Ayuda

Luis Ripoll López

Biografía

Ripoll López, Luis. Cartagena (Murcia), 29 VI.1908 – El Jarama (Madrid), 12.II.1937. Militar, teniente de Ingenieros.

Era hijo de Dª. Concepción López Martínez y de D. Antonio Ripoll Sauvalle, capitán de Infantería, laureado en la Guerra de Marruecos, conocido como el de la mano de plata, pues perdió su mano y antebrazo izquierdo en Filipinas.

Ingresó en la Academia de Ingenieros de Guadalajara el 20 de septiembre de 1925, saliendo como teniente de Ingenieros de la Academia de Artillería e Ingenieros de Segovia, el 15 de julio de 1932. Con la llegada de la II República, la política militar del momento llevó a la supresión, en 1931, de la Academia General. Por su parte, la Academia Especial de Ingenieros se fusionaba con la de Artillería con el nombre de Academia de Artillería e Ingenieros, estableciéndose en Segovia.

Su primer destino fue el Grupo Mixto de Zapadores y Telégrafos núm. 2, al que no se incorporó por haber sido destinado a la Agrupación de Radiotelegrafía y Automovilismo de África, en diciembre del mismo año de 1932.

En 1936 al inicio de la Guerra Civil, se encontraba destinado en el Batallón de Transmisiones de Marruecos y, al producirse la sublevación, se adhería al bando “nacional”. A petición propia pasaba agregado a la 1ª Bandera de la Legión (Boletín Oficial del Estado: núm. 101, de 29 de enero de 1937), con la que desembarcaba en Algeciras el 5 de agosto, formando parte de una de las columnas con destino a la toma de Madrid.

En la noche del 6 al 7 de agosto, en Almendralejo, con objeto de hacer frente a las fuerzas “nacionales”, un número indeterminado de milicianos, alrededor de cincuenta, decidieron subir a la torre campanario de la iglesia de la Purificación. Este grupo se hizo fuerte en la citada torre pertrechados con municiones y alimentos.

La columna Asensio llegaba a las inmediaciones de Almendralejo el día 7 de agosto y el día 9, la 2ª Compañía (en la que iba Ripoll). Esta compañía quedaba encargada del cerco a la iglesia de La Purificación, desde la que se realizaba una fuerte resistencia por el enemigo, que, situado en la torre, en los tejados y en el coro, efectuaba un fuego letal. El teniente Ripoll, después de un primer intento fallido, acompañado por varios legionarios de su Compañía, franqueó nuevamente, a pecho descubierto, la plaza de la iglesia, batida por el fuego enemigo, siendo herido en el empeine. Una vez había penetrado en el interior de la iglesia y pese a sufrir los efectos de las granadas que le lanzaban y del fuego de fusilería, consiguió llegar a la puerta que accedía a la torre y colocar una mina, teniendo que repeler el fuego que le hacían desde el interior de la escalera, a pesar de estar herido en la cara.

La explosión arrancaba la parte inferior de la escalera de caracol consiguiendo impedir la salida del enemigo y todo medio de aprovisionamiento de víveres y municiones almacenados en la nave de la iglesia. A pesar de la tenaz ofensiva, continuó la resistencia de los milicianos hasta su rendición el día 15 de agosto.

Posteriormente, y a lo largo de la campaña, realizaba también numerosos trabajos técnicos como la construcción de puentes de circunstancias entre Lora del Río y Alcolea, con objeto de dar paso a su unidad, ya que los puentes habían sido volados.

Siguiendo con el avance hacia Madrid, el teniente Ripoll llegaba con su compañía el día 28 de septiembre de 1936 a Toledo. Ese día en los combates de la Puerta del Cambrón, defendida tenazmente por el enemigo, era herido gravemente al recibir un disparo en la ingle, siendo evacuado al hospital de Torrijos, posteriormente al de Talavera, más tarde, a Sevilla, y finalmente al hospital militar de Ceuta donde quedaría ingresado hasta el mes de febrero del año 1937. A pesar de no estar lo suficientemente curado, solicitó en varias ocasiones el alta, incorporándose finalmente a su unidad a primeros de febrero de 1937 en la localidad de Fuenlabrada, siguiendo las operaciones de cerco a Madrid.

En el marco de la batalla del Jarama, el día 12 de febrero 1937, cuando con su unidad rechazaba fuertes ataques del enemigo, sufriendo, además, el bombardeo de la artillería enemiga, recibió tan graves heridas que fallecería poco después al ser trasladado.

En 1941 su madre solicitó la dispensa de los plazos necesarios (tres meses) para la instrucción del expediente de juicio contradictorio por si las acciones realizadas por el teniente Ripoll durante la campaña fueran merecedoras de la laureada, iniciándose el expediente de juicio contradictorio para la concesión de la Cruz Laureada de San Fernando, el día 22 de julio de 1942, que finalizaba el día 12 de agosto de 1943: “Por Orden de 28 de Febrero de 1945 (Diario Oficial núm. 48), se concede la Cruz Laureada de San Fernando Individual por la acción desarrollada en la toma de la Iglesia de Almendralejo el día 11 de agosto de 1936 siendo el único miembro perteneciente al Arma de Ingenieros que prestó sus servicios en La Legión”.

 

Fuentes y bibl.: Archivo General Militar (Segovia), Exps. personales.

J. López Muiños, Algunos aspectos de la Ingeniería Militar española y el Cuerpo Técnico, Madrid, Ministerio de Defensa, 1993; J. Carrillo de Albornoz y Galbeño, “Caballeros de la Real y Militar Orden de San Fernando pertenecientes al Arma de Ingenieros”, en Memorial del Arma de Ingenieros (Madrid, Ministerio de Defensa), n.º 63-66 (2001 y 2002); J. Guzmán Villaverde, “Rincón de la Historia: teniente Ripoll”, en La legión. Revista de tercios y apoyos, 524 (2013), págs. 56-60.

 

Juan Carrillo de Albornoz y Galbeño