Ayuda

Eduardo Zamacois y Quintana

Biografía

Zamacois y Quintana, Eduardo. Pinar del Río (Cuba), 17.II.1873 – Buenos Aires (Argentina), 31.XII.1971. Escritor.

Nació el 17 de febrero de 1873 en una finca, propiedad de sus padres, llamada “La Ceiba”, en Pinar del Río (Cuba), y murió el 31 de diciembre de 1971 en Buenos Aires, (Argentina). Sus padres se llamaban Pantaleón Zamacois Urrutia, un vasco que emigró a Cuba y que se ganaba la vida dando lecciones de piano, y Victoria Quintana González, cubana, siendo hijo único (en contraste con su padre, que tuvo 21 hermanos). Cuando contaba con tres años, la familia se trasladó a Bruselas, aunque pronto se fueron a vivir a París. En el año 1883 fijaron su residencia en Sevilla, siendo en esta ciudad donde cursó el bachillerato en el Instituto Provincial. Tras fijar residencia en Madrid, empezó unos estudios universitarios, primero en la Facultad de Filosofía y Letras, un solo curso, y después en la de Medicina, tres años. En el año 1895 se casó con una modistilla llamada Cándida Díaz Sánchez, a pesar de que tenía una amante fija. Con su esposa tuvo tres hijos: Gloria, Elisa y Fernando.

Durante un tiempo se estableció en París, trabajando para las editoriales de Garnier y de Bouret, después regresó a Barcelona, dirigiendo la revista Vida Galante. Con 2.000 pesetas que le prestó su madre fundó el diario republicano La Justicia y los semanarios ultra izquierdistas El Libre Examen y El Escándalo. Poco después, junto a José Carrascal, puso en marcha la Editorial Cosmópolis, siendo todos ellos un completo fracaso. Sin embargo, alcanzó un gran éxito junto a Antonio Galiardo con El Cuento Semanal, que dirigió hasta el suicidio de su socio, pues su viuda, Rita Segret, le puso un pleito con el que le arrebató su propiedad. Decidió entonces fundar Los Contemporáneos, que, en un principio, tuvo como empresarios-propietarios al propio Eduardo Zamacois y a José Blas (impresor), pero este último abandonó la colección en el número diez. Muy pronto, la propiedad pasó a Manuel Alhama Montes, editor de una revista llamada Alrededor del Mundo, cambiando nuevamente de propietario a finales de 1925.

Zamacois tuvo una vida un tanto azarosa, con abundantes desordenes sentimentales que contó en su libro Un hombre que se va, y tuvo siempre más de una amante. El episodio más penoso de su vida amorosa aconteció en el año 1918, pues se convirtió en bígamo, casándose con una joven nicaragüense llamada Tulia Avilés.

Durante la Primera Guerra Mundial, fue corresponsal en París del periódico La Tribuna. Al estallar la Guerra Civil Española, Zamacois, que era un hombre de ideas republicanas, se alistó y, pese a su avanzada edad, marchó al frente, escribiendo una serie de crónicas declaradamente comprometidas con el Frente Popular. En esta fecha publicó El asedio de Madrid, que, por contar en ella cosas que el Frente Popular consideraba inapropiadas, estuvo a punto de costarle un serio disgusto, del que le salvó Juan Negrín, presidente de la República. Se describen en la novela una ciudad sitiada en la que escasean los víveres y los asediados pasan hambre, aunque no por ello dejan de dar muestras de su arrojo. También hay una gran cantidad de referencias a hechos que sucedieron entonces, como la muerte de Buenaventura Durruti y los incendiarios discursos de Margarita Nelken para intentar mantener alta la moral de los milicianos. No se olvida de los militares que organizaron la defensa de Madrid: Miaja, Rojo, Casado, etc., y de otros legendarios comunistas como Líster y El Campesino. Estos elogios se convierten en desprecio cuando trata de los que luchan en el “otro bando” (los pertenecientes a la llamada Quinta Columna), pasando por alto que buscaron afanosamente la huida y en buena parte fueron víctimas de prisión y muerte con un amplio repertorio de crueldades. Residiría después en Valencia y cuando el gobierno republicano se trasladó a Barcelona, Zamacois también lo hizo, trabajando allí en Mi Revista, publicación periódica dirigida por su amigo Eduardo Rubio. Por ello no es de extrañar que, poco antes de la caída de Barcelona en manos del denominado bando nacional, se exiliase en Francia. Vivió en Méjico, Estados Unidos y, finalmente, en Argentina, donde tuvo su primer trabajo fijo, como funcionario, ya cumplidos los 70 años, en el Ministerio de Salud Pública argentino en temas publicitarios. Sobre esta fase de su vida, confesaba que “de las cinco horas que estoy en la oficina, empleo tres o cuatro en escribir mis memorias”. Moriría dos meses después de ser atropellado por un automóvil, cuando contaba con 94 años. Su mejor epitafio lo escribió él: “He sido un escritor derrotado por la vida”.

