Ayuda

Ángel Sanz y Briz

Imagen
Biografía

Sanz y Briz, Ángel. Zaragoza, 28.IX.1910 – Roma (Italia), 11.VI.1980. Diplomático.

Este diplomático, que salvó del Holocausto a miles de judíos durante la Segunda Guerra Mundial, fue el último de cuatro hermanos y una hermana, hijo de Felipe Sanz, un rico comerciante, y de Pilar Briz. Estudió en el colegio Escuelas Pías de los padres Escolapios de Zaragoza y se licenció en Derecho por la Universidad Central de Madrid. Ingresó en la Carrera Diplomática en 1933. Casi un año después del comienzo de la Guerra Civil española en julio de 1936, fue separado del servicio diplomático por el gobierno de la República (1 de abril de 1937), pero el tribunal seleccionador del gobierno nacionalista le readmitió (19 de agosto de 1938).

Es el más conocido de los diplomáticos españoles que ayudaron a salvar de la Shoá a judíos de los países en donde estaban acreditados y el reconocido prototipo de ellos. Como encargado de negocios en Budapest entre el mes de junio y el 30 de noviembre de 1944, llevó a su punto más alto la labor de protección de los judíos iniciada por el ministro Miguel Ángel de Muguiro y rematada por Giorgio Perlasca. Se extendió la protección a unos 2795 judíos y unos 1684 salieron de Hungría con visados de Sanz en agosto de 1944. Su labor sería continuada por un italiano asilado en la embajada que se hizo pasar por el nuevo representante español, Giorgio Perlasca. Se calcula que gracias a ellos tres fueron salvados unos cinco mil quinientos judíos. La base jurídica empleada fue el decreto-ley de Miguel Primo de Rivera de 20 de diciembre 1924 por el que se concedía la nacionalidad española a los protegidos españoles por los regímenes de capitulaciones y, en general a los descendientes de españoles, por tanto, a los sefarditas, a pesar de que casi ninguno de los salvados lo eran.

Desempeñó importantes puestos diplomáticos, como los de embajador extraordinario y plenipotenciario en Guatemala (1960-1962), Lima (1964-1967), La Haya (1967-1972) y Bruselas (1972-1973). Fue el primer embajador de España en Pekín (1973-1976), tras la instauración del régimen comunista en China y el restablecimiento de relaciones diplomáticas bilaterales entre ambos países. Luego fue embajador extraordinario y plenipotenciario cerca de la Santa Sede (1976-1980), donde falleció.

Sólo después de su muerte le fue reconocida su labor humanitaria en el Holocausto. En 1991 fue declarado “Justo entre las naciones”, y se le otorgó la medalla de honor del Yad Vashem. En consecuencia, se plantó un árbol en la calle de los Justos del monte del Recuerdo y una placa en el jardín del mismo nombre de Jerusalén. En Budapest conmemoran su labor una avenida que lleva su nombre y en ella un monolito en su honor (16 octubre 2015); se le menciona junto con otros que salvaron vidas del Holocausto en una placa de la calle Dohány, justo detrás de la Gran Sinagoga; hay placas en la embajada de España en Budapest (27 de octubre de 2008) y en una de las casas en protegidas, en donde refugió a judíos, 35 Szent Istvan Park (16 de octubre de 1994). Esa fecha fue entregada a su viuda, a título póstumo, la Gran Cruz al Mérito de la República de Hungría, en presencia del ministro de Asuntos Exteriores de España, Javier Solana. Hay un mural en la calle Dob 4, en el tradicional barrio judío (13 octubre 2016), hecho por Okuda San Miguel.

En 1998 se emitió en España un sello conmemorativo de la citada declaración de “Justo”, el primero de un diplomático español. Hijo predilecto de su ciudad natal (1977), llevan su nombre una plaza y un instituto de enseñanza secundaria obligatoria de Zaragoza, también se erigió un busto en unos jardines. Hay placas conmemorativas en la casa en donde residió en la calle Velázquez de Madrid.

Otra placa en la casa de sus antepasados, Casa Zamora, en Peraltilla, Huesca (agosto de 2010), además de una avenida en Madrid que lleva su nombre (1 diciembre 2014). Le fue concedido el Premio “El Justicia de Aragón a los Derechos Humanos” a título póstumo en 1994. En diciembre de 1998 se emitió en España un sello conmemorativo de la citada declaración de “Justo”. Recibió, además, la Gran Cruz de Isabel la Católica y la Gran Cruz de la Orden de Orange Nassau.

Sobre él se hicieron la película El ángel de Budapest (2011), dirigida por Luis Oliveros, y el documental La encrucijada de Ángel San Briz (2015), dirigido por José Alejandro González.

Contrajo matrimonio con Adela Quijano y Secades, con la que tuvo cinco hijos: Adela, Paloma, Pilar, Ángela y Juan Carlos. El también diplomático José García Bañón se casó con su hija Pilar. Su segundo hermano, Mariano, también fue diplomático.

 

Bibl.: H. Avni, España, Franco y los judíos, Madrid, Altalena, 1982; A. Marquina y G. I. Ospina, España y los judíos en el siglo XX. La acción exterior, Madrid, Espasa-Calpe, 1987; D. Salinas, España, los sefardíes y el Tercer Reich (1939- 1945): La labor de diplomáticos españoles contra el genocidio nazi, Valladolid, Universidad, 1997; M. González-Arnao Conde-Luque, “Los héroes de Budapest”, en La aventura de la Historia, 5 (marzo de 1999), págs. 21-28; D. Carcedo, Un español frente al Holocausto: cómo Ángel Sanz Briz salvó a 5.000 judíos, Madrid, Temas de Hoy, 2000 (reed. 2005); J. P. Alzina, Embajadores de España en los Países Bajos, Madrid, Ministerio de Asuntos Exteriores, 2004, págs. 133-134; J. L. Pérez Ruiz, Las depuraciones de la carrera diplomática española (1931-1980), Burgos, Dossoles, 2005, pág. 289; F. Díaz Villanueva, “Sanz Briz, el ángel español de Budapest”, en La revista de agosto (Libertad Digital Suplementos), 14 de agosto de 2006; A. Espada, En nombre de Franco, Madrid, Espasa, 2013; I. González García, Los judíos y España después de la expulsión. Desde 1492 hasta nuestros días, Córdoba, Almuzara, 2014; J. A. Lisbona, Mas allá del deber. La respuesta humanitaria del Servicio Exterior frente al Holocausto, Madrid, MAEC, 2015

 

José Pablo Alzina de Aguilar