Ayuda

Alonso Enríquez de Guzmán

Biografía

Enríquez de Guzmán, Alonso. Conde de Alba de Liste (II). ?, c. 1440 – 1502. Noble, copero mayor.

Fue hijo del primer conde de Alba de Liste, Enrique Enríquez, y de María de Guzmán, hija del segundo conde de Niebla, Enrique de Guzmán. Isabel Galán Parra y el historiador del siglo xvi Barrantes llaman Teresa a María; López de Haro escribe “doña María o Teresa de Guzmán” al hablar de los duques de Medina Sidonia, y “doña María de Guzmán y Figueroa a quien el doctor Gudiel en el árbol tercero de los duques de Medina Sidonia, Compendio de los Girones, llama Teresa, que nació en Sevilla año de 1414” al referirse a los condes de Niebla; los documentos de la colección Salazar y Castro relativos a Alonso Enríquez dicen “la condesa doña María de Guzmán, vuestra madre” y su padre Enrique en el testamento habla siempre de “la condesa doña María de Guzmán, mi mujer”.

Muerto el padre, heredó el mayorazgo fundado por sus abuelos, el almirante de Castilla Alonso Enríquez y Juana de Mendoza, al cual se había incorporado Garrovillas (Cáceres), señorío de María de Guzmán, a cambio de sacar de él las villas de Belver de los Montes (Zamora) y Cabreros del Monte (Valladolid) para su hermano Juan, y Bolaños de Campos (Valladolid) para su otro hermano Enrique. El 20 de febrero de 1481 en Valladolid Alonso aprobó la donación de Bolaños de Campos a Enrique. Tras estos intercambios el segundo conde de Alba de Liste quedó como señor de Bembibre, Castrocalbón y Quintana del Marco (León), Carbajales de Alba y la tierra de Aliste (Zamora) y Garrovillas.

Alonso Enríquez casó con Juana de Velasco, hija del primer conde de Haro, Pedro Fernández de Velasco. Fueron sus hijos: Enrique, Pedro, Francisca, mujer del señor de Belvís de Monroy y conde de Deleitosa Francisco de Monroy; Teresa, esposa del conde de Valencia Juan de Acuña y Portugal, y Beatriz que casó en Cataluña con Bernal Galcerán de Requeséns.

El primogénito Enrique murió aún en vida de su padre en 1497 en Perpiñán luchando contra los franceses (“estando por nuestro capitán general en la villa de Perpiñán fue muerto en nuestro seruicio e por la república de nuestros reynos, por lo qual es abido e reputado por viuo e así lo declaramos por esta nuestra carta”) y dejó un hijo como de siete años de nombre Diego habido en Teresa Enríquez, prima de Fernando el Católico. Desde ese momento la viuda y su padre Enrique Enríquez disputaron judicialmente la herencia a Pedro, el segundón del conde de Alba de Liste.

A petición de las partes, el 20 de junio de 1500 los Reyes Católicos dieron una sentencia donde ratificaban la incorporación de Garrovillas al mayorazgo de los Enríquez y ordenaban que lo heredase don Diego cuando muriera su abuelo. A don Pedro se le indemnizaba con la villa de Quintana del Marco, 150.000 maravedís de renta en juros en Zamora y la promesa de recibir de su sobrino otros 150.000 maravedís de juro a la muerte de Alonso.

En el palacio sevillano de su pariente el tercer duque de Medina Sidonia y quinto conde de Niebla Juan de Guzmán y ante el lugarteniente del alcalde mayor de la ciudad, Pedro Enríquez protestó este acuerdo con ciertas cautelas: “por la reuerencia e acatamiento paternal e obidiencia filial que io tengo y deuo al dicho conde my señor e padre io non puedo ponerme con él en contienda de juizio para inpujnar e contradecir de presente públicamente el dicho compromiso [...] e maiormente por ser otorgado en manos y poder de persona tan superior e poderosa como es la dicha reina nuestra señora ante quien por no enojar a su alteza yo no puedo ny tengo lugar de parescer a inpunar e contradecir el dicho conpromiso, el qual themor es justo e tal que puede caher en todo costante varón”.

La intervención de Juan de Guzmán en la protesta de Pedro Enríquez no era casual ni desinteresada pues precisamente por aquel entonces litigaba en la Chancillería de Valladolid con el segundo conde Alba de Liste sobre la sucesión del condado de Niebla: el primer duque de Medina Sidonia y tercer conde de Niebla Juan Alfonso de Guzmán no había dejado hijos legítimos y en 1460 Enrique IV aceptó que el título de Medina Sidonia pasara a su bastardo Enrique de Guzmán, padre del tercer duque Juan de Guzmán; aunque tras una entrevista en 1468 Juan Alfonso compensó a su hermana María, madre de Alonso, con Garrovillas y Alconétar (Cáceres), se abrió un pleito entre ambas ramas de la familia.

En 1500 Alonso Enríquez tenía pactado con el duque Juan un acuerdo por el cual renunciaba a sus derechos a cambio de treinta millones de maravedís. El reparto de esa suma entre el hijo y el nieto del conde de Alba de Liste que se disputaban su herencia dio lugar a un nuevo arreglo el 1 de noviembre de 1500 que modificaba parcialmente la sentencia de los Reyes Católicos: Pedro Enríquez recibiría la villa de Quintana del Marco y 500.000 maravedís de renta en juros, y los treinta millones se repartirían así: 17 millones y medio se emplearían en juros cuya renta cobraría el conde mientras viviera y pasarían después a su nieto, 12 millones se atribuían directamente a Diego y de los 500.000 maravedís restantes podría disponer libremente Alonso Enríquez. El 1 de septiembre de 1501 los Reyes Católicos confirmaron este segundo pacto. El pleito con los Guzmán se sentenció definitivamente en noviembre de 1510: Fernando el Católico fijó en 34 millones la reparación definitiva que el niño Enrique de Guzmán tuvo que pagar a Diego Enríquez por su renuncia al estado de Niebla. En 1502 murió el segundo conde de Alba de Liste, Alonso Enríquez de Guzmán, pasando el título a su nieto Diego Enríquez.

 

Fuentes y bibl.: Real Academia de la Historia, Colección Salazar y Castro, vols. M-40 y M-142.

P. Barrantes Maldonado, Ilustraciones de la Casa de Niebla, 1541 (ed. del Memorial histórico español, Madrid, Imprenta Nacional, 1857, vols. IX y X); P. de Medina, Crónica de los muy excelentes señores duques de Medina Sidonia, condes de Niebla, marqueses de Cazaza en África, señores de la noble villa de Sanlúcar de Barrameda, etcétera, donde se contienen los hechos notables que en sus tiempos hicieron, 1561 (ed. de la Colección de documentos inéditos para la Historia de España, Madrid, imprenta de la viuda de Calero, 1861, vol. XXXIX, págs. 7-395); J. Gudiel, Compendio de algunas Historias de España donde se tratan muchas antigüedades y especialmente se da noticia de la antigua familia de los Girones y de otros muchos linajes, Alcalá de Henares, Juan Iñiguez de Lequerica, 1577; A. López de Haro, Nobiliario genealógico de los reyes y títulos de España, vol. I, Madrid, Luis Sánchez, 1622; I. Galán Parra, “El linaje y los estados señoriales de los duques de Medina Sidonia a comienzos del siglo xvi”, en En la España medieval, 11 (1988), págs. 45-78.

 

Nicolás Ávila Seoane