Conoció gran éxito de público y muy escaso de críticos, aunque, como él mismo dijo, fue el único escritor de su generación que vivió exclusivamente de la pluma. Escribió una gran cantidad de obras: novelas -galantes, eróticas y de ambiente social-, cuentos, retratos de amigos y escritores, teatro, ensayo, artículos periodísticos, libros de viajes y memorias hasta completar cerca de 120 títulos.

Como curiosidad, Felipe Sassone en sus memorias lo describe como “alguien a medio camino entre poeta modernista del barrio latino parisiense y chulo y organillero de aquellos Madriles de entonces. Poseedor de una sonrisa estereotipada de cuya sinceridad no me hubiera atrevido a responder y que, a veces, mostraba en la quietud de su mirar un destello de la ferocidad en acecho que tienen las aves de presa”. Aunque esto se contrapone con la admiración que sentía Federico Sainz de Robles por él: “Era alto, guapo, fuerte, audaz, aleando bien el orgullo señor con el respingo tunante, y el gozo de vivir con el derroche de su vida. Cuantos empezamos a escribir entre 1915 y 1920 envidiábamos sinceramente a Eduardo Zamacois: su planta, su desplante, su atuendo, su risa, su garbo, sus novelas, su popularidad, que era de ‘írsele comiendo las mujeres’ a su paso por las calles” (Raros y olvidados, Prensa Española, 1971).

 

