Ayuda

Juan de Oviedo y de la Bandera

Biografía

Oviedo y de la Bandera, Juan de. Sevilla, 21.V.1565 – Bahía (Brasil), 1625. Ingeniero militar, arquitecto, matemático y escultor, caballero de la Orden de Montesa.

Se formó posiblemente con su padre, Juan de Oviedo y Fernández, y con el prestigioso imaginero Miguel Adán en Sevilla. Autor de los retablos de Azuaga (Badajoz, en 1588), Cazalla de la Sierra (1592) y el de la iglesia del Salvador en Sevilla, en 1601. Fue maestro mayor de construcciones y arquitectura en la provincia de León y posteriormente en Sevilla. Como arquitecto, llevó a cabo en esta última ciudad una amplia labor constructiva, realizando en la misma, los templos de la Merced, San Benito y San Leandro. A él se debe el túmulo erigido en la Catedral sevillana al rey Felipe II, elogiado por Cervantes en un inmortal soneto, y en la que colaboró el famoso imaginero Martínez Montañés.

Como ingeniero civil llevó a cabo las obras del encauzamiento del río Guadalquivir, estableciendo, para prevenir las riadas, un sistema de desagüe por husillos, y, finalmente, como ingeniero militar realizó numerosas obras de fortificación en el Sur de España, fundamentalmente las torres vigías del litoral, de las que terminó o construyó cuarenta, poniendo en “estado de defensa” toda la costa de la baja Andalucía, así como los castillos de Puerto Real, el Puntal y Matagorda. Más tarde, en 1621 visitaba la costa de Almería, informando al Consejo de Guerra de la necesidad de reparar la torre llamada de “La Garrucha”, en la citada costa.

En 1604 se encontraba en Sevilla, donde recibió instrucciones del ingeniero Tiburcio Spannochi (ingeniero mayor de las Fortificaciones de los Reinos de España), y también, a principios de siglo, fue enviado a Almería para que estudiara sus fortificaciones. Resultaba que la ciudad había desbordado el perímetro defensivo construido a finales del siglo anterior, incluso la catedral se había construido fuera del recinto. Oviedo, para solucionar el problema, realizó unas trazas, e inició las obras de unas nuevas murallas que englobaban las zonas extrarradio, e incorporaban a la vez las fortificaciones ya materializadas anteriormente.

En 1625 fue nombrado ingeniero mayor en una expedición, que al mando de Fadrique de Toledo, se organizó para la recuperación de de la plaza de Bahía, en Brasil, ocupada por una escuadra holandesa. Cuando dirigía los ataques a la citada ciudad, resultó herido de una bala de cañón que le segó completamente la pierna derecha, muriendo a las pocas horas. Era caballero del hábito de Montesa, maestro mayor de Sevilla y “familiar” de la Inquisición.

 

Obras de ~: Traza de la comunicación del Guadalquivir y el Guadalete.

 

Bibl.: Colección Aparici, Madrid, Instituto de Historia y Cultura Militar, s. f.; A. Cámara, “Las Torres del litoral en el reinado de Felipe II: Una arquitectura para la defensa del territorio”, en Espacio, Tiempo y Forma, Revista de la Facultad de Geografía e Historia, Historia del Arte (1990); A. Cámara, Fortificación y ciudad en los reinos de Felipe II, Madrid, Ministerio de Defensa, Editorial Nerea, 1998; V. Echarri Iribarren, Las murallas y la Ciudadela de Pamplona, Pamplona, Gobierno de Navarra, 2000.

 

Juan Carrillo de Albornoz y Galbeño