Ayuda

Juan Fernández de Boán

Biografía

Fernández de Boán, Juan. Pousa de Cacabelos (Galicia), 1549 – Madrid, 9.X.1615. Consejero de Indias y oidor de la Audiencia de Lima.

Nacido en 1549 en Pousa de Cacabelos, pueblo del cual llegaría a ser señor. Desde joven encaminó su vida hacia los estudios de Leyes y fue colegial del Colegio Arzobispo en Salamanca, llegando a ser rector del colegio en 1588 y 1589, Universidad en la cual obtuvo la licenciatura en Prima y Cánones. Tras ejercer como juez mayor de bienes de difuntos se le encaminó hacia las Indias cuando el 23 de abril de 1592 fue nombrado oidor de la Real Audiencia de Lima. Permaneció en América durante más de veintidós años. Tras visitar la Real Audiencia de Panamá en 1598, su prestigio en Perú se fue haciendo cada vez mayor. Así, fue nombrado decano de la Audiencia en 1603 y, como tal, cuando falleció el virrey conde de Monterrey el 10 de febrero de 1606, ejerció como presidente de la capitanía general del Perú hasta que el 21 de diciembre de 1607 se hizo cargo del virreinato el marqués de Montesclaros.

Su estrecha relación con el antiguo virrey, así como con el conde de Lemos, le valió para amasar una inmensa fortuna en Perú a la que agregó la de su única esposa legítima, Damiana de Landecho y Asolo, con la que casó en Lima en 1601. Ésta provenía de una riquísima familia ya que era hija del licenciado Landecho y Asolo, presidente que había sido de la Audiencia de Guatemala y luego de la de Lima, y de Ana López de Burgos, descendiente de conquistadores del Perú.

A ello había que unir la fortuna de sus dos primeros maridos, uno de los cuales fue el capitán Diego de Frías, ilustre personaje del Perú virreinal. Damiana de Landecho era considerada la mujer más rica de Lima en su época y dejó por sus herederos universales a su tercer marido y a la hija natural de éste, Josefa, que había tenido de una relación con Juana Gómez de Losada en Galicia, a la cual adoptó y autorizó a usar su apellido. Por otro lado, Fernández de Boán tenía de una relación posterior con Inés López de Nogueiras una hija, Isabel, que fue monja en el convento de Belvís.

A estas ventajas económicas y sociales que obtuvo gracias a sus buenas relaciones cortesanas, habría que unir su nombramiento como consejero de Indias el 27 de enero de 1613 en plaza supernumeraria, pero con los mismos derechos que el resto de consejeros, aunque no tomó posesión del cargo hasta el 17 de diciembre de 1614. Este nombramiento mitigó la decepción que para él había supuesto su no elección para el oficio de presidente de la Audiencia de Nueva Galicia en 1610, aunque únicamente representó la posibilidad de volver a fallecer en Castilla, pues enfermó al poco de llegar a la Península y murió el 9 de octubre de 1615. Fue enterrado en el monasterio de María de Aragón, siendo su testamentario el consejero Juan de Villela.

 

Fuentes y bibl.: Archivo Histórico Nacional, Consejos Suprimidos, lib. 724, fols. 135 r.-136 v.

A. Heredia Herrero (dir.), Catálogo de las consultas del Consejo de Indias, 1610-1616, Sevilla, Dirección General de Archivos y Bibliotecas, 1984, pág. 32; V. Herrero Mediavilla, Índice biográfico de España, Portugal e Iberoamérica, Múnich, K. G. Saur, 2000 (3.ª ed.), ficha I, 122, 397; E Schäfer, El Consejo Real y Supremo de las Indias. Su historia, organización y labor administrativa hasta la terminación de la Casa de Austria, Valladolid, Junta de Castilla y León, Marcial Pons Historia, 2003, t. I, pág. 341 y t. II, pág. 417; M. Fernández García, Parroquias madrileñas de San Martín y San Pedro el Real. Algunos personajes de su archivo, Madrid, Caparrós, 2004, pág. 215.

 

José Eloy Hortal Muñoz