Ayuda

Manuel Bautista Aranda

Biografía

Bautista Aranda, Manuel. Alcalá de Henares (Madrid), 24.XII.1926 – 12.XI.2015. Doctor ingeniero aeronáutico, militar, científico e investigador.

Sus padres fueron Vidal Bautista Soria de Fuentes (Cuenca), funcionario del Ministerio de Justicia, y Francisca Aranda Martínez de Fuentes (Cuenca), de profesión ama de casa. Cursó la enseñanza primaria en colegios públicos de Castellón, Cuenca y Fuentes (Cuenca), y el Bachillerato en Madrid, en los institutos San Isidro y Cardenal Cisneros, como alumno no oficial. En 1944 inició su preparación para el ingreso en la Academia Militar de Ingenieros Aeronáuticos, y en julio de 1946 fue nombrado caballero cadete de la misma, comenzando así la carrera de ingeniero aeronáutico.

En 1952 terminó sus estudios en la Academia Militar de Ingenieros Aeronáuticos y obtuvo los títulos de ingeniero aeronáutico, piloto militar y empleo de capitán. En 1961 obtuvo el grado de doctor en Ingeniería Aeronáutica por la Universidad de Madrid.

En 1952 contrae matrimonio con María Antonia Pérez Rodríguez, unión de la que nacieron tres hijos.

En 1952 pasó a prestar sus servicios en el Instituto Nacional de Técnica Aeronáutica (INTA), iniciando su especialización en el campo de la Electrónica aplicada a la Aviación. Especialización que se complementó con tres años de trabajo (1953-1955) como colaborador a tiempo parcial en el Instituto Nacional de Electrónica; un año (1956) en Alemania, en la Escuela Técnica Superior de Múnich, ampliando estudios de Electrónica; un año (1957) como ingeniero en prácticas en las fábricas alemanas Rohde & Schwarz, Siemens y Lorenz; siete años (1953-1955 y 1958-1961) como profesor en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Aeronáuticos, en la cátedra de Electrotecnia; tres años (1958-1960) como profesor de Electrónica y Radar en la antigua Escuela de Ayudantes de Ingenieros Aeronáuticos, y, por supuesto, con su actividad normal en la Sección de Electricidad y Electrónica del INTA, donde trabajó con equipos de comunicaciones y navegación aérea.

Su primer contacto profesional con los temas del espacio tuvo lugar durante los años 1961-1962, como representante del INTA, en la estación de seguimiento de satélites que la NASA había instalado en Maspalonas (Las Palmas de Gran Canaria), para apoyo de sus primeros vuelos tripulados (proyecto “Mercury”).

Pero la dedicación plena a estos temas del espacio se inició en 1963, cuando la NASA se puso en contacto con el INTA para construir en España un complejo de estaciones dedicado a la exploración del espacio lejano y a los vuelos tripulados. Como representante del INTA, participó activamente en la búsqueda del emplazamiento más adecuado y en la posterior construcción y puesta en marcha de las tres estaciones iniciales: Robledo de Chavela (1965), Cebreros (1966) y Fresnedillas (1967).

Entre 1965 y 1972 actuó como codirector español del Complejo, con la misión, entre otras, de ir sustituyendo paulatinamente todo el personal técnico norteamericano (más de doscientos trabajadores) por personal español. Al terminar esta sustitución, que fue un tanto complicada y laboriosa, pasó a ser el único director del Complejo (1972-1984). Durante estos veinte años (1965-1984) participó muy activamente en todos los programas de la NASA destinados a la exploración de la Luna y de los distintos planetas, ya que el llamado Complejo Espacial de Madrid era (y sigue siendo) un elemento clave en todos los lanzamientos de la NASA hacia el espacio lejano. Así tuvo el privilegio de participar en acontecimientos históricos de primera magnitud, como fue la llegada del hombre a la Luna y las primeras exploraciones de Marte, Júpiter, Saturno, Venus, Mercurio y del propio Sol.

En el ámbito europeo colaboró también con la ESA (Agencia Europea del Espacio), por un doble camino: por su designación como experto para formar parte de varios grupos de trabajo de la Agencia, y por su participación en la estación de seguimiento de satélites de Villafranca del Castillo.

En enero de 1984 fue nombrado director general del INTA, cargo que desempeñó hasta abril de 1988, en que pasó a ocupar la vicepresidencia del Instituto.

