Ayuda

Cristobalina Fernández de Alarcón

Biografía

Fernández de Alarcón, Cristobalina. Antequera (Málaga), ¿1576? – 16.IX.1646. Poeta del grupo antequerano- granadino.

“Décima musa”, “Sapho española”, “Sibila de Antequera” por antonomasia son apelativos acuñados para esta autora que nació y creció bajo los esplendores del grupo poético antequerano-granadino en su papel definitorio hacia la reformulación cultista de la lírica barroca. La fama de que gozó entre ingenios contemporáneos (Lope de Vega entre ellos), que elogiaron su facilidad versificadora y su docto humanismo, apenas se refrenda en el escaso número de composiciones suyas hoy conservadas. Se reparten entre las antologías señeras de la escuela —las impresas Flores de 1605 (acompañada aquí de las poetisas Hipólita y Luciana de Narváez), las Flores de 1611 y el Cancionero antequerano—, certámenes poéticos de inspiración religiosa y libros en que dirige su encomio al autor amigo. Aunque consta la existencia de una mayor producción, lo que ha llegado demuestra su particular versatilidad poética —con piezas devotas en su mayoría pero que también tratan lo amatorio y lo heroico— y su elevado estilo, teñido por rasgos manieristas propios del grupo entre los que destaca la riqueza de color y el detalle de la imagen, muy alabados en sus afamadas quintillas a Santa Teresa.

Como posible anagrama de su nombre, se suele identificar con ella a la Crisalda presente en algunos poemas amorosos de Pedro Espinosa —cabeza visible del grupo antequerano-granadino y colector de las Flores de 1605—. No existe, sin embargo, justificación documental de tal idilio ni de la tesis que atribuye al desdén de la poeta el retiro espiritual a que se consagró Espinosa hacia 1606. De manera fehaciente se desconoce su año de nacimiento. Fue hija natural de un escribano de Antequera y su formación estuvo estrechamente ligada a los preceptores de la cátedra de Gramática de Antequera (en especial a Juan de Aguilar). Casó el 10 de febrero de 1591 con el comerciante Agustín de los Ríos, de quien enviudó sin descendencia en 1603. Contrajo nuevas nupcias el 28 de julio de 1606 con el estudiante de origen portugués Juan Francisco Correa, de quien tuvo al menos dos hijos —Francisco y María— y del que también quedó viuda. Salvo el período comprendido entre 1614 y 1616 en que acompañó a su marido al servicio del marqués de Estepa, Cristobalina residió en Antequera, avalando los escritos legales su carácter generoso y devoto.

 

Obras de ~: Dos composiciones en P. Espinosa, Primera parte de las Flores de poetas ilustres de España, dividida en dos libros. Ordenada por Pedro Espinosa, natural de la ciudad de Antequera, Valladolid, Luis Sánchez, 1605 (ed. de B. Molina Huete, Sevilla, Fundación José Manuel Lara, 2005; ed. de I. Pepe y J. L. Reyes Cano, Madrid, Cátedra, 2006); Dos composiciones en J. A. Calderón, Flores de poetas, ms. anterior a 1611 (ed. de J. Quirós de los Ríos y F. Rodríguez Marín, Sevilla, E. Rasco, 1896); 2 composiciones en J. Páez de Valenzuela, Relación breve de las fiestas que en la ciudad de Córdoba se celebraron a la beatificación de la gloriosa Patriarca Santa Teresa de Jesús [...] Con la justa literaria, que en ella hubo [...], Córdoba, Viuda de Andrés Barrera, 1615; Una composición en P. de Herrera, Descripción de la capilla del Sagrario de Toledo y relación de la antigüedad de la imagen de Nuestra Señora, Madrid, Luis Sánchez, 1617; Dos composiciones en J. A. de Ibarra, Encomio de los ingenios sevillanos. En la fiesta de los Santos Ignacio de Loyola y Francisco Xavier [...], Sevilla, Francisco de Lira, 1623; Tres composiciones, más una repetida de Flores 1611, en Cancionero antequerano, ms. comp. por I. de Toledo y Godoy, 1627-1628 [ed. de D. Alonso y R. Ferreres, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), 1950]; Tres composiciones en M. García Solana, Flores poéticas y justa que la nobilísima ciudad de Antequera hizo al triunfo de los desagravios del Santísimo Sacramento, Antequera, Juan Bautista Moreira, 1637; Una composición en J. de Porras, Rimas varias, Antequera, Juan Bautista Moreira, 1639; Una composición en F. de Cabrera, Descripción de la fundación y antigüedad, lustre y grandezas de la muy noble ciudad de Antequera, c. 1646 (ms. completado por L. de la Cuesta en 1679, copia en el Archivo Histórico Municipal de Antequera).

