Ayuda

José Ortega Munilla

Biografía

Ortega Munilla, José. Cárdenas (Cuba), 26.X.1856 – Madrid, 30.XII.1922. Periodista, crítico literario, novelista y dramaturgo.

Se le conoce como el padre del filósofo José Ortega y Gasset y, sin embargo, es una de las figuras claves del siglo xix y de comienzos del xx. Fue director del periódico más importante de su tiempo, El Imparcial, y su amplia contribución a la narrativa realista resulta digna de nota, pues contribuyó a afincar la vertiente naturalista en España. Puede decirse que encarnó al tipo naciente del intelectual. La literatura y el periodismo se mezclaron a lo largo de su vida con la política.

Sus padres, José Ortega Zapata, oriundo de Valladolid, y María del Pilar Munilla Urquiza, extremeña, vivían en Cuba, donde el esposo desempeñaba un alto cargo en la administración colonial española. Al poco de nacer el hijo, se trasladaron a Madrid, la que fue a partir de entonces su residencia. Tras unos años de estudio en los Seminarios de Cuenca y de Gerona, abandonó este último cuando estalló la Revolución de 1868. Tan significativo año marcó su futura trayectoria personal, como había influido en la familia de su futura mujer, María Dolores Gasset y Chinchilla.

Se casaron en junio de 1881, y tuvieron cuatro hijos, uno de los cuales fue el famoso filósofo. Su suegro, Eduardo Gasset y Artime, fundador del diario El Imparcial, ejerció sobre él una notable influencia.

Su suegro y sus cuñados estaban muy metidos en la política gallega, desde Padrón y Noia hasta Vigo, y por su ejemplo el joven periodista se lanzó a la política.

El patriarca del clan, Eduardo Gasset, era gallego y fue, entre muchísimas otras cosas, diputado liberal por Padrón, cargo que ostentó en 1899 el propio Ortega Munilla. Mas, por encima de político, Ortega Munilla era periodista. El Imparcial había sido fundado en 1867, coyuntura muy favorable para un diario de orientación liberal; por ello, se convirtió enseguida en el de mayor circulación e influencia. Munillaentró en el periódico a trabajar en las páginas culturales a principios de la década de 1880, tras pasar unos años estudiando Leyes. A los veintiocho años ya dirigía la hoja literaria, titulada Los Lunes de El Imparcial.

Esta publicación se convirtió en la plataforma más importante de su tiempo para lanzar a un autor. Salir bien reseñado en Los Lunes suponía el espaldarazo definitivo para un autor; la correspondencia de los escritores de la época está llena de peticiones. El único al que Munilla tenía abiertas las páginas, y así se lo dijo en muchas ocasiones, fue a Benito Pérez Galdós.

Ortega Munilla mantuvo muchas amistades con los grandes escritores de su tiempo, particularmente con el mencionado Galdós. Sus novelas, todas ellas de calidad e imbuidas de un espíritu liberal, fueron muy bien recibidas, aunque su naturalismo, quizás un tanto exagerado, como en un caso paralelo, el de Jacinto Octavio Picón, le restó popularidad y un éxito definitivo. También, como en el caso de Picón, secretario durante muchos años de la Real Academia, la alta posición que desempeñó le impidió que fuese considerado como se merecía. Sin embargo, su firma no podía faltar en las publicaciones progresistas, como La Diana (1882-1884), revista que, dirigida por Manuel Reina —con quien le unían afinidades políticas liberales—, publicó la mejor literatura extranjera en traducción de su época, desde Baudelaire hasta Goethe, Schiller o Heine.

Ortega Munilla fue elegido miembro de la Real Academia Española en 1902, en la que ingresó pronunciando un discurso sobre Ramón de Campoamor.

Se puede decir que con este acto coronaba su actuación como escritor del siglo xix y su defensa de la literatura realista. A partir de entonces, se dedicó a ejercer puestos administrativos y a publicar una enorme cantidad de libros, novelas, ensayos, teatro y literatura para jóvenes. Quizás su última contribución a la cultura española fue la de promocionar a los grandes escritores modernistas, la llamada Generación del 98, desde Azorín a Ramón María del Valle-Inclán.

 

Obras de ~: Lucio Tréllez, Madrid, A. Flórez y Cía., 1879; La cigarra, Imprenta de A. Flórez y Cía., 1879; Sor Lucila, Madrid, Alfredo de Carlos Hierro, 1880; El salterio: cuentos y apuntes, Sevilla, Francisco Álvarez, 1881; El Fauno y la Dríada, Sevilla, Francisco Álvarez y Cía., 1882; Panza-al-trote, Madrid, Tipografía El Correo, 1883; Pruebas de imprenta: cuentos y artículos, Madrid, La Guirnalda, 1883; Los Lunes del Imparcial (crónicas), Madrid, M. Tello, 1884; Cleopatra Pérez, Madrid, V. H. de Sanz Calleja, 1884; Orgía de hambre, Madrid, El Cosmos Editorial, 1884; Idilio lúgubre, Barcelona, Daniel Cortezo, 1887; Viñetas del Sardinero: relaciones, Madrid, Imprenta de Álvarez, 1887; Mares y montañas, Madrid, Fontanet, 1887; Viajes de un cronista, Madrid, Rubiños, 1892; La viva y la muerta, Madrid, La España Editorial, 1895; Floria del Lago: novelita, Madrid, Prensa Gráfica, 1901; Discursos leídos ante la Real Academia Española en la recepción pública del Sr. D. José Ortega Munilla, contestación del Excmo. Sr. D. Juan Valera, Madrid, Imprenta Sucesores de Rivadeneyra, 1902; El Paño pardo: crónica de un villorrio en 1890, Madrid, Imprenta Helénica, 1914; Estrazilla, Madrid, Juan Pueyo 1917; Don Juan Solo, Madrid, V. H. de Sanz Calleja, 1918; La señorita de Cisniega, Barcelona, La Académica, 1918; La gata embotellada, Madrid, Imprenta de Alrededor del Mundo, 1918; Calandria, Madrid, La Novela Corta, 1919; Milagritos, Madrid, La Novela Corta, 1919; El mundo marcha, Madrid, Los Contemporáneos, 1919; Relaciones contemporáneas, novelas breves, Madrid- Barcelona, Calpe, 1919; Salmos españoles, Madrid, Juan Pueyo, 1920; Los tres sorianitos, Burgos, Casa Hijos de Santiago, 1921; La niña de México, Madrid, Prensa Gráfica, 1921; De Madrid al Chaco: un viaje a las tierras del plata, Madrid, Biblioteca Patria, 1922; Giordano o El cuento de los cinco perros, Madrid, Sucesores de Rivadeneyra, 1922; Chispas del yunque [publicadas en el diario ABC desde el 7 de octubre de 1920 hasta el 16 de setiembre de 1922], Madrid, Prensa Española, 1923; Lecturas infantiles, Barcelona, Ramón Sopena, 1935; La voz de los niños, Barcelona, Ramón Sopena, 1939.

 

Bibl.: F. González Díaz, Un canario en Cuba, La Habana, Imprenta La Prueba, 1916; R. A. Schmidt, Ortega Munilla y sus novelas, Madrid, Revista de Occidente, 1973; C. Caffarel Serra, La labor periodística de José Ortega Munilla, Madrid, Universidad Complutense, 1989; A. Zamora Vicente, Historia de la Real Academia Española, Madrid, Espasa Calpe, 1999.

 

Germán Gullón Palacio