Ayuda

Antonio Saura Atarés

Biografía

Saura Atarés, Antonio. Huesca, 22.IX.1930 – Cuenca, 22.VII.1998. Pintor, ilustrador, escenógrafo, escultor, poeta y ensayista.

Su primera infancia transcurre en Huesca, su ciudad natal. Con motivo de la Guerra Civil, la familia se traslada sucesivamente a Madrid, Valencia y Barcelona.

En el período final de la guerra reside de nuevo en Huesca, regresando después a Madrid. Enfermo de tuberculosis ósea (1943), sufre varias operaciones que le obligan a permanecer cinco años en cama. Autodidacta, en 1947 comienza a pintar y a escribir, tras un primer contacto con las corrientes y los autores (Mondrian, Tanguy, Picasso, Kandinsky...) de vanguardia, que conoce a través de diversas publicaciones.

Asimismo, durante sus años de obligada inmovilidad, colecciona documentos gráficos sacados de publicaciones tanto españolas como internacionales, de los que extraerá muchos de los temas utilizados posteriormente en sus obras plásticas. En 1950 inaugura su primera exposición individual en la librería Libros de Zaragoza, presentando un conjunto de pinturas de carácter experimental —Constelaciones y Rayogramas—, realizadas durante los dos años previos e inspiradas en la estética surrealista. Estas dos series darían lugar al conjunto de obras denominadas genéricamente Paisajes (1951), en las que Saura, siempre en el contexto de la poética surrealista, aporta ya soluciones de tipo personal. En ese mismo año publica el texto poético Programio.

En 1952 tiene lugar su primera individual en Madrid, en la librería Buchholz, donde expone composiciones surrealistas de carácter onírico. Al tiempo, viaja por primera vez a París. Compatibiliza la producción plástica con la elaboración de textos teóricos, a la vez que organiza en Madrid (1953) las exposiciones tituladas Arte fantástico (Galería Clan) y Tendencias (Galería Buchholz). Durante el bienio 1954-1955 se afinca en París, donde conoce a André Breton y participa de las actividades del grupo surrealista, abandonando dicho colectivo en 1955. En esos años su obra evoluciona notablemente, tal como evidencian las series conocidas como Fenómenos y Grattages, así como las primeras pinturas que toman como referencia el cuerpo femenino. En 1956 presenta en la Biblioteca Nacional de Madrid parte de sus creaciones, entre las que se encuentran las primeras pinturas realizadas exclusivamente en blanco y negro. De estos momentos datan también las series Damas y Autorretratos. La Galerie Stadler le organiza su primera individual en París (1957), acompañada de un catálogo prologado por Michel Tapié.

En 1957, ya de regreso a Madrid, contribuye de manera decisiva a la creación del grupo El Paso, verdadero crisol donde se gestó la renovación informalista peninsular, gracias a la incorporación de las técnicas gestuales del panorama internacional. Saura dirigirá esa agrupación hasta la fecha de su disolución, en 1960. En este contexto, pronuncia conferencias y publica diversos textos y manifiestos. Pinta las primeras Crucifixiones, al tiempo que dibuja diversas series satíricas sobre soporte de papel. Realiza los primeros Retratos imaginarios (1958), entre los que se encuentra la serie dedicada a Brigitte Bardot. Junto a Antoni Tàpies y Eduardo Chillida, representa a España en la Bienal de Venecia. El estilo de Saura alcanza en esos momentos su madurez, centrándose en una particular figuración expresionista de carácter gestual y trazos enérgicos, cuyo espectro cromático se limita casi exclusivamente a las gamas del blanco y el negro.

En 1959 lleva a cabo diversas series integradas por cuadros de gran formato: Sudarios, Retratos, Desnudos, Desnudos-paisaje, Curas y Multitudes, motivos que seguirán apareciendo en su obra posterior. De esta misma época datan sus primeros grabados, la serie de litografías titulada Pintiquiniestras. Publica el ensayo Espacio y gesto. Participa en la Documenta II de Kassel. Se involucra en la actividad política, en la que seguirá implicado hasta el final del franquismo.

