Ayuda

Bartolomé Cairasco de Figueroa

Biografía

Cairasco de Figueroa, Bartolomé. Las Palmas de Gran Canaria (Las Palmas), 8.X.1538 – 12.X.1610. Poeta, músico, dramaturgo y prior catedralicio.

Bartolomé Cairasco de Figueroa es uno de los más altos representantes de la poesía insular de los Siglos de Oro. Aunque, como dice Valbuena Prat, Cairasco “no compone una obra de tema canario, como Viana”, puede rastrearse su idiosincrasia regionalista en obras de asunto diferente, como, por ejemplo, en su versión de La Jerusalén libertada, donde introduce el episodio autóctono de la montaña de Doramas en el canto V.

Doramas, caudillo aborigen, símbolo de la isla, es también quien en La Comedia del Rescebimiento (representada el 8 de mayo de 1582), pronuncia con el auxilio de la Sabiduría el discurso de bienvenida al nuevo obispo, Rueda, tras disculparse por “su lengua ruda”.

Como segundón que era de una familia de origen italiano afincada en Canarias, estaba marcada desde su nacimiento su dedicación eclesiástica. Comienza sus estudios en Sevilla, uno de los destinos más reputados para la formación en “las buenas letras”, donde quizá se impregnó del magisterio herreriano, aunque la obtención de una canonjía le lleva de vuelta al archipiélago sin finalizarlos. Merced a una licencia del cabildo, prosigue sus estudios en Coimbra desde 1555. No obstante, no logra el título de bachiller, distraído en aficiones poco o nada académicas, según algunos. Tras su regreso a Gran Canaria, se ordena sacerdote en Agaete en 1559. Los años siguientes transcurren en Castilla, aunque casi con toda seguridad viajó también a Italia desde 1561, año de su nombramiento como beneficiado de la catedral, hasta quizá 1569. Más tarde será señalado como secretario del cabildo (1572), contador mayor de la misma institución (1593) y prior catedralicio (1605), si bien no obtendrá el cargo pretendido de cronista real, para cuya consecución quizá trató de hacer méritos con la redacción de su Esdrujúlea.

Cairasco se involucró en el destino de su tierra sobre todo a partir de su asentamiento definitivo en ella: Desde la década de 1580 instaura en la huerta de su casa de la calle de San Francisco una tertulia, el más importante cenáculo de la cultura literaria áurea de todo el archipiélago, con asistencia de amigos, familiares y forasteros (entre los que se encuentran a Leonardo Torriani, Viana, Juan de la Cueva, etc.); asimismo, y de manera muy particular, en los sucesos que reseña Viera y Clavijo: “En la invasión de Francisco Drake en Canaria, año de 1595, y en la de los holandeses de Pedro Van der Doez, en 1598, hizo don Bartolomé Cayrasco un papel de importancia; sobre todo en la última, en que fue nombrado por diputado de la isla para parlamentar con el enemigo, dueño de la ciudad, cuyo caudillo se alojaba en la propia casa del canónigo [...]”.

Que Cairasco no es ni el inventor de los esdrújulos ni el pionero en su introducción en las letras españolas, como se venía sosteniendo, es hecho probado hace tiempo. Según piensa Brito, este afán “pudo haber comenzado como una exhibición [...] a la orden de un virtuosismo lúdico, se convierte luego en una convicción poética con ribetes teóricos y más tarde, con el paso de los años, en un atributo de histórica exclusividad, colindante con la excentricidad y con la arrogancia estéril”. Sin embargo, si se exceptúa el precedente de Montemayor, nadie ha empleado antes de manera consciente y sistemática el verso esdrújulo como Cairasco. Ahí, como dice Sánchez Robayna, radica la máxima aportación del canario a la evolución del lenguaje poético de finales de siglo, que contribuye a “agudizar la conciencia del cultismo que el esdrújulo es con frecuencia y acelerar, de este modo, la revolución del Barroco gongorino, fundado en buena parte, como es de sobra sabido, en el cultismo léxico”.

En cuanto a su obra magna, el Templo militante, es un enorme calendario en verso en que a la vida del santo recordada cada día antecede una poesía alegórica referente a una virtud por él representada. De enormes dimensiones (más de quince mil octavas), resulta muy desigual.

 

