Ayuda

Juan de Padilla

Biografía

Padilla, Juan de. El Cartujano. Sevilla, 1468 – Santa María de Las Cuevas (Sevilla), 1.VIII.1520. Monje cartujo (OCart.), prior, visitador y poeta.

Juan de Padilla es conocido con el sobrenombre de el Cartujano, como es frecuente entre bastantes autores de su Orden. Su origen sevillano parece estar fuera de duda, pues así lo reflejan todas las fuentes al respecto. No obstante, es obligado indicar que la Memoria de los Religiosos del Convento de Las Cuevas, manuscrito del cual se conservan copias en las cartujas de Miraflores (Burgos) y Aula Dei (Zaragoza), supone una excepción y afirma que nació en Toledo.

Desde su juventud se inclinó al cultivo de la literatura, escribiendo varias fábulas en las que demostró su conocimiento de los clásicos. En efecto, en 1493, antes de cumplir los veinticinco años, compuso el poema El laberinto del Duque de Cádiz don Rodrigo Ponce de León, del que no se conoce actualmente ningún ejemplar, pero se sabe que constaba de 150 coplas, en las que Padilla cantaba las gestas de este personaje en la toma de Granada en 1492. Varios estudiosos han señalado que debió de inspirarse, al menos en el título, en El Laberinto o Las trescientas de Juan de Mena, el cual estaba a su vez muy marcado por el estilo de Dante, como también Padilla.

Hacia los treinta años ingresó en la Cartuja sevillana de Santa María de Las Cuevas, donde resaltó también como devoto y contemplativo. Como poeta, sus dos obras más importantes las escribió siendo monje ya: la primera es el Retablo de la vida de Christo, terminado el 24 de diciembre de 1500, víspera de la Navidad del señor. Fue impreso por primera vez en Sevilla en 1505 y tuvo varias ediciones posteriores: al menos se han contado hasta veinticinco en el siglo xvi. Compuesto en octavas, narra la vida de Jesucristo de acuerdo con los cuatro Evangelios y la presenta dividida en cuatro partes o “tablas”. La obra, que ofrece un estilo llano, castizo, sencillo y expresivo en muchas ocasiones, conoció una gran popularidad. Es evidente que recibió el influjo de la Vita Christi escrita por el también cartujo Ludolfo de Sajonia (igualmente llamado el Cartujano), que en estos años estaba alcanzando gran difusión en España y Portugal y era ya desde hacía tiempo un autor de primer orden entre los hijos de san Bruno.

En 1502-1503 se convirtió en prior de su casa de profesión, Las Cuevas de Sevilla. Fue éste el inicio de una sucesión completa de años al cargo del gobierno de diversos monasterios de la Provincia de Castilla, debido a que los monjes advertían en él notables cualidades para el oficio. Así, en 1503-1508 pasó a regir la Cartuja Aniago (Villanueva de Duero, Valladolid). En este período se le encomendó el traslado de los restos de Isabel de Portugal desde Arévalo hasta la Cartuja de Miraflores (Burgos), donde fueron colocados junto a los de Juan II. De Aniago marcharía para ocuparse del Monasterio de El Paular (Rascafría, Madrid), en 1508-1512. A continuación regresó como prior a Las Cuevas (1512-1514), pero luego hubo de asumir la dirección de su filial de Cazalla de la Sierra (Sevilla, 1514-1519). El 14 de febrero de 1518 terminó su segunda gran obra lírica, que según los críticos es la de mayor valor literario: Los doze triumphos de los doze Apóstoles, impresa en Sevilla en 1521. Es un poema alegórico dantesco, en el que describe los hechos maravillosos de los Apóstoles, dividido según los doce signos del Zodíaco y donde Cristo es el Sol. El estilo es desigual y mezcla latinismos con giros populares.

Volvió una vez más a Sevilla para ejercer un tercer priorato en su casa de profesión (1519-1520), alcanzándole entonces la muerte como consecuencia de una enfermedad. El capítulo general celebrado por la Orden en la Gran Cartuja (Grande Chartreuse) el año siguiente le concedió “monacato pleno” en toda la Orden, es decir, ciertos sufragios que reflejan el aprecio que había alcanzado por su vida de santidad. Además, durante varios años había sido visitador de la Provincia de Castilla.

Entre otras obras suyas, se ha destacado La Institución de la muy estrecha y no menos observante Orden de Cartuxa. Y de la vida del excelente doctor sant Bruno primero cartuxano, editada en 1520 y que formaría parte de la biblioteca particular de Felipe II. También se conocen, si bien sólo por referencias, otras obras espirituales, concretamente el libro Práctica de la oración y un poema titulado Vida de Nuestra Bendita Señora María Virgen emperatriz de los cielos, pero en ambos casos no se sabe por el momento en qué fechas pudo componerlos.