Obras de ~: Tipos de café, Madrid, Imprenta Plaza del Dos de Mayo 4, 1893; El misticismo y las perturbaciones del sistema nervioso, Madrid, Imprenta Los Dominicales del Libre Pensamiento, 1893; Amar a oscuras, Madrid, Imprenta de José Rodríguez, 1894 (Amar a obscuras: horas crueles, Barcelona, Ramón Sopena, 1902); Humoradas en prosa, Madrid, Establecimiento Tipográfico de Quintana, 1896; Consuelo, Madrid, Establecimiento Tipográfico de Quintana, 1896; La enferma, Madrid, Establecimiento Tipográfico de Quintana, 1896; El punto negro, Madrid, Imprenta de Fortanet, 1897; De carne y hueso, Barcelona, Ramón Sopena, 1900; Incesto, Barcelona, Ramón Sopena, 1900; Tik-Nay, el payaso inimitable, Barcelona, Ramón Sopena, 1900; Horas crueles, Barcelona, Ramón Sopena, 1901; Duelo a muerte, Barcelona, F. Cuesta, 1902; El lacayo, Barcelona - México, Ramón Sopena – Maucci Hermanos, 1902; Loca de amor, Barcelona, Ramón Sopena, 1902; La quimera, Barcelona, Ramón Sopena, 1902; El seductor, Barcelona, Ramón Sopena, 1902; Bodas trágicas, Barcelona - México, Ramón Sopena – Maucci Hermanos, 1903; Memorias de una cortesana, Barcelona, Ramón Sopena, 1903, 2 vols.; La estatua, Barcelona, Ramón Sopena, 1904; Isabel Brú, Madrid, Imp. Contemporánea, 1905; Sobre el abismo, Barcelona, Ramón Sopena, 1905; La cita, Madrid, Imp. Artística de José Blass y Cía. 1907 (col. El Cuento Semanal nº 4); El collar, Madrid, El Cuento Semanal, 1908 (col. El Cuento Semanal nº 60); El paralítico, Madrid, El Cuento Semanal, 1908 (col. El Cuento Semanal nº 97); Nochebuena, Madrid, Imprenta R. Velasco, 1909; El pasado vuelve, Madrid, Imprenta R. Velasco, 1909; Rick, Madrid, Los Contemporáneos, 1909 (col. Los contemporáneos nº 25); Los ojos fríos, Madrid, Los Contemporáneos, 1909 (col. Los contemporáneos nº 39); La caída, Madrid, Los Contemporáneos, 1909 (col. Los contemporáneos nº 53); El hijo, Madrid, Los Contemporáneos, 1910 (col. Los contemporáneos nº 65); Invierno de vidas, Barcelona, Los Cuentistas, 1910; El otro, Madrid, Prudencio Pérez de Velasco, 1910; Semana de pasión, Madrid, Editorial Antonio Garrido 1910 (col. de Novelas cortas); Crimen sin rastro, Barcelona, Sociedad General de Publicaciones, 1911; El teatro por dentro, Barcelona, Maucci, 1911; “Los reyes pasan”, en Por esos mundos (Diciembre de 1911); El aderezo, Madrid, Imprenta Gabriel López del Horno, 1912 (col. El libro popular nº 15); A los treinta años, Madrid, El libro popular, 1913 (col. El libro popular nº 11); Dos años en América: impresiones de un viaje por Buenos Aires, Montevideo, Chile, Brasil, New York y Cuba, Barcelona, Maucci, 1913; La señorita Baby, Madrid, El Libro Popular, 1913 (col. El libro popular nº 27); Manojo de cuentos, Madrid, Los Contemporáneos, 1913 (col. Los contemporáneos y los maestros nº 231); Para ti..., Barcelona, Maucci, 1913; El misterio de un hombre pequeñito, Madrid, Ramona Velasco, 1914; La ola de plomo. Episodios de la guerra europea, Madrid, Librería de la Viuda de Pueyo, 1915; Rebeldía, Madrid, Los Contemporáneos, 1915 (col. Los contemporáneos nº 279); Cara-triste, Madrid, Los Contemporáneos, 1915 (col. Los contemporáneos nº 324); Una interviú con Guerrita, Madrid, Los Contemporáneos, 1915 (col. Los contemporáneos nº 336); Mirando hacia atrás: páginas autobiográficas de una vida en que sólo hubo erratas, Madrid, Los Contemporáneos, 1915 (col. Los contemporáneos nº 346); La señorita Luisa, Madrid, Los Contemporáneos, 1915 (col. Los contemporáneos nº 366); Amparito: del Diario de un casado, Valencia, La Novela con Regalo, 1916 (col. La Novela con Regalo nº 3); Años de miseria y de risa. Escenas de una vida en que sólo hubo erratas, Madrid, N. Rico, 1916; Presentimiento, Madrid, Imprenta viuda de Rico, 1916; El secreto, Madrid, Los Contemporáneos, 1916 (col. Los contemporáneos nº 378); Los últimos capítulos, Madrid, Prensa Popular, 1916 (col. La Novela Corta nº 14); A cuchillo: episodio de la guerra europea: Francia - Suiza - Italia, Barcelona, Maucci, 1917; Europa se va..., Madrid, La Novela Corta, 1917 (col. La Novela Corta nº 66); Una desgracia, Valencia, La Novela con Regalo, 1917 (col. La Novela con Regalo nº 1); La virtud se paga, Valencia, La Novela con Regalo, 1917 (col. La Novela con Regalo nº 2); De Córdoba a Alcázarquivir. Tipos y paisajes de Andalucía y de Marruecos. 1915-1921, Barcelona, Maucci, 1921; Una buena acción, Madrid, Publicaciones Prensa Gráfica, 1921 (col. La Novela Semanal nº 26); Memorias de un vagón de ferrocarril, Madrid, Prensa Gráfica, 1921; Horas locas, Madrid, Prensa Gráfica, 1922 (col. La Novela Semanal nº 59); Una mujer espiritual, Madrid, Imp. Sucesores de Ribadeneyra, 1922 (col. La Novela de Hoy nº 26); La divina pirueta, Madrid, Atlántida, 1923 (col. La Novela de Hoy nº 50); El marido no quiere, Madrid, Imprenta Sucesores de Ribadeneyra, 1923 (col. La Novela Mundial nº 98); Odios salvajes, Madrid, Atlánrida, 1923 (col. La Novela de Hoy nº 64); Sobre el mar, Madrid, Prensa Gráfica, 1923 (col. La Novela Semanal nº 109); El vacío absoluto, Madrid, Atlántida, 1923 (col. La Novela de Hoy nº 81); Astucias de mujer, Madrid, Atlántida, 1924 (col. La Novela de Noche nº 7); Una pobre vida, Madrid, Sucesores de Rivadeneyra, 1924 (col. La Novela de Noche nº 17); Historia de un drama que no gustó, Madrid, Atlántida, 1924 (col. La Novela de Hoy nº 95); El maleficio amarillo, Madrid, Atlántida, 1924 (col. La Novela de Hoy nº 109); El emigrante, Madrid, Atlántida, 1924 (col.  La Novela de Hoy nº 118); Obra de amor, obra de arte, Madrid, Atlántida, 1925 (col.  La Novela de Hoy nº 144); Viaje pintoresco, Madrid, Atlántida, 1925 (col.  La Novela de Hoy nº 162); Los eslabones, Madrid, Atlántida, 1926 (col. La Novela de Hoy nº 209); El hotel vacío, Madrid, Atlántida, 1926 (col. La Novela de Hoy nº 233); Don Paco el Temerario, Madrid, Atlántida, 1926 (col. La Novela de Hoy nº 232); La tragedia de un hombre que no sabía dónde ir, Madrid, Atlántida, 1926 (col. La Novela de Hoy nº 240); Lo horrible, Madrid, Atlántida, 1927 (col. La Novela de Hoy, nº 266); El amo del mundo, Madrid, Atlántida, 1927 (col. La Novela de Hoy nº 276); La suerte, Madrid, Atlántida, 1927 (col. La Novela de Hoy, nº 287); Del diario de un marido infiel, Madrid, Atlántida, 1928 (col. La Novela de Hoy nº 332); Los vivos muertos, Madrid, Renacimiento, 1929; Noche de bodas y semana de amor, Barcelona, Ramón Sopena, 1930; Los oídos del alma, Madrid, Atlántida, 1930 (col. La Novela de Hoy nº 450); Confesiones de un niño decente, Madrid – Barcelona – Buenos Aires, Renacimiento, 1931; Entre gente bien educada, Madrid, Atlántida, 1931 (col. La Novela de Hoy nº 469); El delito de todos, Madrid, Sociedad General Española de Librería, 1933; Más fuerte que el ridículo, Madrid, Los 13, 1933; La antorcha apagada, Madrid, Sociedad General Española de Librería, 1935; De la batalla, Madrid, Gráficas Reunidas, 1936; Don Juan hace economías, Madrid, Resurrección, 1936; Los que se van piden perdón, Madrid, Reunidos – Central de Librería, 1936 (col. La Novela de una Hora nº 6); Tipos de café, Madrid, Resurrección, 1936; Crónicas de la guerra, Valencia, Subsecretaría de Propaganda, 1937; Por las trincheras, Madrid, Trabajadores de la Editorial Castro, 1937; El asedio de Madrid, Barcelona, Mi Revista, 1938; Un hombre que se va..., Barcelona, AHR, 1964; Cortesanas, bohemios, asesinos y fantasmas, ed. y pról. de G. Santoja, Santander, Fundación Banco de Santander, 2014 (col. Obra Fundamental).