Obras de ~: Comedia que se hizo al obispo don Cristóbal Vela, 1576; La comedia del rescebimiento, 1582; Jerusalén libertada, trad., c. 1600 (ed. de A. Cioranescu, Tenerife, Aula de Cultura, 1967); Templo militante, triumphos de virtudes festiuidades y vidas de Santos [...] compuesto por Bartolome Cayrasco de Figueroa; primera y segunda parte, Valladolid, Luys Sanchez, 1602 y 1603 (Lisboa, Pedro Crasbeeck, 1613 y 1615 [1612]); Esdrujúlea de varios elogios y canciones en alabanza de divinos sujetos, c. 1605 (inéd.); Tercera parte del Templo militante, festiuidades y vidas de santos, declaracion y triunfos de sus virtudes y partes que en ellos resplandecieron compuesta por don Bartolome Cayrasco de Figueroa [...], Madrid, Luis Sánchez, 1609; Templo militante flos sanctorum y triumphos de sus virtudes [...] por Don Bartolome Cayrasco de Figueroa [...]; quarta parte [...], Lisboa, Pedro Crasbeeck, 1614 y 1615; Tercera parte del Templo militante, Flossantorum y triumpho de sus virtudes [...] por don Bartolome Cayrasco de Figueroa [...], Lisboa, Pedro Crasbeeck, 1618; Antología de Definiciones poéticas, morales y cristianas de L. de Igartuburu en A. de Castro, Poetas líricos de los SS. XVI y XVII, t. II, Madrid, Ediciones Atlas, 1951 (Biblioteca de autores españoles, n.º 32), págs. 449 y ss.; Antología poética. Bartolomé Cairasco de Figueroa, ed. de A. Cioranescu, Santa Cruz de Tenerife, Editorial Interinsular Canaria, 1984; Cairasco de Figueroa. Antología poética, ed. de Á. Sánchez, Santa Cruz de Tenerife, Viceconsejería de Cultura y Deportes, 1989 (Serie: Biblioteca básica canaria, n.º 4); Poesías líricas y eróticas atribuibles a Bartolomé Cairasco de Figueroa, ed. de A. Cioranescu, La Laguna, Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife, 1995.

 

Bibl.: A. Valbuena Prat, Historia de la poesía Canaria, t. I, Publicaciones del Seminario de Estudios Hispánicos, Barcelona, Universidad, 1937; A. Cioranescu, “Cairasco de Figueroa. Su vida. Su familia. Sus amigos”, en Anuario de Estudios Atlánticos, n.º 3 (1957), págs. 275-386; A. Millares Carlo y M. Hernández Suárez, BioBibliografía consultada de escritores canarios (siglos XVI, XVII y XVIII), t. II, Gran Canaria, Cabildo Insular, 1977; A. Sánchez, “Introducción” a su ed. de Cairasco de Figueroa. Antología Poética, op. cit.; A. Sánchez Robayna, Poetas canarios de los siglos de Oro, Instituto de Estudios Canarios, 1990; J. M. Micó, “Cairasco de Figueroa, ‘maestro’ de Góngora”, en La fragua de las Soledades, Barcelona, Sirmio, 1990; A. Sánchez Robayna, Estudios sobre Cairasco de Figueroa, La Laguna, Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife, 1992 (col. Biblioteca de Filología Canaria, n.º 1); C. Brito Díaz, “Perspectiva de un poeta en perspectiva: Cairasco de Figueroa”, en Insula: Revista de letras y ciencias humanas, n.º 564 (1993), págs. 4-5; VV. AA., Gran Enciclopedia Canaria, Ediciones Canarias, 1995, págs. 708- 709; B. Castro Morales, “Piratas y corsarios en la poesía de la coordenada atlántica: Juan de Castellanos, Bartolomé Cairasco de Figueroa y Silvestre de Balboa”, en Espejo de paciencia: revista de literatura y arte, n.º 0 (1995), págs. 17-28; A. Alatorre, “Cairasco de Figueroa y los primeros tiempos del verso esdrújulo”, en Anuario de Letras, vol. 35 (1997), págs. 9-36; C. Brito Díaz, “El teatro de los siglos de oro en Canarias: José de Anchieta y Cairasco de Figueroa”, en F. Pedraza Jiménez y R. González Cañal (coords.), El teatro en tiempos de Felipe II: Actas de las XXI Jornadas de teatro clásico, Almagro, 7, 8 y 9 de julio de 1998, Almagro, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 1999, págs. 99-118; C. Brito Díaz, El “Libro del mundo” en la poesía de los siglos de oro en Canarias, La Laguna, Tenerife, Instituto de Estudios Canarios, 2000; “‘Y así será vencida la victoria Cairasco de Figueroa en el Gozne de Dos siglos (1599)”, en A. de Béthencourt Massieu (coord.), IV Centenario del ataque de Van der Does a las Palmas de Gran Canaria (1999): Coloquio Internacional “Canarias y el Atlántico, 1580-1648”, Las Palmas de Gran Canaria, Ediciones del Cabildo de Gran Canaria, 2001, págs. 821-840; “Luz Meridional: Cairasco de Figueroa y la escuela andaluza”, en Dicenda: Cuadernos de filología hispánica, n.º 19 (2001), págs. 47-64; G. Santana Henríquez, “El teatro religioso y humanista en el siglo XVI: la figura de Cairasco de Figueroa”, en J. M.ª Nieto Ibáñez (ed.), Humanismo y tradición clásica en España y América, León, Universidad, 2002, págs. 87-100; E. Padorno y G. Santana Henríquez (eds.), Bartolomé Cairasco de Figueroa y los albores de la literatura canaria, Gran Canaria, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, 2003; E. Tabares Plasencia, “Notas acerca de Doramas en la Comedia del recebimiento de Bartolomé de Cairasco de Figueroa: la interpretación figural”, en C. Díaz Alayón y M. Morera Pérez (coords.), Homenaje a Francisco Navarro Artiles, Academia Canaria de la Lengua - Cabildo Insular de Fuerteventura, 2004, págs. 475-488.

 

Ernesto Lucero Sánchez