Las obras del Cartujano, sobre todo el Retablo y Los doce triunfos, parecen haber sido muy apreciadas en ámbitos seglares. Hay noticias de algunos ejemplares de ellas para la venta en librerías, así como en bibliotecas particulares de familias, donde precisamente las pudieron leer personajes como Teresa de Jesús e Ignacio de Loyola, quienes contactaron así con la escuela cartujana y comenzaron a valorarla, al mismo tiempo que se dejaba influir por determinados aspectos de estos libros. Por ejemplo, para el caso del fundador de los jesuitas, algunos estudiosos han apuntado posibles influjos en ciertas cuestiones relativas a la meditación de la vida de Cristo y en su devoción mariana, a la vez que en la importancia que para él adquirió la figura de san Pedro. Los valores literarios de dom Juan de Padilla le han valido en ocasiones apelativos como los de el Homero Español y el Dante Español, y su figura y su obra comenzaron a ser recuperadas para la historia de la Literatura española por Foulché-Delbosc, Fitz Maurice-Kelly y Miguel y Planas, además de los elogios que previamente habían hecho de él Amador de los Ríos y Marcelino Menéndez Pelayo. La Universidad de Florencia cuenta actualmente con un Instituto Hispánico que lleva su nombre.

 

Obras de ~: El laberinto del Duque de Cádiz don Rodrigo Ponce de León, Sevilla, 1493 (desapar.); Retablo de la vida de Christo fecho en metro por un devoto fraile de la Cartuxa, Sevilla, Imprenta de Jacobo Kromberger, 1505; La institución de la muy estrecha y no menos observante Orden de Cartuxa y de la vida del excelente doctor sant Bruno primero cartuxano, buelta de latín en romance según el verdadero original de la ystoria cartuxana, Sevilla, Imprenta de Juan Varela de Salamanca, 1520; Los doze triumphos de los doze Apóstoles fechos por el Cartuxano, profeso en Sancta María de las Cuevas en Sevilla, Sevilla, Imprenta de Juan Varela de Salamanca, 1521 [ed. y est. de E. Norti Gualdani, Firenze, Università degli Studi di Firenze-Facoltà di Magisterio-Istituto Ispanico Juan de Padilla (El Cartujano), 1975]; Práctica de la oración, s. f. (desapar.); Vida de Nuestra Bendita Señora María Virgen emperatriz de los cielos (en verso), s. f. (desapar.).

 

Bibl.: F. Tarín y Juaneda, La Real Cartuja de Miraflores (Burgos). Su historia y descripción, Burgos, Imprenta Hijos de Santiago Rodríguez, 1896; B. Cuartero Huerta, Historia de la Cartuja de Santa María de las Cuevas, de Sevilla, y su filial de Cazalla de la Sierra, Madrid, Real Academia de la Historia, 1950-1954, 2 vols. (ed. facs., Madrid, Turner Libros, 1998); J. Tarré, “El Retablo de la Vida de Cristo compuesto por el Cartujo de Sevilla”, en Archivum Historicum Societatis Jesu, XXV (1956), págs. 243-253; J. Gimeno, “Sobre el Cartujano y sus críticos”, en Hispanic Review, XXIX (enero de 1961), págs. 1-14; H. de Vries, Materia mirabile. Estudio de la composición numérico-simbólica en las dos obras contemplativas de Juan de Padilla, el Cartujano (1467?-1520), Gröningen, Universidad de Utrecht, 1972; I. M. Gómez Gómez, “Padilla, Juan de”, en Q. Aldea Vaquero, T. Marín Martínez y J. Vives Gatell (dirs.), Diccionario de Historia Eclesiástica de España, vol. III, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto Enrique Flórez, 1973, pág. 1860; I. M. Gómez Gómez, La Cartuja en España, Salzburgo-Zamora, Analecta Cartusiana-Monte Casino, 1984-1985; M.ª A. Martín Fernández, El mundo mitológico y simbólico de Juan de Padilla, “el Cartujano”. Estudio de los doce triunfos de los doce Apóstoles, Córdoba, Publicaciones del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba, 1988; L. M. Vicente García, “La astrología en ‘Los doce triunfos de los doce apóstoles’ del Cartujano”, en Revista de Literatura, LIV/107 (1992), págs. 47-73; S. Cantera Montenegro, La Cartuja de Santa María de Aniago (1441-1835). La Orden de San Bruno en Valladolid, Salzburgo, Universität Salzburg-Analecta Cartusiana, 1998, 2 vols.; Los cartujos en la religiosidad y la sociedad españolas: 1390-1563, Salzburgo, Universität Salzburg-Analecta Cartusiana, 2000, 2 vols.; J. O. Puig-Rigau, Escritores cartujos españoles, Salzburgo, Universität Salzburg-Analecta Cartusiana, 2001, 2 vols.; J. Mayo Escudero (ed.), Libro Becerro de la Cartuja Santa María de Las Cuevas, Salzburgo, Analecta Cartusiana, 2003, 2 vols. (ed. facs.); S. M. Cantera Montenegro, La Orden de la Cartuja en Andalucía en los siglos xv y xvi, Salzburgo, Universität Salzburg-Analecta Cartusiana, 2005.

 

Santiago Cantera Montenegro, OSB