Amplía las tonalidades de su paleta (1960), que hasta este momento continuaba restringida al uso exclusivo del blanco y el negro. Inicia las series Retratos imaginarios, Damas verticales y Perfiles y sombreros, así como varias esculturas y las obras sobre papel tituladas genéricamente Acumulaciones, Narraciones y Repeticiones, integrándose también en el movimiento de Estampa Popular. Expone por primera vez en Nueva York (1961), en la galería Pierre Matisse, avalado por Joan Miró. Realiza sus primeros aguafuertes y serigrafías (1962), al tiempo que la serie de dibujos y pinturas sobre papel de carácter satírico titulada Mentira y sueño. En 1964 se inaugura en el Stedelijk Museum de Ámsterdam, en la Kunsthalle de Baden-Baden y en la Konsthalle de Göteborg su retrospectiva de pinturas sobre papel y estampas, organizada por Eddy de Wilde. Ese mismo año participa en la Documenta III de Kassel.

En 1965, fecha en la que inicia la serie de las Mujeres- sillón junto con una nueva serie de Retratos imaginarios, destruye en Cuenca casi un centenar de sus pinturas. A lo largo de la década de los sesenta, y hasta la fecha de su fallecimiento, se suceden sus exposiciones internacionales, recibiendo numerosos premios y reconocimientos. Viaja por primera vez a Cuba (1966), país al que regresará dos años más tarde para participar en el Congreso Cultural de La Habana, y al que volvería de nuevo posteriormente. Se instala definitivamente en París (1967), trabajando en Cuenca durante el período estival. Comienza las series Retratos imaginarios de Goya y Perros de Goya.

Durante el transcurso de un nuevo auto de fe, destruye en Cuenca otro centenar de lienzos. A partir de 1968 y durante un período de diez años, abandona la pintura al óleo, para dedicarse a trabajar exclusivamente sobre soporte de papel. En la década de los setenta, llevará cabo una gran actividad expositiva y una importante producción de obra gráfica, entre la que destacan sus álbumes con ilustraciones de textos de prestigiosos escritores. Realiza varias series de Superposiciones (1972-1974), entre ellas la titulada La Quinta del Sordo. Participa en el Congreso Mundial de la Paz celebrado en Moscú (1973). Viaja por primera vez a México (1975) y realiza litografías sobre cinc en los talleres de Clot, Bramsen & Georges, de París (1976). Ese mismo año forma parte del comité organizador de la Bienal de Venecia, en la que también es incluido como participante. En 1977 es seleccionado para la Documenta VI de Kassel y comienza a publicar sus escritos. Interviene en Caracas en el Primer Encuentro Iberoamericano de Críticos de Arte y Artistas Plásticos (1978), al tiempo que reinicia su actividad pictórica sobre lienzo. Meses después (1979), un incendio intencionado destruye en Cuenca parte de sus archivos y colecciones.

Desde 1980 son frecuentes sus intervenciones en numerosos coloquios, seminarios y encuentros sobre temas relacionados con la teoría y la praxis artística.

Tomando como referente la obra de Picasso, en 1982 publica un opúsculo titulado Contra el Guernica y en 1983, el mismo año en que preside en París el Comité de la organización Artistes du monde contre l’apartheid, realiza la primera serie de composiciones sobre Dora Maar, inspiradas en las obras homónimas del artista malagueño. Comienza (1984) la serie de pinturas titulada Auto de fe, realizadas sobre cubiertas de libros a los que arranca previamente las páginas. Se publica el catálogo razonado de su obra gráfica (1985), elaborado por Mariuccia Galfetti. Tras realizar el mural Elegía, con destino a la Diputación de Huesca (1987), lleva a cabo las ilustraciones de varias obras de San Juan de la Cruz (1991), publicando asimismo su propio texto Note book (memoria del tiempo) (1992). Meses antes de su muerte, pinta y expone varios cuadros de gran formato (Multitudes y Retratos imaginarios de Goya) en la galería Daniel Lelong de París, así como una nueva serie de Retratos y Autorretratos (1997).

