

 

Bibl.: J. Williams, “A contribution to the history of the Castilian Monastery of Valeránica and the scriba Florentius”, en Madrider Mitteilungen, XI (1970), págs. 231-248; J. Pérez de Urbel, “Florencio”, en Q. Aldea Vaquero, J. Vives Gatell y T. Marín Martínez (dirs.), Diccionario de Historia Eclesiástica de España, vol. II, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto Enrique Flórez, 1972, págs. 940-941; “El monasterio de Valeránica y su escritorio”, en Homenaje a Don Agustín Millares Carlo, vol. II, Madrid, Confederación Española de Cajas de Ahorro, 1975, págs. 71- 89; E. García Molinos, “Florencio de Valeránica, calígrafo y notario del siglo x”, en El reino de León en la edad media XI, León, Centro de Estudios e Investigación San Isidoro, 2004, págs. 241-430.

 

Miguel C. Vivancos Gómez, OSB