Ayuda

Alfonso Carlos de Borbón y Austria Este

Imagen
Biografía

Borbón y Austria Este, Alfonso Carlos de. Duque de San Jaime y duque de Madrid. Londres (Reino Unido), 12.IX.1849 – Viena (Austria), 28.IX.1936. Pretendiente carlista a la Corona de España.

Hijo de don Juan de Borbón y Braganza y de Su Alteza Real doña María Beatriz de Austria Este. Utilizó en algunas ocasiones los títulos de duque de San Jaime y duque de Madrid. Fueron sus padrinos don Carlos Luis de Borbón y Braganza y la esposa del conde de Chambord.

Pasó los primeros años de su vida junto a su hermano Carlos en Módena y en la Corte de su tío el duque de Módena Francisco V. Más tarde vivió en Praga y Viena junto a su tío el emperador de Austria.

A la vuelta de un viaje realizado a los santos lugares con el duque de Módena, ingresó el 29 de junio de 1868 como soldado en los Zuavos Pontificios. En el sitio de Roma en septiembre de 1870 y encuadrado con otros españoles en la sexta compañía, segundo batallón, se distinguió como alférez en la defensa de la Puerta Pía. Con la entrada de las tropas garibal dinas fue hecho prisionero y tras ser liberado se embarcó para Tolón (Francia) desde donde pasó a Vevey (Suiza) junto a su hermano Carlos.

El 26 de abril de 1871 se casó en Kleinheubach (Baviera, Alemania) con María de las Nieves de Braganza, hija del ya difunto rey de Portugal, don Miguel, que reinó entre 1828 y 1834, y de la princesa Adelaida de Löweinstein.

Al iniciarse las Guerras Carlistas, fue nombrado por su hermano don Carlos (VII) general en jefe del Ejército de Cataluña, adonde llegó a comienzos de 1873. Participó allí, entre otras acciones, en el ataque y toma de Ripoll, la toma de Berga, el ataque a Puigcerdá y la acción de Alpens, donde murió el general liberal Cabrinet. Pasó más tarde don Alfonso Carlos a Navarra para tomar el mando de los ejércitos de Cataluña y el centro a su vuelta. Encomendó el mando del primero de ellos al general Tristany para cruzar de Aragón a Valencia. Allí participó en las acciones de Gandesa y Alcora, en los dos ataques a Teruel y en la toma de Cuenca en julio de 1874. Organizó las tropas de las provincias de Guadalajara y Cuenca que pasaron a las órdenes del brigadier Villalain.

Intentando seguir los planes que ideara Cabrera en la primera guerra buscó extender progresivamente la lucha hacia otras zonas y así organizó la expedición del coronel Lozano hacia Alicante y Murcia; la del brigadier Villalain que llegó a las inmediaciones de Aranjuez, e intentó con regular éxito que el coronel Madrazo —que mandaba las fuerzas aragonesas— obstaculizara las comunicaciones ferroviarias entre Madrid y Zaragoza. Las expediciones tuvieron poco éxito y don Alfonso —tras conferir el mando del Ejército del centro interinamente al general Gerardo Martínez Velasco— pasó el Ebro por Flix el 20 de octubre de 1874 con el batallón de Zuavos y una escolta de fuerzas del Maestrazgo a las órdenes de Cucala. Desde la Seo de Urgel ocupada por los carlistas pasó a Francia. Acabada la guerra desde Francia se retiro a Gratz (Austria).

Es de destacar que a lo largo de la contienda contó siempre con la presencia de su esposa, María de las Nieves, que recorrió todos los campos de batalla alcanzando gran popularidad entre los carlistas y que dejó escritas unas interesantes memorias.

A partir de los años ochenta, la actividad de don Alfonso se centró en los viajes y la lectura. Inició en Europa una interesante campaña antiduelista y publicó diversos artículos de política internacional en periódicos como El Correo Español.

A la muerte de su sobrino don Jaime, hijo de Carlos (VII), en París el 2 de octubre de 1931 fue nombrado jefe de la Comunión Tradicionalista y sucesor dinástico con el nombre de Alfonso Carlos (I). En este período hubo de solucionar las consecuencias que en el carlismo se habían provocado con la escisión mellista, el integrismo, etc. Habiendo conseguido poco antes del comienzo de la guerra de 1936 la unión de los distintos grupos carlistas, firmó la orden de adhesión y levantamiento carlista en este último conflicto.

Murió en un accidente en Viena el 28 de septiembre de 1936 sin sucesor directo abriendo con ello un importante debate interno en el seno del carlismo.

Publicó numerosas proclamas y manifiestos recogidos en su mayoría por Melchor Ferrer.

 

Obras de ~: Resumen de la historia de la creación y desarrollo de las ligas contra el duelo y para la protección del honor en los diferentes países de Europa desde fines de Noviembre de 1900 hasta fines de Octubre de 1908, Barcelona, Henrich y Cía., 1910; Mis memorias. Prólogo del Marqués de Villores, Madrid, Gráficas Herrera, 1934.

 

Bibl.: F. de P. Oller, Álbum de personajes carlistas con sus biografías, vol. I, Barcelona, La Propaganda Catalana, 1887-1891, pág. 104; A. Brea, Campaña del Norte de 1873 a 1876, Barcelona, Claris, 1897, pág. 65; Biblioteca Popular Carlista, t. I, Barcelona, La Hormiga de Oro, 1895-1897, pág. 68; R. Brea, Príncipe heroico y soldados, Barcelona, La Bandera Regional, 1912; Don Alfonso Carlos de Borbón y Austria Este y la Guerra Mundial, Barcelona, 1915; T. Domínguez Arévalo, La Princesa de Beira y los hijos de D. Carlos, Madrid, Voluntad, 1928; M. N. de Braganza, Mis memorias sobre nuestras campañas en Cataluña en 1872 y 1873 y en el centro en 1874, Madrid, Espasa Calpe, 1934-1938, 2 vols.; M. Ferrer, Documentos de don Alfonso Carlos de Borbón y de Austria Este. Manifiestos, proclamas, órdenes generales, cartas y otros autógrafos políticos que han visto la luz, y otros inéditos, que corresponden a los períodos en que el augusto Infante ocupó el mando de los Ejércitos Reales de Cataluña y del Centro, de 1872 a 1874, en su proscripción de 1874 a 1931, y desde que fue llamado a la sucesión de la Dinastía carlista, hasta su muerte, en 1936, Madrid, Tradicionalista, 1950.

 

Francisco Asín Remírez de Esparza