Ayuda

Ricardo Balaca y Orejas-Canseco

Imagen
Biografía

Balaca y Orejas-Canseco, Ricardo. Lisboa (Portugal), 31.XII.1844 – Aravaca (Madrid), 12.II.1880. Pintor.

Segundo hijo de José Balaca y hermano del también pintor Eduardo Balaca y Orejas-Canseco. Ricardo nació en Lisboa el 31 de diciembre de 1844, en el tiempo en que su padre estuvo exiliado en la capital portuguesa. Se formó con su progenitor y, tras el regreso de su familia a Madrid en 1850, cuando tuvo edad para ello, cursó los estudios oficiales de la Escuela Especial de Pintura de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Desde que tenía trece años, en 1858, su padre empezó a presentar algunos de sus dibujos y pinturas en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes, con notable repercusión y reconocimiento, entre ellos se debe destacar su Josué deteniendo el sol. Entre 1858 y 1866 participó de forma asidua en las Exposiciones de Bellas Artes, presentando cuadros de batallas de historia militar en los que desarrolla un estilo caracterizado por la búsqueda de la verdad y la verosimilitud de los tipos representados, el ardor de las luchas, sin exageraciones, una notable riqueza cromática y una sobresaliente variedad compositiva. Obtuvo menciones honoríficas de segunda clase en las exposiciones de 1858, 1860 y 1862, año este último en que presentó la Batalla de Almansa, óleo firmado y fechado en 1862, que fue adquirido para el Museo Nacional en dos mil reales y que actualmente es propiedad del Museo del Prado, depositado en el Congreso de los Diputados desde 1881. En la exposición de 1861 consiguió la mención especial, y en la de 1866 fue medalla de tercera clase. También le fueron concedidas medallas en las Exposiciones Nacionales de 1864 y 1867 y fue primer premio en la exposición regional de Cádiz de 1865, y en la de Sevilla de 1871. El Episodio de la batalla de Bailén es un óleo que figuró en la exposición de 1864, fue adquirido por el estado por cinco mil reales para el Museo Nacional, de donde pasó al Museo del Prado, y está actualmente depositado en el Ministerio de Justicia. Entre sus cuadros de historia se deben destacar Episodio de la batalla de las Navas de Tolosa, Batalla de los Castillejos en África, Carga de húsares en la guerra de África y Toma de una galeota de turcos por el pueblo de Cádiz. En 1871, en un certamen artístico abierto en Sevilla, obtuvo el primer premio por su cuadro Pedro I de Castilla empujando su caballo al Guadalquivir al serle notificada la excomunión pontificia. El estar especializado en la pintura de historia militar no le impidió realizar también obras interesantes en otros géneros pictóricos. En 1871 retrató al rey Amadeo I, cuadro que pasó a las oficinas del depósito hidrográfico. Participó, en colaboración con su hermano Eduardo, en la decoración de la desaparecida iglesia del Buen Suceso de Madrid, en cuya bóveda plasmó a los evangelistas San Juan y San Lucas. En 1875 pintó el Descanso y el Galanteo, presentados en la exposición de Platerías Martínez. Entre 1872 y 1876, durante el desarrollo de la Tercera Guerra Carlista, realizó un buen número de dibujos de escenas bélicas tomadas del natural, por encargo del ministro de la Guerra, que fueron dados a conocer en la prensa por medio de estampas que constituyen una verdadera crónica, contada día a día, que vio la luz en la Ilustración Española y Americana, en Crónica de la Guerra y en Academia. Como consecuencia de este encargo, Balaca pintó algunos cuadros al óleo que también son testimonio fiel del desarrollo de aquel conflicto, como Revista Militar, premiado con flor natural en los juegos florales de Murcia de 1876; los Navarros, donde se representa una carga de las tropas carlistas, cuadro que fue presentado en la exposición de París; La batalla de Treviño, encargada por el marqués de Miravalles, que figuró en la Exposición Nacional de 1881. Entre sus cuadros de historia hay que destacar Colón recibido por los Reyes Católicos al regreso de su primer viaje a América, lienzo que fue reproducido en los sellos emitidos por Estados Unidos en 1892, en ocasión de la conmemoración del cuarto centenario del descubrimiento de América, y El origen del escudo de la santa iglesia catedral de Cádiz, del museo de Bellas Artes de Cádiz. Otros cuadros de historia importantes son: La santa cruz sobre las aguas, depositado por el Prado en el Museo de Jaén; Jesucristo y sus discípulos, y Francisco Pizarro meditando en la conquista del Perú, que presentó a la exposición de Bayona. Al igual que su padre, fue un excelente pintor de retratos, entre los cuales se han de citar el de Teresa Vergara, conservado en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid y el del Obispo Fernández de la Biblioteca Colombina de Sevilla, el de Alfonso XII para el ministerio de Marina, fechado en 1877, un retrato ecuestre ejecutado por encargo del rey, un grupo de caballos, pintado en 1877, un Artillero, regalado al Ateneo de Madrid en 1879, y un larguísimo etcétera. Entre sus trabajos como grabador de estampas e ilustrador se han de destacar los que se publicaron de manera asidua en Crónica de la Guerra y Academia y la dirección artística de la Ilustración Española y Americana. También realizó estampas para la Ilustración Artística de Barcelona y la Ilustración Gallega y Asturiana. Por último, se ha de destacar que, al final de su vida, empezó a hacer los dibujos que sirvieron para ilustrar la edición del Quijote, impresa por Muntaner y Simón en Barcelona, obra que quedó inconclusa por su prematura muerte, acaecida en Aravaca, el 12 de febrero de 1880. Fue condecorado en vida con la Cruz de Carlos III y con la Cruz del Mérito Naval.