Desde 1984 hasta su disolución en 1986, fue miembro de la Comisión Nacional de Investigación del Espacio y presidente de su Comité Científico Técnico.

En 1987, tras haber compaginado su carrera militar con las actividades antes mencionadas, fue ascendido a General de Brigada del Cuerpo de Ingenieros Aeronáuticos. En 1988 fue designado delegado de España en el AGARD (Grupo Asesor de la OTAN para Investigación y Desarrollo Aeroespacial), cargo que desempeñó hasta el final de 1991. Durante cinco años (1987-1991) fue miembro del Seminario “El Espacio y la Defensa” en el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional.

En diciembre de 1991, al alcanzar los sesenta y cinco años de edad, pasó a la situación militar de Segunda Reserva, cesando automáticamente en todos sus cargos oficiales.

Durante los años 1992 y 1993 intervino como secretario de Organización en la preparación del II Congreso Nacional de la Ingeniería Aeronáutica. Y en 2003, en la organización de los actos conmemorativos del Centenario del primer vuelo con motor.

Desde su creación en 1995, fue miembro del Consejo Asesor de las Juntas Directivas de la Asociación y del Colegio de Ingenieros Aeronáuticos; cesó a petición propia en febrero de 2006.

En 1996 fue nombrado vicepresidente (rama espacio) del recién creado Instituto de Navegación de España, donde también cesa a petición propia en el año 2002. En ese mismo año de 1996 fue designado miembro del Comité Consultivo de la empresa MAYA Inversiones y Cía, S.R.C. (propietaria del Grupo E.P.).

Cooperó como conferenciante con la Real Academia de Ciencias, en el desarrollo de su “Programa de Promoción de la Cultura Científica y Tecnológica”; pronunciado conferencias sobre la exploración del espacio en las Universidades de Logroño, Santander y Rey Juan Carlos y en otros centros de Pontevedra y Burgos. Fue durante unos veinte años conferenciante asiduo en la Escuela Superior del Aire, donde explicaba las características y posibilidades de los satélites militares.

A lo largo de su vida profesional publicó dos libros y colaboró en otros seis. Publicó también más de sesenta artículos, relacionados en su mayoría con la exploración y utilización del espacio. Cuatro de estos artículos fueron premiados: Premio Vázquez Sagastizabal en 1975, Premio Vara de Rey en 1976, y en 1983 y Premio Haya en 1992.

Fue honrado con varias condecoraciones, entre las que cabe destacar la Cruz, Placa y Gran Cruz de la Orden de San Hermenegildo, dos Cruces del Mérito Aeronáutico, Gran Cruz del Mérito Aeronáutico, Gran Cruz del Mérito Militar, Medalla de Oro del INTA y la NASA Distinguished Public Service Medal (la más alta distinción que la NASA puede conceder a un extranjero).

Fue miembro de la British Interplanetary Society y antiguo miembro de la Deutsche Gesellshaft für Raketentechnik und Raumfahrforschung.

 

Obras de ~: Seguimiento radioeléctrico de satélites y sondas espaciales, Madrid, INTA, 1964; En las puertas del espacio, Madrid, McGraw-Hill, 2001; et al., Misiones Espaciales Tripuladas, Madrid, Real Academia de Ciencias, 1995. Ha publicado más de sesenta artículos técnicos sobre temas del espacio. De ellos, diecisiete en la Revista de Ingeniería Aeronáutica y Astronáutica (n.os 22, 83, 124, 146, 263, 327, 330, 331, 334, 339, 352, 354, 359, 363, 369, 374 y 377). Otros treinta en la Revista de Aeronáutica y Astronáutica (números 144, 145, 170, 235, 257, 265, 297, 356, 406, 415, 416, 418, 419, 420, 462, 468, 474, 500, 502, 519, 584, 586, 599, 606, 612, 618, 635 y 694). Otros cinco en la Revista de Navegación de España (n.os 1, 2, 6, 8 y 11). Otros cuatro en los Cuadernos de Estrategia del Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (n.os 10, 12, 28 y 44).

 

Bibl.: A. González-Betes, Historia Gráfica de la Aviación Española, Madrid, COIAE, 1998, págs. 547, 556, 558, 561, 581, 591, 619, 620 y 703.

 

Antonio González-Betes Fierro