Ayuda

Eduardo Balaca y Orejas-Canseco

Biografía

Balaca y Orejas-Canseco, Eduardo. Madrid, 1840 – 1914. Pintor y profesor de Bellas Artes.

Nacido en el seno de una familia de artistas, era hijo de José Balaca y Carrión y hermano de Ricardo, todos ellos pintores. Se formó con su padre hasta ser admitido en la Escuela Especial de Pintura de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Asiduo participante en las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes, desde 1858 hasta 1895, obtuvo mención honorífica ordinaria en 1864 y mención honorífica de segunda clase en la de 1867. A su etapa de formación corresponden los siguientes cuadros: retrato de Ricardo Balaca, su hermano, Una vendedora de castañas y Episodio de la vida de Santa Teresa de Jesús. En la exposición del Fomento de las Artes, de 1871, presentó los retratos Un caballero de la Orden de San Juan, Una niña y el de su padre. En la Exposición Nacional de 1876 mostró Una cabeza de estudio. En la provincial de Valladolid ganó el diploma de premio de primera clase.

En 1867 fue elegido a suertes, entre diez de los más importantes pintores de Madrid, para viajar a Sevilla y pintar un retrato de la entonces infanta Doña María de las Mercedes, lienzo actualmente en el Museo Municipal de Madrid. El éxito alcanzado con el cuadro le convirtió, a la subida al trono de aquélla como esposa de Alfonso XII, en retratista oficial de la Corte, lo que motivó sucesivos encargos regios y numerosos retratos con la efigie del Rey, uno de los cuales, firmado y fechado en 1877, se conserva hoy en el Ministerio de Hacienda. Otro se presentó en la Exposición Nacional de 1878 y obtuvo mención, y se tiene noticia de otro, de cuerpo entero, que pintó por orden expresa del Rey para enviárselo al patriarca de las Indias.

También retrato a distintos miembros de la Corte, altos funcionarios y ministros, como su Gentilhombre de Su Majestad, óleo presente en la exposición de Bayona de 1864, de quien se ignora la verdadera identidad.

Entre sus retratos deben destacarse los siguientes: José Avrial y Flores (1888), Álvaro Gómez Becerra, Laureano Figueroa y Ballester y Joaquín de Ezpeleta y Enrile —que lo pintó para el Senado—, así como las efigies de muchos de los más importantes intelectuales de su tiempo, como el músico Miguel Marqués, y de miembros de la alta burguesía madrileña y de la nobleza que vivía en torno a la Corte, entre quienes destacan El conde de Mirasol y Carlos Íñigo.

Hombre de vida familiar intimista, retrató a distintas edades a los diversos miembros de su familia, cuadros que, en su mayor parte, se conservan en manos de sus descendientes y en diversas colecciones particulares.

Dentro de su extensa producción hay que destacar su activa participación en la decoración del Ateneo de Madrid, para el que ejecutó la alegoría de La Filosofía y el retrato de Antonio Benavides, miembro que fue de aquella institución.

Se conocen algunas pinturas de asunto religioso, claramente inspiradas en la pintura del Siglo de Oro, como Los Evangelistas Marcos y Mateo, en colaboración con su hermano Ricardo, que se pintaron al fresco para la desaparecida cúpula de la iglesia del Buen Suceso en Madrid y que se conocen sólo por fotografías antiguas y por los dibujos preparatorios.

También ejecutó al óleo copias de cuadros que retrataban a personajes importantes de la historia española para que figurasen en el malogrado Museo Iconográfico, como su Miguel de Cervantes Saavedra, el Conde de Campomanes y una Santa Teresa de Jesús recibiendo la inspiración del Espíritu Santo. Suprimido dicho museo, los cuadros pasaron al Prado y se hallan hoy depositados en el Instituto de España y en la Real Academia de la Historia.

Balaca fue profesor de la Escuela de Artes y Oficios de Madrid, lo que le obligó a simultanear las cargas docentes con su variada y rica producción. En reconocimiento a su trayectoria fue nombrado caballero de la Real Orden de Carlos III y condecorado con la medalla del Mérito Nacional con distintivo blanco.

 

Obras de ~: retrato de Ricardo Balaca; Una vendedora de castañas; Episodio de la vida de Santa Teresa de Jesús; Un caballero de la Orden de San Juan, 1871; Una niña, 1871; Una cabeza de estudio, 1876; Doña María de las Mercedes, 1871; Gentilhombre de Su Majestad, 1864; José Avrial y Flores, 1888; Álvaro Gómez Becerra; Laureano Figueroa y Ballester; Joaquín de Ezpeleta y Enrile; Miguel Marqués; El conde de Mirasol; Carlos Íñigo; La Filosofía, fresco en el Ateneo, Madrid; Antonio Benavides; Los Evangelistas Marcos y Mateo (desaparecidos), cúpula de la iglesia del Buen Suceso, Madrid; Miguel de Cervantes Saavedra; Conde de Campomanes; Santa Teresa de Jesús.

 

Bibl.: M. Ossorio y Bernard, Galería biográfica de artistas españoles del siglo XIX, Madrid, Moreno y Rojas, 1883-1884 (ed. facs., Madrid, Giner, 1975), pág. 63; B. de Pantorba, Historia y crítica de las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes celebradas en España, Madrid, Jesús Ramón García-Rama, 1980, pág. 372; A. Espinós et al., “El Prado disperso. Cuadros depositados en Madrid II”, en Boletín del Museo del Prado, t. I, n.º 2 (1980); H. González Zymla, L. M. de Frutos Sastre y A. E. Pérez Sánchez, Catálogo de pinturas de la Real Academia de la Historia, Madrid, Real Academia de la Historia, 2003, págs. 41-43 y 267.

 

Herbert González Zymla