 

Obras de ~: Josué deteniendo el sol, 1858; Batalla de Almansa, 1862; Episodio de la batalla de Bailén, 1864; Episodio de la batalla de las Navas de Tolosa; Batalla de los Castillejos en África; Carga de húsares en la guerra de África; Toma de una galeota de turcos por el pueblo de Cádiz; Pedro I de Castilla empujando su caballo al Guadalquivir al serle notificada la excomunión pontificia, 1871; Amadeo I, 1871; San Juan y San Lucas, fresco en la bóveda de la iglesia del Buen Suceso, Madrid (desapar.); Colón recibido por los Reyes Católicos al regreso de su primer viaje a América; La santa cruz sobre las aguas; Descanso y Galanteo, 1875; Revista Militar, 1876; La batalla de Treviño; El origen del escudo de la santa iglesia catedral de Cádiz; Jesucristo y sus discípulos; Francisco Pizarro meditando en la conquista del Perú; Teresa Vergara; Obispo Fernández; Alfonso XII, 1877; Grupo de caballos, 1877; Artillero, 1879.

Ilustraciones: La Tercera Guerra Carlista, publicadas en la Ilustración Española y Americana, 1872-1876; Crónica de la Guerra, Academia, dirección artística de la Ilustración Española y Americana; Ilustración Artística de Barcelona; Ilustración Gallega y Asturiana; el Quijote, ed. Muntaner Simón, Barcelona.

 

Bibl.: M. Ossorio y Bernard, Galería biográfica de artistas españoles del siglo xix, Madrid, Moreno y Rojas, 1883-1884 (ed. facs., Madrid, Giner, 1975), pág. 63-66; E. Pardo Canalís, “Ricardo Balaca en el Museo Lázaro”, en Goya, n.º 91 (1969), pág. 55; B. de Pantorba, Historia y crítica de las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes celebradas en España, Madrid, Jesús Ramón García-Rama, 1980; A. M. Arias de Cossío, “Dos retratos inéditos de Ricardo Balaca”, en Boletín de Bellas Artes. Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría n.º XI (1983), págs. 99-105; V. Tovar Martín (dir.), Inventario artístico de Madrid capital, t. I, Madrid, 1983, pág. 213; C. Reyero, “Los temas históricos en la pintura española del siglo XIX”, en La pintura de Historia del siglo XIX en España, catálogo de exposición, Madrid, 1992, pág. 61; VV. AA., Museo del Prado. Inventario General de Pinturas. III. Nuevas Adquisiciones. Museo Iconográfico. Tapices, Madrid, Espasa Calpe, 1996, págs. 29 y 43; C. Reyero y M. Freixa, Pintura y escultura en España, 1800-1910, Madrid, Cátedra, 1999, págs. 152 y 478; M. Orihuela y E. Cenalmor, “El Prado disperso. Obras depositadas en Almería y Jaén”, en Boletín del Museo del Prado, n.º 41 (2005), pág. 136.

 

Herbert González Zymla