Ayuda

Rafael Termes Carreró

Biografía

Termes Carreró, Rafael. Sitges (Barcelona), 5.XII.1918 – Madrid, 25.VIII.2005. Banquero y profesor universitario.

Hijo de un industrial catalán modesto, realizó el bachillerato en el Colegio de los Jesuitas de Sarriá (Barcelona). Sus inclinaciones se orientaban hacia las humanidades, pero su padre —más pragmático— le animó a estudiar la carrera de Ingeniería Industrial, que cursó en la Escuela Especial de Ingenieros Industriales de Barcelona y concluyó en 1945. Obtuvo el doctorado en Ingeniería Industrial en 1966.

Ya en la carrera comenzó su afición a la economía: la asignatura Economía y Organización de Empresas le gustó especialmente. No es extraño, entonces, que en su actividad profesional se decantara hacia el mundo de la banca y las finanzas, lo que hizo compatible con la docencia y la publicación de obras de notable relevancia.

En 1955 comenzó a trabajar como consejero regional del Banco Popular Español en Barcelona. Pocos años más tarde, en 1958, nació en Barcelona el Instituto de Estudios Superiores de la Empresa (IESE), de la Universidad de Navarra; Termes participó en su creación y se incorporó a su claustro como profesor de Finanzas.

Mientras tanto, prosiguió su carrera en el Banco Popular. En 1960 fue nombrado vicepresidente del Consejo Regional del Banco en Barcelona y delegado del Consejo para el servicio extranjero; en 1964, miembro del Consejo de Administración del Banco Popular Español. Ese mismo año promovió, junto con la colaboración de un grupo de bancos extranjeros, la fundación de una filial del Banco Popular, el Banco Europeo de Negocios. Esta institución se llamó más tarde Banco Popular Industrial, y finalmente fue absorbido por el Banco Popular Español.

En 1966 fue nombrado consejero delegado del Banco Popular Español, cargo que ejerció hasta 1977.

Su trabajo en la banca permitió a Termes conocer y tomar parte activa en la modernización de la economía de nuestro país, ya que coincidió en el tiempo con algunas reformas trascendentales en este terreno.

La economía española, ya de por sí retrasada respecto a los países más desarrollados, había quedado arruinada tras la Guerra Civil. En los años siguientes, al final de la contienda, se practicó una política autárquica, intervencionista y de aislamiento frente al exterior.

Las sugerencias de personas destacadas en la economía y la empresa y de los organismos internacionales convencieron al gobierno de la necesidad de reformar en profundidad el sistema económico, para lo cual se diseñó el Plan de Estabilización de 1959, que facilitaba la apertura de la economía al exterior, eliminaba algunas de las regulaciones que distorsionaban los mercados y modernizaba en alguna medida el sistema financiero.

Con respecto a este último punto, recuérdese que, a finales de la década de 1950, el sistema financiero de nuestro país —que en realidad coincidía con el sistema bancario privado— no estaba lo suficientemente desarrollado como para proporcionar los fondos necesarios para el despegue económico de la nación. La banca se centraba en operaciones tradicionales, pero no prestaba una atención suficiente a la concesión de préstamos que permitieran acometer proyectos de inversión.

La Ley de Ordenación del Crédito y la Banca, de 1962, elaborada por Mariano Navarro Rubio, palió en parte estas carencias, por ejemplo mediante el impulso de la creación de bancos industriales. Un segundo grupo de reformas, que se acometieron entre 1974 y 1984, continuó liberalizando y actualizando progresivamente el sistema financiero.

En este sentido merece destacarse la labor de Termes al frente de la Asociación Española de Banca (AEB).

