Ayuda

Juan Torres de Vera y Aragón

Biografía

Torres de Vera y Aragón, Juan. Estepa (Sevilla), 1532 – Charcas (México), p. m. s. XVII. Oidor, adelantado y gobernador en Indias.

Hijo legítimo de Juan Alonso de Vera, natural de Llerena, y de Teresa de Torres. Su hermano Francisco de Vera y Aragón (1530-1603), nacido en Estepa, fue colegial del Mayor de Santa Cruz, catedrático de Código y de Digesto Viejo en Valladolid, oidor de la Audiencia y Chancillería Real de Valladolid, y consejero del de Órdenes, visitador de Nápoles (1582), embajador en Saboya (1588) y embajador en Venecia (1600).

Después de haber rendido las pruebas de rigor se le dio el hábito de colegial canonista del Colegio de Santa María de Jesús de Sevilla el día 2 de febrero de 1562, habiéndoselo impuesto el rector del colegio licenciado Juan Gómez. Se graduó de bachiller en Cánones y luego de licenciado. Fue catedrático de Instituta en Sevilla y rector del Colegio en 1564.

Por real provisión fechada en Madrid el 14 de enero de 1565 se le extendió título de oidor fundador de la Real Audiencia de Concepción en el Reino de Chile, y de inmediato comenzó a realizar los preparativos para su viaje. Después de largo periplo entró en Concepción el primer día de agosto de 1567 y cuatro días después tomaba posesión de su oficio.

Mientras sirvió en la Real Audiencia de Concepción despachó en el juzgado de bienes de difuntos y realizó la visita de la tierra a las ciudades de La Serena y Santiago. El gobernador, Melchor Bravo de Sarabia, le nombró general de la guerra de Arauco.

Cuando por Real Cédula fechada en San Lorenzo el Real el 26 de agosto de 1573 Felipe II mandó quitar el tribunal y destinar a sus ministros a otros tribunales de las Indias, fue nombrado gobernador y capitán general del reino el capitán Rodrigo de Quiroga, y como su teniente de gobernador al licenciado Calderón, a quien se encomendó residenciar a los ministros del extinguido tribunal, en cuyo cometido en el mes de mayo de 1575 notificó, en la ciudad de Santiago, al oidor Juan Torres de Vera y Aragón que “no trujere vara ni ejerciese el oficio de oidor”. El licenciado Calderón le condenó severamente en su juicio de residencia, publicado el 10 de octubre de 1575, por los más de cuarenta cargos que le fueron puestos, y así le ordenó devolver a la Real Hacienda 2500 pesos que había gastado en comprar doseles, almohadas y otros aderezos para el tribunal y su capilla.

Por Real Provisión fechada en El Pardo el 13 de diciembre de 1573 se le despachó título de oidor en la Real Audiencia de Charcas, en lugar del licenciado Martín Pérez de Recalde, removido durante la visita del licenciado Castro. Sirvió escaso tiempo esta plaza (1579), pues fue suspendido de ella por haber contraído matrimonio sin real licencia en 1576 con una hija natural y mestiza del adelantado Juan Ortiz de Zárate, gobernador del Río de la Plata, a quien sucedió en estos oficios.

Fue residenciado por Diego de Zúñiga, quien le absolvió de todos los cargos en 1582, y tras ello continuó en el ejercicio del adelantamiento y gobernación del Río de la Plata, en el que continuaba aún en 1599.

 

Fuentes y bibl.: Archivo General de Indias (Sevilla), Charcas, 415, 418; Chile, 170; Archivo Histórico de la Universidad de Sevilla, Colegio de Santa María de Jesús, 4, 58, 59.

J. Barrientos Grandon, “La Real Audiencia de Concepción (1565-1575)”, en Revista de Estudios Histórico-Jurídicos, XV (1992-1993), págs. 131-178; “Estado moderno y judicatura letrada en Indias. Colegiales del de Santa María de Jesús de Sevilla en plazas togadas”, en Ius Fugit, 3-4 (1994-1995), págs. 285-286.

 

Javier Barrientos Grandon