Ayuda

María de la Salud Bernaldo de Quirós y Bustillo

Biografía

Bernaldo de Quirós y Bustillo, María de la Salud. Madrid, 1898 – 1983. Aviadora civil.

Oriunda de Llanes (Asturias), María Bernaldo de Quirós era la quinta hija de seis hermanos, oriunda de Llanes.

Su padre, el marqués de los Altares, le proporcionó una amplia formación académica. Pronto sintió la llamada de la aviación y a mediados de 1928 fue la única mujer de un grupo de dieciocho alumnos que se inscribió en el Real Aero Club de España para recibir la formación aeronáutica necesaria en el aeródromo militar de Getafe (Madrid).

La joven superó los requisitos físicos e intelectuales para acceder al curso de piloto. Su formación aeronáutica le fue encomendada al entonces capitán de Infantería y piloto militar de aeroplano José Rodríguez y Díaz de Lecea, profesor que, en cierta ocasión, afirmó que las mujeres carecían del esfuerzo necesario que exige la aviación. consideró a Bernaldo como una alumna excepcional, y le permitió hacer su “vuelo de suelta” (el primer vuelo en solitario en argot aeronáutico) el día 7 de octubre. María Bernaldo aprobó los exámenes siguientes, obteniendo el 24 de noviembre de 1928 el preciado título de piloto civil de aeroplano que otorgaba la Federación Aeronáutica Internacional (FAI). Para celebrar el título fue invitada a una fiesta organizada por la revista Motoavión en Getafe y realizó un vuelo sin instrumentos desde ese aeródromo hasta la localidad de Chinchón, invitada por el torero Marcial Lalanda para presenciar una corrida benéfica. La aviadora Bernaldo también siguió la moda imperante entre el personal del Real Aero Club de realizar bautismos aéreos a entusiastas de la aviación. En un primer momento se contrarió al comprobar que no había ningún aspirante masculino que quisiera volar con ella pero quedó gratificada por las numerosas peticiones que recibió del público femenino que se incrementaron con motivo de una fiesta de la Aviación.

María Bernaldo de Quirós expresó en un artículo su deseo de que el gobierno promocionara la aviación privada en España y siempre hizo gala de las aptitudes que poseían las mujeres para la aviación. Por ello, aprovechó la oferta de la firma De Havilland, que le vendía una avioneta a mitad de precio, para que recorriera España haciendo publicidad de la empresa aeronáutica británica. Con este motivo tuvo ocasión de acudir a un concurso de aviación que se celebró en San Sebastián y protagonizó el saque de honor en un partido de fútbol celebrado en Vigo. Todos estos vuelos debieron de compensarle los sinsabores producidos por la mentalidad machista de la época, reflejada en la negativa del Real Aero Club para admitirla como socio. Además, el 17 de enero de 1929, Alfredo Kindelán Duany, jefe superior de la Aeronáutica, rechazó una petición firmada por más de medio de centenar de miembros del Real Aero Club en la que se solicitaba para Bernaldo la concesión del título y emblema de aviadora honoraria. Kindelán argumentaba que, según la ley vigente en aquella época, esa distinción sólo se le concedía al personal militar de países extranjeros.

Pese a todo, María Bernaldo de Quirós gozó de mucha popularidad entre los pilotos de Getafe, quienes cariñosamente le apodaron Miss Golondrina.

En los años siguientes, Bernaldo de Quirós siguió realizando vuelos, sobre todo con una avioneta de la Aviación Naval estacionada en Getafe, participando en bautismos aéreos y otras actividades aéreas, como la caza de la avutarda. En los años treinta era un pasatiempo muy común entre los pilotos de Getafe y consistía en perseguir con el avión al ave impidiéndole que descansara y se posara en tierra por el agotamiento.

En esta actividad aérea, que requería dominio del avión y conocimiento del terreno, también participó la primera aviadora española, volando en varias ocasiones con su antiguo profesor Rodríguez Díaz de Lecea. En Asturias también dio clases de vuelo a algunos aspirantes a piloto.

Según las últimas publicaciones, al inicio de la guerra, María Bernaldo realizó algunos vuelos en el norte de España para las fuerzas sublevadas tripulando avionetas militarizadas, pero a medida que avanzaba el conflicto cesó por completo su actividad aeronáutica.

Pese a su corta carrera aeronáutica, el ejemplo de María Bernaldo de Quirós sirvió de ejemplo a muchas otras jóvenes españolas que se iniciaron en el vuelo sin motor y quisieron obtener su título de piloto.

Después de la contienda civil fijó su residencia en Madrid. . María Bernaldo de Quirós contrajo matrimonio con su primo Ramón Bernaldo de Quirós y Argüelles, III Marqués de Argüelles, con quien tuvo dos hijos, que fallecieron en la infancia, y tras enviudar se casó con Manuel Sánchez-Arjona, alcalde de Ciudad Rodrigo (Salamanca). En la década de 1970, fue nombrada infanzona de la Real Hermandad de Nuestra Señora de la Caridad de Illescas.

 

Obras de ~: “Aviación privada”, en Motoavión, 16 (1928), págs. 33-37.

 

Fuentes y bibl.: Archivo Histórico del Ejército del Aire, Expediente personal, 10.222.

“María Bernaldo de Quirós, la Dama del Aire”, en Estampa (Madrid), 1928; C. O’Donnell, “María Bernaldo de Quirós. La primera mujer piloto de aviación en España”, en Revista Española de Historia Militar, n.º 41 (2003) págs. 235- 237; C. Yusta, “La mujer piloto en la aviación española”, en Aeroplano, n.º 24 (2006); C. Rodríguez Artime, “Fiestas de San Roque, 1929. La Aviación en Tineo, Asturias”, en Patronato de Fiestas de Tineo (Asturias) (agosto de 2006).

 

Carlos Lázaro