Entre los numerosos reconocimientos recibidos por Antonio Saura, destacan el Premio Guggenheim (Nueva York, 1960), el Premio Carnegie (1964), el Gran Premio de la Bienal de grabado Bianco e nero de Lugano (1966), el Premio de la Primera Bienal de grabado europeo de Heidelberg (1979), el nombramiento de Chevalier de l’Ordre des Arts et des Lettres del Ministerio de Cultura francés (1981), la Medalla de Oro de las Bellas Artes del Ministerio de Cultura español (1982), el nombramiento de Officier de l’Ordre des Arts et des Lettres de Francia (1990), el Premio Aragón a las Artes (1994), el Grand Prix des Arts de la Ville de Paris (1995) o el Premio Liberté (Sarajevo, 1995).

Partiendo de un período inicial muy influido por el surrealismo, Saura se decanta más tarde por el informalismo de carácter expresionista, estructurado en torno a composiciones generalmente resueltas a base de tonos blancos y negros, en las que se adivina la impronta de los grandes clásicos, como Rembrandt, Goya o El Greco. Junto a su producción pictórica o gráfica, realizó también esculturas, tapices, murales y vidrieras, participando asimismo en otras actividades, como en la extensa filmografía realizada sobre su obra, o en el diseño de escenografías teatrales: La casa de Bernarda Alba de Federico García Lorca, dirigida en Madrid por Juan Antonio Bardem (1963); el ballet Carmen, de Antonio Gades, inspirado en la narración de Prosper Merimeé y dirigido por su hermano, el cineasta Carlos Saura, en el Théâtre de Paris (1983); la ópera Carmen de Bizet, producida por Carlos Saura y Luis García Navarro para el Staatstheater de Stuttgart (1991); la ópera Carmen, dirigida por Carlos Saura en el Festival dei Due Mondi en Spoleto (1995)... Entre su amplia labor creativa cabe destacar igualmente su aportación a la bibliofilia con numerosos libros de artista y libros ilustrados, además de su producción ensayística.

 

Obras de ~: El jardín de las cinco lunas, 1950; Pintura, 1955; Lola, 1956; Marta, 1957; Grito N.º 7, 1959; Ecce Homo, 1960; La Grande Foule, 1963; Otoño, 1972; Crucifixión, 1979; Dora Maar visitada 15-8-83, 1983; Polyptique Metamorphosis, 1984; El perro de Goya, 1985; Autodafé, 1986.

Escritos: Note Book (memoria del tiempo), Murcia, Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos, 1992; Fijeza. Ensayos, Barcelona, Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, 1999; Crónicas. Artículos, Barcelona, Galaxia Gutenberg- Círculo de Lectores, 2000; Visor. Sobre artistas (1958-1998), Barcelona, Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, 2001; Escritura como pintura. Sobre la experiencia pictórica 1950-1994, Barcelona, Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, 2004.

 

Bibl.: E. Westerdahl, J. M. Moreno Galván y J.-C. Lambert, Antonio Saura. Obra grafica, Santa Cruz de Tenerife, Colegio Oficial de Arquitectos de Canarias, 1973; VV. AA., Antonio Saura. Exposición antológica de obra en papel, Zaragoza, Sala Luzán, 1981; A. Urrutia, Saura, Perpiñán, Fondation du Château de Jau, 1982; M. Galfetti, Antonio Saura. L’Oeuvre imprimé, Ginebra, Cabinet des Estampes, 1985; P. Gimferrer, Antonio Saura, Gerona, Espais Centre d’Art Contemporani, 1987; VV. AA., Antonio Saura figura y fondo, Barcelona, Llibres del Mall, 1987; T. Llorens, Saura. Peintures 1956-1985, Ginebra, Musée Rath, 1989; J. L. Morales Y Marín, R. Ramon y A. Saura, Antonio Saura: Acumulaciones, repeticiones, tentaciones, Marbella, Museo del Grabado Español Contemporáneo, 1994; A. Castro y M. Fernández-Cid et al., Antonio Saura imaxina 1956-1996, Santiago de Compostela, Auditorio de Galicia, 1997; O. Weber-Caflisch y P. Cramer, Antonio Saura. L’oeuvre imprimé. Catalogue raisonné, Ginebra, Patrick Cramer, 2000; M. Logroño, Antonio Saura / Obra gráfica, Madrid, Casa de la Moneda, 2000-2001; N. Surlapierre, Antonio Saura. Crucifixions, Estrasburgo, Musée d’Art Moderne et Contemporain, 2002.

 

Paloma Esteban Leal