 

Bibl.: R. Mª Tenreiro, “Los eróticos”, en La Lectura, t. II (1910), pág. 448; C. González Ruano y F. Carmona Nenclares, Nuestros contemporáneos, Madrid, Renacimiento, 1927; L. Capdevila, “Talento y dignidad de Eduardo Zamacois”, en Solidaridad obrera, suplemento Literario, París, 9 (1958), pág. 20; L. Sánchez Granjel, “Vida y Literatura en Eduardo Zamacois”, en Cuadernos Hispanoamericanos, CIV (1976), págs. 319-344; Eduardo Zamacois y la novela corta, Salamanca, Universidad de Salamanca, 1980; A. Casado, “Zamacois, un novelista en el asedio de Madrid”, en Historia 16, 191 (1992), págs. 88-94; M. Jiménez León, “Primera aventura cinematográfica de Eduardo Zamacois”, en F. Sevilla y C. Alvar (eds.), Actas del XIII Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, Madrid, Castalia, 2000, págs. 373-382; J. I. Cordero, La obra literaria de Eduardo Zamacois, tesis doctoral, Madrid, Universidad Autónoma de Madrid, 2008; J. Novo González, Los Zamacois de Bilbao, una saga de artistas, Bilbao, BBK, 2010.

 

Ramón Charlo Ortiz-Repiso