Ayuda

Lorenzo Francisco Fernández de Villavicencio Cañas y Portocarrero

Biografía

Fernández de Villavicencio Cañas y Portocarrero, Lorenzo Francisco. Duque de San Lorenzo de Valhermoso (III). Jerez de la Frontera (Cádiz), 1.VIII.1778 – Bayona (Francia), 6.VIII.1859. Gentilhombre de cámara, senador vitalicio, brigadier.

Hijo de Lorenzo Justino Fernández Villavicencio y Fernández Villavicencio, duque de San Lorenzo de Valhermoso, marqués de Casa Villavicencio, marqués del Quinto de la Mesa de Asta, regidor de Cádiz, caballero veinticuatro de Jerez de la Frontera, alcaide perpetuo de los Reales Alcázares, coronel de Milicias provinciales de Jerez de la Frontera. Su madre, María Eulalia Cañas Portocarrero, era hija del duque del Parque, conde de Castrillo y de Belmonte del Tajo.

Comenzó su carrera militar en enero de 1801 como teniente coronel, agregado al Regimiento provincial de Jerez de la Frontera. Intervino en el mismo año en la guerra con Portugal a las órdenes de su padre, y al término de la guerra se puso al frente de su regimiento con el grado de coronel.

En 1807 se hallaba en la defensa de Cádiz, durante el bloqueo establecido por los ingleses, y unos meses más tarde, en 1808, se encontraba en Gibraltar para defenderlo de la expedición del general francés Dupont que, desde Madrid, se dirigía a Cádiz con el fin de proteger la flota del almirante Rosily, que con los restos de la escuadra francesa, derrotada en Trafalgar junto a la española, corría peligro por el bloqueo organizado frente a Cádiz por la escuadra británica de Gibraltar, hecho que terminó con la capitulación del almirante Rosily.

La Junta de Defensa de Jerez de la Frontera le comisionó para la recluta de soldados y la organización de los regimientos que se iban formando. Por este servicio, desempeñado con gran eficacia, fue recompensado con el grado de brigadier en septiembre de 1808.

Al agregarse su regimiento al Ejército de Andalucía intervino en diferentes acciones de guerra, y a continuación se trasladó con su regimiento a Madrid, donde intervino en la defensa del puerto de Somosierra, donde fue hecho prisionero y trasladado a Madrid.

De aquí se le trasladó a la ciudadela de Pamplona y luego nuevamente a Madrid, de donde logró fugarse en junio de 1812. Se presentó en el Tercer Ejército que le formó un Consejo de Guerra ante el que tuvo que justificar su conducta (Gaceta de Madrid, 7 de noviembre de 1812).

Una vez terminada la Guerra de la Independencia permaneció en situación de cuartel.

En 1819 fue condecorado con la Medalla de Distinción, en premio a su actuación en la rendición de la escuadra francesa en 1808, y en 1820 se le concedió la Medalla de Sufrimiento por el tiempo que estuvo encarcelado. Dos años después le fue concedida la Orden de Carlos III.

A causa de los acontecimientos de 1823 marchó al extranjero con licencia de cuatro años, y al término de este tiempo fue purificado y confirmado en 1830 de las condecoraciones y empleos que disfrutaba.

Pasó a continuación a la situación de cuartel en Castilla la Nueva. Más tarde se trasladó al cuartel de Jerez y en el mismo año de 1830 solicitó pasaporte para Italia.

En la legislatura de 1834-1835 fue nombrado senador como prócer del reino, y en la legislatura de 1838-1839, senador por la provincia de Cádiz. Tras la renuncia a esta designación, viajó por el extranjero hasta 1845, año en que volvió a España y fue nombrado senador vitalicio en la legislatura de 1846- 1847.

En 1846 se le concedió el grado de mariscal de campo, al mismo tiempo que era condecorado con la Cruz de la Real Orden de San Hermenegildo. En este mismo año fue nombrado 2.º comandante general de Alabarderos, y un año después comandante general 1.º. Al estallar las intentonas revolucionarias de 1848, repelidas por Narváez, fue de los primeros en presentarse a la Reina y al Gobierno en defensa del orden y del trono.

A partir de ese momento su vida transcurrió entre Madrid, Andalucía y el extranjero. En el verano de 1859, la muerte le sorprendió en Bayona.

Había contraído matrimonio en primeras nupcias con su prima hermana María Josefa Salcedo Cañaveral y Cañas, muerta en 1837, de la que heredó el título de duque del Parque, marqués de Vallacernato y del Castrillo, y el de conde de Belmonte del Tajo.

Casó en segundas nupcias con María Josefa del Corral y García, nacida en Jerez. De este matrimonio tuvo seis hijos.

 

Fuentes y bibl.: Archivo General Militar (Segovia), Secc. 1.ª; Archivo del Senado, Sig.-His-0412-04.

D. I. Parada Barreto, Hombres ilustres de Jerez de la Frontera, Jerez de la Frontera, Imprenta del Guadalete, 1878; J. Gómez Arteche, “Historia del último sitio de Gibraltar”, en Boletín de la Real Academia de la Historia, vol. X (1887); A. Carrasco Saiz, Icono-biografía del Generalato Español, Madrid, Imprenta del Cuerpo de Artillería, 1901; J. Priego, Guerra de la Independencia, Madrid, Instituto de Historia y Cultura Militar, 1972-1994, 7 vols.; C. Martínez Valverde, La Marina en la Guerra de la Independencia, Madrid, Editora Nacional, 1974; R. de la Cierva, Historia Militar de España, ts. V y VI, Madrid, Planeta, 1984.

 

Margarita Gil Muñoz