Ayuda

Juan Antonio de Zunzunegui y Loredo

Biografía

Zunzunegui y Loredo, Juan Antonio de. Portugalete (Vizcaya), 21.XII.1900 – Madrid, 31.V.1982. Escritor.

Juan Antonio de Zunzunegui nace en el seno de una acomodada familia, siendo el único varón entre seis hermanas. Influido por su padre, Casimiro de Zunzunegui, que desea convertir al joven en un hombre de negocios, cursa estudios de Derecho en la Universidad de Deusto. En 1918, a raíz de crisis personales que le empujan a abandonar sus estudios en repetidas ocasiones, encamina su formación hacia la Universidad de Salamanca, donde asiste a las clases de Miguel de Unamuno, que reavivan su vocación de escritor.

Cronista de la vida bilbaína, elije los temas económicos y sociales como elementos definidores de sus personajes. Sus primeros cuentos y artículos aparecen en periódicos bilbaínos con el seudónimo de “Zalacaín”, nombre que no volverá a utilizar en su trayectoria literaria. Con la ayuda económica de su padre publica en 1926 Vida y paisaje de Bilbao, primer “navío” que más adelante completa con una serie novelística sobre Bilbao y que el autor define como su “flota de gran tonelaje”. La influencia de términos marineros está presente desde sus primeros libros e incluso le induce a utilizar el término “flota” para clasificar su prolífica producción y dividirla, según el tamaño de sus volúmenes, en tres secciones: “de pequeño tonelaje”, “de gran tonelaje” y “embarcaciones auxiliares”.

Entre 1929 y 1935 alterna sus estancias entre Madrid y Bilbao, ampliando el escenario de su obra. En 1931 publica Chiripi, su primera novela con prólogo de un vasco entonces en el destierro, Unamuno. En 1935 con la publicación de Tres en una o La dichosa honra por la editorial Espasa-Calpe inicia la primera de las cinco series de Cuentos y patrañas de mi ría, relatos cortos que forman parte de las “novelas de pequeño tonelaje”, junto a El adiós a una mina de hierro y otros apuntes y esbozos de mi país (1975). El estallido de la Guerra Civil impide que se publique El Chiplichandle, novela picaresca que se imprime en la imprenta que abre junto a Manuel Aniel Quiroga y que verá la luz en 1940, al salvaguardarse el único original que se conserva. Los años de guerra le llevan primero a Madrid, refugiándose en la embajada de México para después trasladarse a Francia y de allí, en 1937, pasar a San Sebastián. En esta ciudad colabora en la revista Vértice como redactor, al tiempo que escribe No queremos resucitar, que no llega a publicarse por problemas con la censura. En 1938 comienza la novela ¡Ay... estos hijos!, definida por el propio autor como “... la más entrañablemente vascongada y la más autobiográfica de mis novelas” y que publica en 1943, recibiendo el premio Fastenrath de la Real Academia Española, lo que le anima a escribir la tercera serie de Cuentos y patrañas de mi ría. Los primeros años de posguerra son pocos productivos; el escritor portugalujo únicamente escribe El hombre que iba para estatua (1942) que forma parte de la segunda serie de Cuentos y patrañas de mi ría. Traslada definidamente su residencia a Madrid, si exceptuamos sus breves estancias en Portugalete y Alicante, al tiempo que se van perfilando los rasgos del Zunzunegui escritor con la publicación de su gran trilogía de novelas sobre Bilbao: El barco de la muerte (1945), La quiebra (1947) y La úlcera (1948).

La muerte de su padre en julio de 1947 coincide con el comienzo de su última novela bilbaína Las ratas del barco y con la época de consagración como escritor; así lo explica él mismo en el prólogo de Mis páginas preferidas, donde ironiza sobre su acomodada vida burguesa: “Al morir mi padre yo cerré la mina (Mame) y me vine a Madrid a ser novelista. Todo esto lo cuento para indicar que mi niñez, adolescencia y juventud han sido confortables y muy holgadas. Ya en el año 58, gracias a la literatura, soy un orgulloso nuevo pobre”. Desde la publicación de su trilogía de novelas sobre Bilbao (1945) hasta 1963 en que publica Bajo mi cielo metalúrgico, se cuentan una veintena de novelas.

Como recompensa a su plenitud creadora, recibe varios premios literarios como el Premio Nacional de Literatura (1948), el Premio del Instituto de Cultura Hispánica y Premio de los Hermanos Álvarez Quintero (1951), el Premio del Círculo de Bellas Artes de Madrid (1952) y el Premio Nacional de Literatura Miguel de Cervantes (1962). El 27 de marzo de 1958 se casa en Madrid con Teresa Marugán Encinas y el 24 de abril de 1960 Zunzunegui toma posesión en la Real Academia Española del sillón correspondiente a la letra a con el discurso de recepción sobre la obra novelística de Pío Baroja, su antecesor.