En 1975, José María Aguirre Gonzalo, entonces presidente de Banesto, propuso la constitución en España de una Asociación de Banca, como ya existía en muchos otros países, y sugirió a Termes que elaborara los Estatutos de la Asociación. Se trataba de una tarea compleja, ya que era preciso conciliar intereses muy diversos y buscar un equilibrio en la representación otorgada a la banca grande, mediana y pequeña. El trabajo, sin embargo, se llevó a cabo con éxito. En 1977 se celebraron las primeras elecciones a la presidencia de la Asociación, y Termes resultó elegido para este cargo, que ocupó hasta 1990 (tres mandatos de cuatro años, más dos períodos de seis meses, uno previo y otro adicional).

Asimismo, desde la década de 1960, Termes desempeñó un papel destacado en el nacimiento y consolidación de otras instituciones que modernizaron la economía de nuestro país. Así, en 1965, promovió la creación del Instituto Español de Analistas de Inversiones (hoy Instituto Español de Analistas Financieros), que presidió hasta 1973, fecha en que fue nombrado presidente fundador. También puede citarse su trabajo en la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), de cuyo Comité Ejecutivo fue vocal-contador entre 1977 y 1990. Vocal del Consejo Rector de la Asociación para el Progreso de la Dirección desde 1978 a 1995, en 1979 resultó elegido vocal del Pleno del Consejo Superior de Cámaras Oficiales de Comercio, Industria y Navegación de España, cargo que, tras una reelección en 1987, desempeñó hasta 1991. Buena parte de sus conocimientos y reflexiones desde su observatorio privilegiado de la economía española se han recopilado en una de sus obras, Desde la banca. En esta obra, en dos volúmenes, se recogen, debidamente sistematizados, trabajos sobre la información financiera, la crisis de la década de 1970 y sus consecuencias, la política fiscal y la política monetaria, el sistema financiero español, y en definitiva, la empresa, la banca, y la economía de nuestro país en la segunda mitad del siglo xx.

También fue relevante su participación en instituciones internacionales. Desde 1970 a 1973 presidió la Federación Europea de Asociaciones de Analistas Financieros, con sede en París. De 1986 a 1990 fue vocal del Comité Económico y Social de la entonces Comunidad Económica Europea y, entre 1985 y 1990, miembro del Consejo de la Federación Bancaria de la Comunidad Europea.

En 1991 fue nombrado director del Campus de Madrid del IESE, cargo que ocupó hasta junio de 2000, momento en el que fue nombrado presidente de honor del IESE en Madrid. También fue presidente del Centro Internacional de Investigación Financiera (CIIF) del IESE.

Termes participó activamente en diversas asociaciones de carácter profesional o cultural, como el Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Cataluña, el Círculo Catalán de Madrid o el Consejo General de La Universidad Complutense, del que fue vocal. Fue socio de número de la Real Sociedad Matritense de Amigos del País, y miembro de honor de la Sociedad Geográfica Española, por su “larga trayectoria montañera y su permanente dedicación a la montaña”, una de sus grandes aficiones. En 1987 constituyó la fundación Fomento de Fundaciones, orientada a la ayuda al desarrollo humano y profesional de estudiantes de España y del extranjero, y a la organización de otras actividades socio-culturales.

Recibió numerosos reconocimientos, distinciones y premios. Fue académico de número de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras; doctor honoris causa en Ciencias Sociales por la Universidad Francisco Marroquín, de Guatemala; caballero de la Legión de Honor, y estuvo en posesión, entre otras condecoraciones, la Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil y la Encomienda con Placa de la Orden de Alfonso X el Sabio.

En 2002, recibió el Premio Libre Empresa, otorgado por la Fundación Rafael del Pino, por su obra Antropología del capitalismo (2.ª edición). El libro premiado tuvo su origen en su discurso de ingreso en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas pronunciado en el mes de noviembre de 1992. En su obra, ampliada y actualizada, el profesor Termes defendió la “superioridad del sistema de organización que conocemos con los nombres de capitalismo, economía liberal o libre mercado”. En 2003, recibió el Premio de Economía Castilla y León Infanta Cristina y el Gold Mercury Award.

Fue autor de numerosos libros de carácter científico, trabajos de divulgación y artículos de prensa.

