Ayuda

Juan Antonio Puig y Montserrat

Imagen
Biografía

Puig y Montserrat, Juan Antonio. Felanitx, Mallorca (Islas Baleares), 20.VII.1813 – Puerto Rico, 2.I.1894. Religioso franciscano (OFM), obispo de Puerto Rico.

De este obispo escriben su apellido los historiadores o cronistas, al igual que ocurre con el barcinonense Monserrat y Navarro, indistintamente Monserrat o Montserrat. La exclaustración le obligó a dejar su Orden de los Menores Observantes, en la que aún no se había ordenado sacerdote, lo que ocurrió en 1837 en Puerto Rico, adonde se había trasladado. Desempeñó allí su ministerio llegando a párroco de la Catedral.

La Monarquía de Amadeo quiso que asumiera el gobierno eclesiástico de la isla designándole sucesor del fallecido obispo Carrión, a lo que Puig se negó si no recibía previamente el nombramiento pontificio, con lo que evitaba un cisma como el que se vivió en la archidiócesis de Santiago de la vecina isla de Cuba.

Pío IX le agradeció su actitud nombrándole obispo de Puerto Rico el 16 de enero de 1874. Dificultades con Serrano, que no quería renunciar al derecho de presentación, hicieron que se retrasase la efectividad del nombramiento.

Fue consagrado en Madrid el 24 de enero de 1875.

Recibido con entusiasmo en la diócesis que tan bien le conocía, sus buenas relaciones con Sagasta le llevaron, desde su cargo de senador, a participar, con notable protagonismo, en una maniobra política contra Cánovas que llegó a preocupar en Roma, pues veía resucitar por un obispo español la espinosa cuestión del Reino de Italia, en abierta censura a Cánovas y Pidal.

Curiosamente no era ésta una maniobra proveniente del integrismo, aunque los prelados más caracterizados del mismo, el oxomense, Lagüera y el placentino Casas y Souto, y hasta el mismo Casañas a punto de dar su gran viraje, compartieran desde otra orilla su tesis. Rampolla se apresuró a asegurar al Gobierno que el obispo había actuado por su cuenta y sin seguir instrucciones vaticanas al tiempo que prometía gestiones para cortar el incidente. Evidentemente el inteligente y activo nuncio tenía a Cánovas por mucho más favorable a los intereses de la Iglesia que el amigo del obispo. No se mostró Puig dócil a las insinuaciones del nuncio, tal vez molesto porque no le habían nombrado obispo de Madrid, cargo al que según Rampolla aspiraba y para el que se acababa de nombrar a Martínez Izquierdo. Al fin, renunció a su designio no sin hacer constar que “por altísimas consideraciones que pesan en mi ánimo de Obispo”, con lo que comprometía a la Santa Sede. No es de extrañar, con estos antecedentes, que el imprescindible informe de Vico, en 1890 alto funcionario de la Nunciatura, y más tarde nuncio en Madrid, fuera reticente con el obispo. En 1883 acudió a Roma para la visita ad limina. Recorrió pastoralmente la isla en varias ocasiones, introdujo a los Paúles, a quienes encomendó la dirección del Seminario, a los Redentoristas, a las Hermanitas de los Ancianos Desamparados y a las Siervas de María, al tiempo que abandonaban la isla los jesuitas.

 

Obras de ~: La última alocución de Su Santidad y las declaraciones del Gobierno español sobre el poder temporal del Papa por el Excmo. e Ilmo. Señor D. ~, Obispo de Puerto Rico y Senador del Reino, Madrid, Tipografía de los Huérfanos, 1885 (La Cruz [Madrid], I [1885], págs. 362-385).

 

Bibl.: La Cruz, II (1883), pág. 118; La Cruz, I (1885), págs. 362-385; La Semana (Madrid), III (1885), págs. 195- 199, 236-239, 241-246 y 259-263; J. M. Cuenca, “El episcopado español en tiempos de Pío IX. Apunte sociológico”, en Estudios de Historia contemporánea, vol. I, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), 1976, pág. 255; D. Benavides Gómez, Democracia y cristianismo en la España de la Restauración: 1875-1931, Madrid, Editora Nacional, 1978, pág. 103; V. Cárcel Ortí, “La revolución burguesa”, en R. García Villoslada (dir.), Historia de la Iglesia en España, vol. V, Madrid, La Editorial Católica, 1979 (Biblioteca de Autores Cristianos, Maior, 20), págs. 266 y 274-275; J. M. Cuenca Toribio, Sociología del Episcopado español e hispanoamericano (1789-1985), Madrid, Pegaso, 1986, págs. 163-164, 177-178 y 522-523; L. de Echeverría, Episcopologio español contemporáneo (1868-1985), Salamanca, Universidad, 1986, pág. 40; V. Cárcel Ortí, León XIII y los católicos españoles, Pamplona, Eunsa, 1988, págs. 279 y 338- 339; C. Robles, Insurrección o legalidad. Los católicos y la Restauración, Madrid, CSIC, 1988, págs. 336-340; F. Martí Gilabert, Amadeo de Saboya y la política religiosa, Pamplona, Eunsa, 1999, págs. 116-117.

 

Francisco José Fernández de la Cigoña Núñez