Ayuda

Manuel Muñoz Martínez

Biografía

Muñoz Martínez, Manuel. Chiclana (Cádiz), 1888 – Madrid, 1.XII.1942. Militar, diputado, gobernador civil interino, director general de Seguridad.

Militar de profesión, se formó en la Academia de Infantería, de la que salió como segundo teniente y fue destinado al Regimiento de Pavía de guarnición en Cádiz, donde ascendió a teniente. En 1912 fue destinado como capitán al Regimiento de Ceuta. En ese año fue herido en una operación, por lo que fue repatriado y destinado otra vez al Regimiento de Pavía, del que salió para Madrid, con la finalidad de realizar unos cursillos de ametralladoras. Estos ejercicios, realizados una vez iniciada la Primera Guerra Mundial, los presenció el propio rey Alfonso XIII, quien indicó al ministro de la Guerra que incluyera a Muñoz Martínez en una comisión militar agregada al ejército francés que iba a permanecer en el país vecino durante la conflagración europea. Terminada la guerra, fue destinado al Regimiento de Cádiz, donde ascendió al grado de comandante en 1926.

En la órbita del republicanismo ideológico, tomó parte en la conspiración de Valencia de junio de 1926 y en la conspiración protagonizada en Cádiz por el general Goded en 1929. Seguidamente fue dejado en la situación de disponible, en la que permaneció hasta el advenimiento de la República. En el nuevo régimen, se acogió a la “Ley de Azaña”, y le fue concedido el retiro con la categoría que tenía de comandante.

Paralelamente, Muñoz militó en la masonería, en la que llegó a alcanzar el máximo grado, el 33. Se inició en marzo de 1926 en la logia “Hermano Vigor” de Cádiz, y adoptó como nombre simbólico el de “Yo”. Fue exaltado al grado 2.º el 2 de mayo de 1926, y al grado 3.º fue exaltado el 21 de febrero de 1930. Una vez instaurada la República, fue elegido vocal suplente de la comisión permanente del Gran Oriente Español (GOE) en la X Asamblea Nacional Simbólica, celebrada en Madrid en julio de 1931. Continuó formando parte del Consejo Supremo del GOE tras la XI Asamblea, en octubre-noviembre de 1932, y presidió la mesa encargada de dirigir los trabajos de la Gran Asamblea anual de la Gran Logia Regional del Mediodía de España, en diciembre del mismo año. Fue venerable maestro de “Hermano Vigor” en 1933, 1935 y 1936. En 1933 era uno de los veinticuatro miembros del Supremo Consejo del Grado 33. Apenas seis meses después de iniciada la Guerra Civil, Muñoz, ya director general de Seguridad e instalado en Valencia junto con otros miembros de la Administración republicana, se afilió a la Logia Accidental n.º 1, cuya tenida preparatoria de constitución se celebró el 15 de enero de 1937.

Desde el punto de vista de la actividad política, en los meses finales de la Monarquía trabajó para la formación del Partido Republicano Autónomo (PRA) en Cádiz. Una vez proclamada la Segunda República, contribuyó a la constitución del Partido Republicano Radical-Socialista gaditano. Concurrió dentro de la candidatura republicano-socialista de Cádiz a las elecciones generales a Cortes Constituyentes de la República, celebradas el 28 de junio de 1931. Muñoz fue el séptimo candidato más respaldado en su circunscripción, con 49.359 votos, y fue elegido diputado. Más tarde, con ocasión de la escisión del partido a escala nacional, Muñoz Martínez se marchó al Partido Radical Socialista Autónomo, para integrarse seguidamente, en octubre de 1933, en el Partido Republicano Radical Socialista Independiente (PRRSI), de cuyo comité provincial gaditano fue elegido presidente.

En las elecciones de noviembre de 1933, Muñoz volvió a integrarse en la candidatura republicana auspiciada por la coalición gobernante. Estos comicios, en los que el Frente de Derechas logró ocho de los diez escaños en juego en la circunscripción gaditana, Muñoz obtuvo uno de los dos reservados a la minoría. En abril de 1934 fue elegido vocal del Consejo Nacional de Izquierda Republicana en su asamblea constitutiva. En las elecciones generales del 16 de febrero de 1936, volvió a ser elegido diputado por Cádiz, como miembro de Izquierda Republicana dentro del Frente Popular, siendo el candidato con mayor respaldo, con 98.437 sufragios.

Una vez iniciada la Guerra Civil, fue nombrado, el 30 de julio de 1936, director general de Seguridad. En la tarde del 6 de noviembre de 1936 salió de Madrid con destino a Valencia, junto con el ministro de la Gobernación, Ángel Galarza. Continuó desempeñando el cargo de director general hasta el 30 de diciembre de 1936, en que cesó. En el Diario Oficial del Ministerio de la Guerra del 31 de diciembre de 1936 figura el ascenso de Muñoz Martínez a teniente coronel firmado por Largo Caballero.

En 1939, tras la caída del frente de Cataluña, se exilió en Francia, donde consiguió el estatuto de refugiado político. En junio de 1940, ante la ocupación de París por los nazis, Muñoz se refugió en el castillo de Tréouguy, en Pont l’Abbé (Finisterre), donde fue arrestado por la policía militar alemana, a petición de la policía española, el 14 de octubre de 1940. Fue trasladado por la propia Gestapo a la prisión de la Santé de París, donde estuvo casi un año. Fue sometido a juicio en enero de 1942, y la Corte de Apelación de París concedió su extradición, ratificada por Pétain en abril de 1942. Muñoz fue entregado por la policía alemana a la española el 26 de agosto de 1942. Dos días después prestó declaración en la Brigada Político Social de Madrid. Fue encarcelado en septiembre en la prisión de hombres de Conde de Peñalver de la capital. Tras ser sometido a Consejo de Guerra, Muñoz Martínez fue fusilado en el cementerio del Este de Madrid el 1 de diciembre de 1942.

 

Fuentes y bibl.: Archivo Histórico Nacional, Fondos Contemporáneos. Ministerio del Interior. Expedientes Policiales, leg. H 622; Archivo General de la Guerra Civil (Salamanca), Masonería, exp. per. Manuel Muñoz Martínez; Archivo del Tribunal Militar Territorial 1.º (Madrid) , legajo 5959, causa 114.328; Archives de la Préfecture de Police de Paris, exp. 66186, bª 2020.

F. Sígler Silvera, “Muñoz Martínez. Dirigente de IR del exilio a la extradición”, en Política. Revista Republicana (Madrid), n.os 35-36 (noviembre-diciembre de 1999), pág. V (Suplemento ‘Cuadernos Republicanos’); “Exilio y masonería. El caso de Muñoz Martínez”, en La masonería española en el 2000, vol. I, Zaragoza, Gobierno de Aragón, Centro de Estudios Históricos de la Masonería Española, 2001, págs. 363-370.

 

Fernando Sígler Silvera