Ayuda

Miguel Atilano Casado Moreno

Biografía

Casado Moreno, Miguel Atilano. Don Benito (Badajoz), 1877 – Madrid, 5.III.1952. Abogado, diputado.

Miguel Atilano Casado Moreno nació en 1877 en Don Benito (Badajoz), aunque su familia era originaria de la localidad de Almagro (Ciudad Real). Estudió la carrera de Derecho en la Universidad Central de Madrid y, tras licenciarse, se dedicó al libre ejercicio de la abogacía. Contrajo matrimonio con Antonia Moreno Azaña, de hondas raíces complutenses, pues era nieta del abogado Quintín Azaña Rajas y, por tanto, prima hermana del intelectual y político Manuel Azaña Díaz.

Fue precisamente por este matrimonio como Miguel Atilano Casado llegó a Alcalá de Henares, donde instaló su despacho profesional, integrándose plenamente en la vida de la ciudad y en todas sus instituciones, en las que desplegó una gran actividad siempre conducente a potenciar y revitalizar la vida cultural complutense. Así, fue presidente de la Sociedad de Condueños de los Edificios que fueron Universidad (1909-1910), presidente del Círculo de Contribuyentes y Prioste del Cabildo de Caballeros del Hospital de Antezana. También fue decano del Colegio de Abogados de aquella ciudad entre 1930 y 1933, por lo que durante su decanato se produjo la incorporación de la primera mujer abogada —Clara Campoamor— a las filas de los colegiados alcalaínos.

Interesado en la política, ingresó en el Partido Conservador de Eduardo Dato, y cuando éste fue nombrado presidente del Gobierno, fue destinado Miguel como gobernador civil a Zamora. Sin embargo, los mejores servicios a Alcalá de Henares los iba a prestar desde su escaño de diputado a Cortes del Partido Conservador por el distrito de Alcalá para el que salió elegido en 1914 y 1920. Efectivamente, promovió la fundación en la ciudad complutense de la Escuela de Aviación, luego convertida en base aérea cuyos terrenos están hoy ocupados por el Campus universitario, la instalación del servicio urbano de teléfonos y la fundación de la Estación Agrícola de Caño Gordo.

Para la historia y el arte alcalaínos su aportación fue decisiva, pues gracias a su intervención se logró la declaración de Monumento Histórico-Artístico por Real Orden de 19 de marzo de 1914 para la fachada principal y primera crujía de la Universidad-Colegio Mayor de San Ildefonso y su primera restauración importante, realizada por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid con cargo a fondos obtenidos del Congreso de los Diputados. Esta intervención fue decisiva para el edificio, que se encontraba muy deteriorado y mantenido a duras penas por la Sociedad de Condueños.

No menos trascendente para la conservación de los edificios monumentales complutenses fueron sus ingentes y fructíferas gestiones encaminadas a lograr que los edificios más significativos del patrimonio arquitectónico de la ciudad, procedentes de las Órdenes religiosas exclaustradas, se dedicaran a usos militares, con lo que se garantizó su restauración y conservación, cosa que no sucedió con los edificios que tras las desamortizaciones cayeron en manos de particulares.

Esta actuación de Miguel Atilano Casado le valió ser nombrado caballero de la Gran Cruz del Mérito Militar con distintivo blanco. Por su parte, el Ayuntamiento de Alcalá de Henares, presidido por Javier Huerta Calopa, en agradecimiento a los servicios prestados a la ciudad por este insigne letrado, le dedicó la plaza en la que tuvo su domicilio complutense.

Falleció Miguel Atilano Casado en Madrid, el día 5 de marzo de 1952.

 

Bibl.: A. Marchamalo Sánchez y M. Marchamalo Maín, El Ilustre Colegio de Abogados de Alcalá de Henares, Alcalá de Henares (Madrid), Colegio de Abogados de Alcalá de Henares, 1999 (3.ª ed.), págs. 124, 128, 130, 131, 138 y 215-218.

 

Antonio Marchamalo Sánchez