Ayuda

Aimerico Pérez

Biografía

Pérez, Aimerico. Vizconde de Narbona. Castilla, c. 1170 – Francia, II.1239. Noble.

Noble castellano, hijo del conde Pedro Manrique de Lara, señor de Molina, y de su primera mujer, Sancha de Navarra. Aunque nacido en Castilla, el fallecimiento de sus tíos Aimerico y Ermengarda Manrique lo convirtieron en heredero natural del vizcondado de Narbona, pues su padre, que lo ostentó en varias ocasiones, era incapaz de hacerse cargo de dominios tan distantes. Fruto de los acuerdos paternos con el conde de Toulouse, que ambicionaba la supremacía del Languedoc, Aimerico se hizo con el vizcondado en 1194, al parecer reconociendo su dependencia del tolosano. No se olvidó de sus orígenes y en 1202 acudió al Reino castellano para confirmar las donaciones familiares al Monasterio de Santa María de Huerta, en el que decidió enterrarse si fallecía al sur de los Pirineos. Aunque regresó a sus dominios, se acordó de los castellanos en 1212, pues en la Batalla de las Navas intervinieron el prelado narbonense y algo más de un centenar de caballeros, aunque no ha quedado constancia de su participación directa.

De hecho, los conflictos del sur de Francia absorbieron toda su atención. El vizconde acató las directrices papales y apoyó al Pontífice en su lucha contra la herejía albigense. En 1209 acompañó a Simón de Monfort cuando recibió el condado de Beziers y, al año siguiente, lo asistió en su ataque del castillo de Minerva, aunque renunció a participar en el asedio de Castelmaudary. La disparidad de intereses se evidenció cuando reconoció por señor al arzobispo de Narbona y superó con éxito el ataque efectuado por Simón de Monfort en 1213. Un año después participó en las negociaciones para someter a este magnate, aunque con ello no terminaron las hostilidades. La pacificación se logró al concedérsele el condado de Toulouse y la autoridad ducal, hecho potenciado por Luis VIII de Francia y que encontró la oposición del arzobispo de Narbona en 1216. Aimerico, no obstante, volvió junto a Simón de Monfort cuando éste se sublevó a las imposiciones regias y pontificias, acompañándolo cuando recorrió el territorio tolosano.

En la década de 1220, Aimerico aceptó la definitiva implantación del Rey de Francia en el Languedoc y se dedicó al gobierno de su ciudad y señorío, hasta su fallecimiento en 1239. Había casado con Guillemet de Moncada, aunque su heredero, Amalrico, nació de su segunda esposa, Margarita de Marly.

 

Bibl.: G. de Catel, Memoires de l’histoire du Languedoc, Toulouse, 1633; L. de Salazar y Castro, Historia Genealógica de la Casa de Lara, Madrid, Imprenta Real, 1696 (ed. facs., Bilbao, Wilsen, 1988); C. L. Devic y J. Vaissette, Histoire générale de Languedoc, Toulouse, Privat, 1872; F. Miquel Rosell (ed.), Liber Feudorum Maior. Cartulario real que se conserva en el Archivo de la Corona de Aragón, Barcelona, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1945; A. Sánchez de Mora, La nobleza castellana en la Plena Edad Media: El linaje de Lara, Sevilla, Universidad, 2006.

 

Antonio Sánchez de Mora