Ayuda

Gastón de la Cerda

Biografía

Cerda, Gastón de la. Conde de Medinaceli (IV) y señor de Cogollado (I). ?, 1414 – V-VI.1454. Noble, conde.

Hijo primogénito de Luis de la Cerda, III conde de Medinaceli, y de su primera mujer, Juana Sarmiento. Contrajo matrimonio en 1433 con Leonor de la Vega y Mendoza, hija de Íñigo López de Mendoza, I marqués de Santillana, adelantado mayor de la Frontera, y de Catalina de Figueroa. Tuvo tres hijos, Luis de la Cerda, nacido en 1438, futuro V conde Medinaceli, luego I duque de Medinaceli a partir de 1479, y I conde del Puerto de Santa María, Íñigo, señor de Miede y Mandayona, y Juana, nacida en 1440, condesa de Castrogeriz.

Desde la década de los cuarenta empieza a tomar posesión de algunos de los señoríos pertenecientes a la familia y a intervenir en algunos temas internos del condado de Medinaceli. En 1441, confirmó la concesión de su padre Luis, IV conde, de cinco mil maravedís al convento de Santa María Magdalena de Medinaceli.

En 1442 toma posesión de la villa de Enciso y de los lugares de Barca y Fresno, que le correspondían por herencia de su madre, Juana Sarmiento, y el 11 de agosto de 1443 su padre emite una donación inter vivos por la que le concede las posesiones que los De la Cerda tenían en Andalucía: el señorío del Puerto de Santa María y Huelva, que tras el malogrado matrimonio de su hermana María con Juan de Guzmán, revierte al linaje, y una serie de propiedades que tenían en Sevilla, Jerez de la Frontera y el Puerto de Santa María. Pero será a partir de la batalla de Olmedo, en 1445, cuando la intervención en el condado de Medinaceli será mayor y actuará en la práctica como conde efectivo de la misma, al caer en desgracia su padre Luis por haber formado parte del bando nobiliario partidario de Juan de Navarra y el infante don Enrique, su hermano.

Su fidelidad al Rey la resalta Fernando del Pulgar que le dedica una de sus semblanzas en la que afirma, entre otras cosas, que su actitud de obediencia a Juan II, la contraria de su padre, fue ejemplo de perseverancia y lealtad. Debido a ello el 2 de septiembre de 1445 el Rey lo nombra miembro de su Consejo, y un día más tarde también en Ávila le hace merced por vía de mayorazgo de todos los bienes, villas y lugares que el Rey había secuestrado a su padre, Luis de la Cerda. El perdón del rey Juan II, en agosto de 1446, al conde Luis inicia una etapa en el condado de equilibrio de fuerzas. Así, tan sólo una semana más tarde Gastón firma una avenencia en la villa de Arcos con su padre Luis, y su segunda mujer, Juana de Leiva, en la que le juró acatamiento y no hacer demanda mientras él viviera ni de las fortalezas ni de dinero, salvo el necesario para el mantenimiento y sustento de su casa.

Y en noviembre del mismo año en Tordesillas da su consentimiento al contrato de arras que su padre Luis de la Cerda hizo a favor de su segunda mujer de siete mil florines situados en la villa de Deza, señorío que le había de pertenecer por herencia. Tras la muerte de su padre, en 1447, junto con Huelva y el Puerto de Santa María, hereda Medinaceli y es nombrado conde de la misma por el rey Juan II en agosto de ese mismo año.

El conde Gastón tomó parte activa en la guerra con Aragón. Las tropas aragonesas y navarras lo derrotaron en Gomara y fue hecho prisionero. Estuvo dos años preso, firmando su libertad en 1449 Juan II de Navarra, a cambio de un rescate de sesenta mil florines de oro por lo que hubo de empeñar sus villas de Arcos, Montuenga y Gigüela (actualmente Cihuela).

Desde entonces el conde, que al decir de Zurita se sentía bastante ofendido e injuriado por su prisión, no cesó de procurar venganza, haciendo por cuenta propia frecuentes incursiones en la frontera. En 1452 tomó Villarroya, lugar cercano a Calatayud, y dos días después Villaluenga, Verdejo y Bordalva. Ante tal estado de las cosas Juan de Navarra respondió atacando y entrando en el propio condado. Esta guerra fronteriza, que en realidad era entre Aragón, Navarra y el condado de Medinaceli, acabó en una tregua firmada a fines del año 1453 por los Reyes de Castilla, Aragón y Navarra.

Esta aventura personal del intrépido Gastón tuvo consecuencias en el condado. Las incursiones de Juan II de Navarra provocaron que cuarenta y cuatro aldeas, que formaban parte del “común” de Medinaceli situadas en las cuadrillas más fronterizas como eran la del Extremo y la de la Sierra, se despoblaran.

Además la necesidad de dinero para poder sostener la guerra hizo que Gastón vendiera su lugar de Loranca, que al formar parte del mayorazgo de Cogolludo tuvo que pedir permiso al Rey para sacarla de él y sustituirla por el lugar de Barca. En auxilio del fiel conde Gastón y como ayuda acude el rey Juan II que le concede en agosto de 1453 la merced de trescientos vasallos en tierra de Atienza, y en mayo de 1454 cincuenta mil maravedís cada año por juro de heredad.

Gastón de la Cerda murió entre mayo y junio de 1454 a la edad de cuarenta años, sin dejar testamento.

Fue enterrado como sus antecesores en la capilla del monasterio de Santa María la Real de Huerta.

 

Bibl .: F. Fernández de Bethencourt, Historia genealógica y heráldica de la Monarquía española, casa real y grandes de España, Imprenta Enrique Teodoro, Madrid, 1897-1912 (5 vols.); A. Paz y Meliá, Documentos del Archivo y Biblioteca del duque de Medinaceli, Madrid, 1915, 2 vols.; J. de Mata Carriazo y Arroquia, Crónica del Halconero de Juan II. Pedro Carrillo de Huete, Madrid, Espasa Calpe, 1946; Refundición de la Crónica del Halconero de Lope Barrientos, Madrid, Espasa Calpe, 1946; J. Vicens Vives, Juan II de Aragón: Monarquía y Revolución en la España del siglo xv, Barcelona, Teide, 1953; R. Highfield, “The de la Cerda, The Pimentel and the So-Called ‘Price Revolution’”, en English History Review, 87 (1972), págs. 495-512; L. Suárez Fernández, Nobleza y Monarquía. Puntos de vista sobre la Historia política castellana del siglo xv. Estudios y Documentos XV, Valladolid, Universidad, 1975; J. de Zurita, Anales de la Corona de Aragón, ed. de A. Canellas López, Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 1975, lib. XV; M.ª L. Pardo Rodríguez, Huelva y Gibraleón (1282-1495). Documentos para su Historia, Huelva, Instituto de Estudios Onubenses Padre Marchena, Diputación Provincial de Huelva, 1980; F. del Pulgar, Claros varones de Castilla, ed. de R. E. Tate, Madrid, Taurus, 1985; A. J. López Gutiérrez, Documentación del señorío de Cogolludo en el Archivo Ducal de Medinaceli (1176-1530), Zaragoza, Ibercaja, 1989; M.ª L. Pardo Rodríguez, Documentación del Condado de Medinaceli (1368-1454), Soria, Diputación Provincial de Soria, 1993.

 

María Luisa Pardo Rodríguez