Ayuda

"Red" Hugh O'Donnell

Biografía

ODonnell, Red Hugh. Conde de Tyrconnell, en Irlanda. Donegal (Irlanda), c. 1571 – Simancas (Valladolid), 10.IX.1602. Líder gaélico-irlandés del condado de Tyrconnell (actual Donegal, Ulster), aliado y vasallo de Felipe II de España, cabeza militar de la Guerra de los Nueve Años Irlandesa (1594-1603), exiliado en España bajo la protección de Felipe III.

Hijo de Hugh O’Donnell y de Finola MacDonnell, ‘Red’ Hugh O’Donnell fue llevado en 1587 a Dublín —bastión del poder inglés en Irlanda— bajo las órdenes de Lord Deputy John Perrot. Tras escapar de la tutela inglesa en 1592, O’Donnell fue nombrado al año siguiente señor de Tyrconnell. Líder de la rebelión en el Ulster contra Isabel I de Inglaterra (Guerra de los Nueve Años, 1594-1603), desempeñó un importante papel como comandante militar a lo largo de este conflicto. Las sucesivas victorias de los confederados en batallas como la de Y ellow Ford (1598), una de las derrotas más completas de las fuerzas inglesas en suelo irlandés, abrieron nuevas esperanzas en Madrid sobre la unidad de los irlandeses y su potencialidad militar. Junto a su aliado Hugh O’Neill, conde de Tyrone, O’Donnell traspasó formalmente su soberanía a la Corona española en 1599, en espera de un rápido socorro militar del nuevo monarca Felipe III.

Después de la derrota hispano-irlandesa en Kinsale (1602), O’Donnell pasó a España para solicitar una nueva ayuda militar de mayores proporciones al “socorro” español enviado a Irlanda en 1601. A su llegada a La Coruña en febrero de 1602, Tyrconnell fue hospedado en la propia casa del gobernador y capitán general del Reino de Galicia, Luis Carrillo de Toledo, conde de Caracena. Simbólicamente, uno de los primeros gestos de O’Donnell fue visitar la torre de Hércules (torre de Breoghán), que según la leyenda fue el punto de partida de los primeros pobladores españoles de Irlanda. La llegada de O’Donnell a la Península sirvió de estímulo para los partidarios de una próxima acción en Irlanda y de mayor presión a las autoridades españolas para llevarla a cabo.

Desde Galicia, O’Donnell envió numerosas cartas tanto al duque de Lerma como al propio Felipe III solicitando una continuación del compromiso militar español en Irlanda. En abril de 1602, pidió entrevistarse personalmente con Felipe III. Aunque el Monarca había decidido para el verano de ese mismo año el envío a Irlanda de un gran socorro —catorce mil hombres y sesenta y siete buques—, la operación era aplazada continuamente.

Ante la aparente inacción de la máquina burocrática española y la falta de respuesta a sus peticiones, O’Donnell decidió viajar a la Corte, en esos momentos en Valladolid, para encontrarse con Felipe III. A principios de septiembre de 1602, O’Donnell cayó enfermo en el castillo real de Simancas y falleció de forma natural después de algunos días de convalecencia, sin que se pudieran demostrar los rumores de su envenenamiento por James Blake, supuesto agente a sueldo de George Carew, gobernador de Munster (suroeste de Irlanda). Tyrconnell fue enterrado en el Convento franciscano de la vecina Valladolid, como así lo expresó en la cláusula segunda de su testamento.

A su muerte, le sucedió en el cargo de conde de Tyrconnell (cláusula tercera del testamento) su hermano Ruarí (Rodrigo) O’Donnell (1575-1608), quien mantuvo la alianza con los O’Neill y el vasallaje a la figura del monarca español. En su testamento, Hugh O’Donnell también recomendó a su confesor, el franciscano Florence Conry, como asesor sobre los asuntos irlandeses en la Corte española y, de hecho, este religioso iba a cumplir un papel determinante en todo lo relacionado con Irlanda hasta su muerte en Madrid en 1629. Tras la muerte de O’Donnell, el feudo tradicional de la familia, el condado de Tyrconnell, iba a correr similar suerte al de otros territorios pertenecientes a los jefes confederados irlandeses del Ulster.

Después del exilio de Ruarí O’Donnell en 1607, el condado de Tyrconnell fue fragmentado por las autoridades británicas.

 

Fuentes y bibl.: Archivo General de Simancas, E-España, leg. 188, La Coruña, 21 de marzo de 1602 (cartas de O’Donnell a Lerma y Felipe III solicitando refuerzos para Irlanda); Guerra Antigua, leg. 603, Caracena a Felipe III, La Coruña, 28 de febrero de 1602 (sobre el hospedaje en casa del gobernador de Hugh O’Donnell); leg. 596, Testamento de Hugh O’Donnell, Simancas, 7 de septiembre de 1602.

D. Murphy, Life of Red Hugh ODonnell, prince of Tyrconnell, Dublín, 1893; C. Mooney, “The death of Red Hugh O’Donnell”, en Irish Ecclesiastical Records, LXXXI, 1 (mayo de 1954); J. Silke, “The last will of Red Hugh O’Donnell”, en Studies, 24 (1988), págs. 51-60; M. Kerney Walsh, “Aodh Rua O’Donnell and his mission to Spain: January-September 1602”, en Donegal Annual, XLI (1989); H. Morgan, The Battle of Kinsale, Dublín, Wordwell, 2004.

 

Óscar Recio Morales