Pronunció numerosas conferencias sobre temas económicos y sobre los aspectos éticos del capitalismo.

Fue un defensor a ultranza de la libertad de la persona humana en todos los aspectos, y de la economía de mercado como el mejor sistema de organización social, tanto por sus resultados como por sus presupuestos antropológicos; en su opinión, la economía de mercado se sustenta sobre el fomento y protección de la libertad, característica esencial y distintiva del hombre, en la que radica su gran dignidad, y que, en cambio, no es respetada en los sistemas económicos colectivistas”.

 

Obras de ~: Poder creador del riesgo frente a los efectos paralizantes de la seguridad (discurso de ingreso del académico ~, discurso de contestación por el académico Ángel Vegas Pérez), Barcelona, Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras, 1984; El poder creador del riesgo, Madrid, Unión Editorial, 1986; Del estatismo a la libertad: perspectiva de los países del este, pról. de L. Núñez Ladeveze, Madrid, Rialp, 1990; Desde la banca, pról. de E. Fuentes Quintana, Madrid, Rialp, 1991; Antropología del capitalismo: un debate abierto, comentarios de J. Á. Sánchez Asiaín, Barcelona, Actualidad y Libros, 1992 [texto del discurso de ingreso en la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas ] (2.ª ed. corr. y aum., Madrid, Rialp, 2001); El papel del cristianismo en las economías de mercado, Barcelona, IESE, 1994; Las causas del paro, Madrid, Instituto de Estudios Económicos, 1995; Juan Ventosa y Calvell: jurista, político y académico, Pamplona, IESE-Universidad de Navarra, 1996; (dir.) Libro blanco sobre el papel del estado en la economía española, Madrid, Instituto Superior de Estudios Empresariales, 1996; ¿Por qué hay que ser ético en los negocios?, Madrid, Palabra, 1996; Inversión y coste de capital: manual de finanzas, Madrid, McGraw-Hill, interamericana de España, 1997; Libertad frente a censura en la Internet, Barcelona, IESE, Universidad de Navarra, 1997; Desde la libertad, pról. de M. Pizarro, Las Rozas, EILEA, 1997; Libertad económica y humanismo cristiano para la unión europea: de la Escuela de Salamanca a la Europa del futuro, Pamplona, IESE, Universidad de Navarra, 1998; El liberalismo económico: camino para un mejor futuro, Barcelona, IESE-Universidad de Navarra, 1999; La necesidad de compaginar las exigencias de la justicia y de la solidaridad en la solución del problema de la deuda externa, Pamplona, Oikos Nemo Círculo de Diálogo, 2000; Francisco Suárez y “The fundamental orders” de Connecticut, Pamplona, IESE-Universidad de Navarra, 2001; La globalización y los países en desarrollo, Pamplona, IESE-Universidad de Navarra, 2001; Las irregularidades financieras y la economía de mercado, Pamplona, IESE-Universidad de Navarra, 2002; La apertura del comercio internacional y los países en vía de desarrollo, Barcelona, IESE-Universidad de Navarra, 2003; The financial system in the Europe of the euro, Madrid, Fundación ICO, 2003, obra coordinada por Juergen B. Donges; El sistema financiero en la Europa del euro, Madrid, Fundación ICO, 2003, obra coordinada por Juergen B. Donges.

 

Bibl.: Servicio de Estudios de la Bolsa de Madrid, “Entrevista a Rafael Termes”, en Revista de la Bolsa de Madrid, n.º 103 (noviembre de 2001), págs. 72-78; B. Sánchez-Robles, “Conversación en Madrid con Rafael Termes”, en Anuario de la Historia de la Iglesia (Pamplona, Universidad de Navarra) (junio de 2002), págs. 327-346; J. L. Olaizola, Un escritor en busca de Dios, Barcelona, Planeta, 1993, págs. 157-168.

 

Blanca Sánchez-Robles Rute