Ayuda

Francisco Javier Baztán Urniza

Biografía

Baztán y Urniza, Francisco Javier. Sada (Navarra), 28.IV.1844 – Pamplona, 14.XII.1926. Eclesiástico, canónigo, arcediano, maestrescuela y obispo.

De familia noble —condes de Noreña—, cursó la carrera sacerdotal en el seminario conciliar iruñés.

Ordenado el 13 de marzo de 1869, se licenció en Sagrados Cánones y doctoró en Sagrada Teología en el seminario pontificio de Toledo. Profesor durante un lustro —1872-1877— de Matemáticas y Filosofía en el seminario pamplonica de San Miguel. En 1877 obtuvo, mediante la correspondiente oposición, una canonjía dignidad en el cabildo catedralicio de la silla ciudarrealeña, en la que fue ulteriormente arcediano, provisor y vicario general del priorato. Protegido en extremo por su coterráneo el marqués de Vadillo, figura destacada del partido conservador, en 1901 fue promovido a la dignidad de maestrescuela de la sede almeriense, permutada casi instantáneamente con la de arcediano de la misma iglesia prioral. Designado como obispo de Oviedo el 14 de noviembre de 1904, fue consagrado en Pamplona —tras una tensa controversia epistolar con su prelado, el agustino López Mendoza— en la capilla de la Virgen del Camino de la iglesia parroquial de San Saturnino —13 de marzo de 1905—. El quindecenio de su pontificado asturiano transcurrió en una atmósfera átona y rutinaria, sin que llegase a prestar condigna atención al problema obrero en general y al sindicalismo confesional en particular, aunque ciertos estudiosos navarros califiquen su tarea “de gran acierto”. De carácter débil y contemporizador, se vio acusado en numerosas ocasiones por su batallador e híspido deán, Maximiliano Arboleya Martínez, de obstáculo y torcedor en sus esfuerzos por responder con éxito a la candente problemática social del Principado, inclinándose siempre, en su opinión, el prelado a favor de las tesis reaccionarias mantenidas por Claudio López Bru, II marqués de Comillas. Senador del reino. Enfermo y siempre muy interesado y algo entrometido en los asuntos de su sede natal, presentó la renuncia a comienzos de octubre de 1920; si bien, por causas pintorescas, tardó más de un año en ser efectiva, con su salida de Oviedo hacia Navarra, tras haber sido nombrado obispo titular de Nilopolis (18 de octubre de 1920).

 

Bibl.: d. benavides, El fracaso social del catolicismo español.

Arboleya Martínez. 1870-1951, Barcelona, Editorial Nova Terra, 1973; j. m . cuenca toribio, Sociología del episcopado español e hispanoamericano (1789-1985), Madrid, Ediciones Pegaso, 1986; j. goñi gaztambide, Historia de los Obispos de Pamplona, Siglo xx, t. XI, Pamplona, Eunsa, 1999.

 

José Manuel Cuenca Toribio