 

Bibl.: N. Antonio, Bibliotheca Hispana Nova, vol. II, Madrid, Joaquín de Ibarra, 1783, pág. 349; F. Rodríguez Marín, Pedro Espinosa. Estudio biográfico, bibliográfico y crítico, Madrid, Real Academia Española, 1907, espec. págs. 69-79 y 196-198; M. Serrano y Sanz, Antología de poetisas líricas, vol. I, Madrid, Tipografía de la Revista de Archivos, 1915, págs. 291-294; F. Rodríguez Marín, “Nuevos datos para las biografías de algunos escritores españoles de los siglos xvi y xvii”, en Boletín de la Real Academia Española, VII (1920), págs. 368-423; Epistolario de Menéndez Pelayo y Rodríguez Marín (1891-1912), ed. de F. Rodríguez Marín, Madrid, C. Bermejo, 1935; D. Alonso y R. Ferreres (eds.), Cancionero antequerano, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), 1950, págs. 467-469; M. Serrano y Sanz, Apuntes para una biblioteca de escritoras españolas: desde el año 1401 al 1833, vol. I, Madrid, Atlas, 1975 (ed. facs.), págs. 406-408 (col. Biblioteca de Autores Españoles, 268); J. Olivares y E. S. Boyce (eds.), Tras el espejo la musa escribe. Lírica femenina de los siglos de oro, Madrid, Siglo XXI, 1993, págs. 437-475; I. Díez Fernández, “Tres mujeres en las Flores de poetas ilustres (1605)”, en P. Pérez y E. Postigos (eds.), Autoras y protagonistas. I Encuentro entre el Instituto Universitario de Estudios de la Mujer y la New York University de Madrid, Madrid, Ediciones de la Universidad Autónoma, 2000, págs. 83-95; M.ª I. Marmolejo López, “Fernández de Alarcón, Cristobalina”, en C. Martínez et al. (dir.), Mujeres en la historia de España: enciclopedia biográfica, Barcelona, Planeta, 2000, págs. 262-264; B. Molina Huete, La trama del ramillete. Construcción y sentido de las “Flores de poetas ilustres” de Pedro Espinosa, Sevilla, Fundación José Manuel Lara, 2003, págs. 213-225, 348-349 y 363-365; I. Osuna, “Poesía de proyección ciudadana en tres autoras del siglo xvii: Cristobalina Fernández de Alarcón, María de Rada e Isabel de Tapia”, en Península. Revista de Estudios Ibéricos, 2 (2005), págs. 237- 249; D. Bultman, “Góngora y Cristobalina Fernández en Córdoba: lucha de ingenios por el legado cultural de Santa Teresa de Jesús”, en A. J. Close et al. (coord.), Edad de oro cantabrigense. Actas del VII Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas del Siglo de Oro, Madrid-Frankfurt/Iberoamericana- Vervuert, 2006, págs. 121-127; B. Molina Huete, “Cristobalina Fernández de Alarcón. Cansados ojos míos”, en D. Romero et al. (eds.), Seis siglos de poesía española escrita por mujeres. Pautas poéticas y revisiones críticas, Bern, Peter Lang, 2007, págs. 123-139; I. Osuna, “Cristobalina Fernández de Alarcón y la poesía de circunstancias” y L. Schwartz, “Poems by Cristobalina Fernández de Alarcón in Two Famous Baroque Anthologies: Primera y Segunda Parte de las Flores de poetas ilustres de España”, en J. Olivares (ed.), Studies on Women’s Poetry of the Golden Age. Tras el espejo la musa escribe, Suffolk, Tamesis Books, 2009, págs. 123-165; B. Molina, “Nuevas flores poéticas de Pedro Espinosa y Cristobalina Fernández de Alarcón: un reencuentro con olvidados poemas de certamen”, en Analecta Malacitana (AnMal Electrónica), 26 (junio de 2009), págs. 123-145.

 

Belén Molina Huete