Ayuda

Honorato de Saleta y Cruxent

Biografía

Saleta y Cruxént, Honorato de. Calella (Barcelona), 11.VII.1844 – Villafranca (Navarra), 8.V.1915. Militar y escritor, general de brigada de Ingenieros.

Estudió en la Academia de Ingenieros de Guadalajara desde 1860 a 1864, año en el que, finalizada su formación, fue nombrado teniente del Cuerpo y destinado al 2.º Regimiento de Ingenieros. En 1869 se encontraba con su unidad en Cuenca y Guadalajara, en operaciones encaminadas a controlar movimientos carlistas. Posteriormente, tomó parte en acciones en Despeñaperros para luchar contra la insurrección republicana en Andalucía, y poco después, siempre en el mismo año de 1869, pasó a Valencia para participar en la toma de Alcira, insurreccionada igualmente. Por los méritos contraídos en esta acción, fue premiado con el ascenso al grado de comandante, y con posterioridad, participó en el bloqueo y toma de Valencia. En 1870 de nuevo se vio en operaciones contra los levantamientos republicanos, en esta ocasión en Barcelona, que culminaron con la toma de Gracia, con lo que se controlaba la citada insurrección.

En 1871 solicitó pasar a la situación de supernumerario sin sueldo, para poder dedicarse a estudios científicos y a investigaciones históricas, para las que poseía una sólida preparación. Volvió al servicio activo en 1872, al Ejército del Norte, en Navarra, donde en principio se dedicó a fortificar las estaciones ferroviarias de Olite, Tafalla y otros puntos. En mayo de 1873, se incorporó a la columna del valle del Baztán, construyendo las obras de defensa del cuartel de Elizondo, asistiendo a los combates de Peñaplata, Zugarramundi y Elorriaga, y posteriormente, tomó parte en las acciones de Allo y Dicastillo, por las que fue recompensado con el empleo de comandante del Ejército. Finalmente y siempre en 1973, y en el marco de la Guerra Carlista, participó en los hechos de armas de Tolosa, Ermita de Santa Bárbara, y Monte Guirguillano, acción esta última, por la que fue recompensado con el grado de teniente coronel del Ejército. En 1874 volvió al Ebro para construir un puente de piedra en Cenicero, después tomó parte en la defensa de Bilbao, cooperando en las obras de fortificación que tan trascendentes fueron para el mantenimiento de la plaza en poder de las tropas constitucionales, y con posterioridad se hizo cargo de una unidad de puentes con la que llevó a cabo numerosas operaciones de su especialidad. Así, destinado de nuevo a la línea del Ebro, se ocupó de las obras de defensa de Logroño, y más tarde en el establecimiento de un puente de pontones sobre el citado río, entre Cenicero y el Ciego, que jugaron un importante papel en las operaciones sobre La Guardia. Posteriormente, en 1875 volvió por tercera vez al Ebro para construir un puente de piedra en Cenicero.

En 1876, destinado al primer Cuerpo de Ejército, se encontró en el valle del Baztán, participando en operaciones como, la de Peñaplata, o en la de Vera, en la que obtuvo el empleo de coronel del Ejército, o finalmente sobre el Bidasoa, en el que tendió dos puentes de pontones bajo fuego enemigo, restableciendo así las comunicaciones entre los Ejércitos de la Derecha y de la Izquierda.

Terminada la guerra, pasó destinado sucesivamente al 3.er Regimiento del Arma, marchando con su unidad a Cádiz, donde realizó trabajos de fortificación, a Jaca como ingeniero comandante, y después al Batallón de Pontoneros en Zaragoza. En 1890 ascendió a coronel del Cuerpo, y se le concedió el mando del ya Regimiento de Pontoneros en Zaragoza. En 1894 pasó destinado a la Comandancia de Ingenieros de la misma ciudad, donde, entre otros varios inmuebles, dirigió la construcción del edificio destinado a la Capitanía General. En 1898 y 1899 estuvo destinado en comisión, en la Comandancia de Burgos, encargado de la construcción del Cuartel de Artillería Fernán González.

En 1904 fue promovido al empleo de general de brigada, designado comandante general de Ingenieros de la 5.º región. Seis años después, en 1910, cesó en el cargo por cumplir la edad reglamentaria para pasar a la reserva. El 4 de mayo de 1833 fue nombrado académico correspondiente por Zaragoza de la Real Academia de la Historia. Fue, asimismo, benemérito de la patria, académico de la Real Academia de las Bellas Letras de Barcelona, de la de Sevilla, y académico de número de la Real Academia de Nobles Artes de San Luis de la ciudad de Zaragoza, y mantenedor de los Juegos Florales de 1883, en esta última ciudad. Fue nombrado en repetidas ocasiones, vocal del jurado de exámenes de estudios correspondientes a la Facultad de Ciencias Sección de las Fisicoquímicas de la Universidad de Zaragoza, y vocal de la Comisión de Reformas para el mejoramiento de la clase obrera.

Además de numerosas condecoraciones militares, como las Cruces de 1.ª y 2.ª Clase del Mérito Militar, con distintivo rojo, recibió importantes distinciones civiles, como, la Encomienda de Isabel la Católica, la Encomienda de Carlos III, o la Medalla de Oro de Zaragoza por su cooperación en las celebraciones del primer centenario de los Sitios.

 

Obras de ~: Compendio de Historia de España, Madrid, 1870; Lecciones de Aritmética: dedicadas a los sargentos y cabos de todas las armas e institutos del Ejército, Barcelona, Narciso Ramírez y Cía., 1871; Historia Universal: dedicada a los ejércitos de España y Portugal, Barcelona, Narciso Ramíres y Cía., 1872; Agricultura y Armas, Zaragoza, Imprenta de Zacarías R. Prieto, 1881; Memoria-biografía del Excmo. Sr. General D. José Mansó y Sola, Conde de Llobregat, Barcelona Sucesores de Narciso Ramírez y Cía., 1883; Agricultura y Letras, Zaragoza, Tipografía de Mariano Salas, 1888; Agricultura y Estadística, Zaragoza, 1888; Agricultura y Bibliografía, Zaragoza, 1889; Catecismo del militar español y soldados célebres, Zaragoza, 1890; Glorias cívico-militares del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, Madrid, Memorial de Ingenieros, 1890; Historia del Regimiento de Pontoneros, Zaragoza, Imprenta de C. Ariño, 1893; Cruz de la Espada (seud.), La masonería en España y ultramar, Zaragoza, Imprenta de Nicomedes Francés, 1897; De Granada a Burgos por Madrid y Villafranca de Navarra, Burgos, El Correo de Burgos, 1898; Las dos Granadas (cristiana y árabe), Burgos, Santiago Rodríguez, 1898; Un libro más que en la historia de los otros veinticuatro libros, Zaragoza, M. Salas, 1905; Tres Ingenieros y un soldado dignos de recuerdo: Sangenís, Minali, De Gabriel, y Giral, Madrid, Memorial de Ingenieros 1908.

 

Fuentes y bibl.: Archivo General Militar (Segovia), Exps. personales.

“Necrología”, en Memorial de Ingenieros y Revista Científico Militar (Madrid) (1915); Índice Analítico de las Memorias, Artículos y Noticias del Memorial de Ingenieros, desde el año 1846 al 1920, Madrid, Imprenta del Memorial de Ingenieros del Ejército, 1925.

 

Juan Carrillo de Albornoz y Galbeño