A partir de 1964, su producción novelística no es tan prolífica como en años anteriores, a pesar de “haber llegado a esa sencillez que es necesaria para el trabajo del novelista”, como él mismo declara después de escribir La vida como es. Su última “novela de gran tonelaje”, De la vida y de la muerte, escrita entre 1973 y 1975, verá la luz dos años después de su muerte, en 1984.

 

Obras de ~: Vida y paisaje de Bilbao, Bilbao, Imprenta Comercial, 1926; Chiripi, Madrid, Compañía General de Artes Gráficas, 1931; Tres en una o La dichosa honra, Madrid, Espasa Calpe, 1935; No queremos resucitar, c. 1937 (inéd.); El amor de otro cuarto, San Sebastián, Vértice, 1939; La vocación, San Sebastián, Vértice, 1939; El Chiplichandle, Madrid, Studios, 1940; En aquel puerto de mar, Madrid, Rivadeneyra, 1940; El hombre que iba para estatua, Madrid, Escorial, 1942; ¡Ay... estos hijos!, Barcelona, Destino, 1943; Dos hombres y dos mujeres en medio, Madrid, Summa, 1944; El barco de la muerte, Madrid, Mayfe, 1945; La quiebra, Madrid, Mayfe, 1947; La úlcera, Madrid, Mayfe, 1949; Las ratas del barco, Madrid, Aguilar, 1950; El supremo bien, Madrid, Aguilar, 1951; A cara o cruz, Madrid, Rollán, 1952; Esta oscura desbandada, Madrid, Aguilar, 1952 (pról. de I. Soldevila, Madrid, Visor, 2005); La tía Asunción, Madrid, Tecnos, 1953; La vida como es, Barcelona, Noguer, 1954 (ed., intr. y notas de P. García Madrazo, Madrid, Castalia, 2000); El camión justiciero, Barcelona, Noguer, 1956; El hijo hecho a contrata, Barcelona, Noguer, 1956; Novelas de Bilbao, Madrid, Minotauro, 1957; El enemigo, Madrid, Diana Artes Gráficas, 1958; Mis páginas preferidas, Madrid, Gredos, 1958; Una mujer sobre la tierra, Barcelona, Noguer, 1959; El mundo sigue, Barcelona, Noguer, 1960; La poetisa, Barcelona, Noguer, 1961; El premio, Barcelona, Noguer, 1961; El camino alegre, Barcelona, Noguer, 1962; Bajo mi cielo metalúrgico, Bilbao, Librería Arturo, 1963; Don Isidoro y sus límites, Barcelona, Noguer, 1963; Todo quedó en casa, Barcelona, Noguer, 1964; Un hombre entre dos mujeres, Barcelona, Noguer, 1966; La frontera delgada, Barcelona, Noguer, 1968; Una ricahembra, Madrid, Prensa Española, 1970; El contrabando, Madrid, Prensa Española, 1971; La hija malograda, Madrid, Prensa Española, 1973; El adiós a una mina de hierro y otros apuntes y esbozos de mi país, Bilbao, La Gran Enciclopedia Vasca, 1975; El don más hermoso, Madrid, Alce, 1979; De la vida y de la muerte, Madrid, Espasa Calpe, 1984.

 

Bibl.: F. García Pavón, “Juan Antonio Zunzunegui, nuevo académico de la Lengua”, en Arbor, 138 (1957), págs. 242- 244; D. Paniagua, “A propósito de Zunzunegui”, en Punta Europa, 52 (1960), págs. 43-48; P. Caba, “La novela en Baroja y en Zunzunegui”, en Índice, 158 (1962), págs. 4-10; D. Carbonell Basset, La novelística de Juan Antonio de Zunzunegui, Madrid, Dos Continentes, 1965; G. Torrente Ballester, “Juan Antonio de Zunzunegui y Loredo (1900-1982)”, en Boletín de la Real Academia Española, t. 64, cuad. 231-232 (1984), págs. 7-12; J. M. de Areilza, “Cuatro libros sobre Bilbao”, en Revista de Occidente, 50 (1985), págs. 65-82; D. Carbonell Basset, “Documentación: bibliografía de y sobre Juan Antonio de Zunzunegui”, en Anthropos Suplemento, 1 (1987), págs. 51- 54; J. Martín Abad (dir.), Juan Antonio de Zunzunegui: inventario de su archivo personal, elaboración del inventario, intr. e índices de R. Paradela Jiménez, revisión y preparación de la ed. M. J. Rucio Zamorano, Madrid, Biblioteca Nacional, 2003.

 

María José Rucio Zamorano