Ayuda

Mariano José de Ibargüengoitia y Zuloaga

Biografía

Ibargüengoitia y Zuloaga, Mariano José de. Bilbao (Vizcaya), 8.IX.1815 – 31.I.1888. Sacerdote, cofundador y director espiritual de las Siervas de Jesús de la Caridad.

Nació en la villa de Bilbao el día 8 de septiembre de 1815, en el seno de una familia honrada y cristiana dedicada al comercio. Fue el último de nueve hermanos; quedó huérfano de padre a los dos años de edad; su madre, viuda con tantos hijos, supo defender y mantener el prestigio y posición de la familia, proporcionándoles una esmerada educación.

Mariano, inteligente y noble desde sus primeros años, hizo sus estudios, primarios y superiores, en la villa de Bilbao, sin apartarse del hogar materno. Como destacara desde niño por su facilidad en el cálculo matemático, hizo pensar a sus familiares y amigos que sería digno de la tradición de su familia, el comercio; pero el pensamiento de Mariano era distinto: “El negocio que yo quiero emprender es el de salvar mi alma”. Sus estudios de Filosofía, Teología y Derecho los hizo también en Bilbao, a causa de la Primera Guerra Carlista (1833-1840), en el Colegio de Humanidades de Santiago, agregado a la Universidad de Valladolid. Las órdenes sagradas —desde el ostiariado al presbiterado— las recibió en Roma en abril de 1840 en razón de la grave situación religiosa en España.

Apenas ordenado sacerdote, sufrió, con otros compañeros, el primer destierro en Valladolid (1843), por negarse a la intromisión del Gobierno en un caso que, según entendía, era contrario a la libertad de la Iglesia. En todo tiempo acreditó ser hombre que, conocedor de su estado, se debía a Dios y a las almas.

Vuelto del destierro, se entregó plenamente al servicio del ministerio pastoral en la parroquia de San Antonio Abad: catequesis infantiles, pláticas, sermones, confesionario, visitas a pobres, enfermos y encarcelados, participación activa y eficaz en todos los foros de beneficencia de la villa, atención y dirección de la Asociación de Luises, fundación y gobierno de escuelas dominicales, conferencias de San Vicente de Paúl —señoras y caballeros—, ejercicios espirituales al clero, comunidades religiosas, etc. Puede decirse que no hubo actividad pastoral en Bilbao en la que no se hiciera presente Mariano José de Ibargüengoitia.

Introdujo en Bilbao el Ejercicio de las Flores de María y las primeras comuniones solemnes de los niños; promovió la devoción al Santo Cristo de la Misericordia, las asociaciones parroquiales, Asociación de Madres Católicas, con su vertiente de beneficencia para las familias necesitadas, y la Archicofradía del Purísimo e Inmaculado Corazón de María.

Nombrado párroco de la parroquia de San Antonio Abad, en 1858, cuya feligresía le era tan conocida y amada después de dieciocho años a su servicio, asumió la responsabilidad de su nuevo cargo, sin dejar las ya contraídas anteriormente.

Fundó la Casa de Refugio para la redención de las “mujeres públicas”; los colegios de niñas, Hijas de la Cruz, de Bilbao, y carmelitas de la Caridad de Zumaya; ayudó eficazmente a los padres Pasionistas en su fundación de Deusto y, sobre todo, acogió, dirigió y alentó a santa María Josefa del Corazón de Jesús, en su propósito de fundar en Bilbao la Congregación de las Siervas de Jesús de la Caridad, para el servicio de enfermos en sus domicilios, ancianos, niños y necesitados. Redactó, con santa María Josefa del Corazón de Jesús, las Constituciones de este nuevo instituto; procuró la formación de las hermanas en su apostolado con sus directorios de asistencia a enfermos y de la maestra de las novicias y con sus pláticas y su dirección de conciencias. Asimismo, diligenció los trámites canónicos hasta llegar a Congregación de Derecho Pontificio.

En 1872 estalló la Segunda Guerra Carlista. En 1873, Mariano José de Ibargüengoitia fue nombrado párroco de la iglesia del Señor Santiago, matriz de las de la villa. En 1874, Bilbao fue sitiado y bombardeado, si bien él permaneció impertérrito en ella cumpliendo con su deber de buen pastor. A cambio, fue exiliado injustamente durante dos años. Vuelto a la villa en 1876, aún tuvo arrestos, no sólo para atender todas sus obras apostólicas, sino para promover la edificación de la fachada y torre de su parroquia-basílica, hoy catedral de Santiago.

De sus virtudes no cabe decir más y mejor que lo apuntado por sus contemporáneos compañeros, sacerdotes, feligreses, dirigidos y dirigidas y cuantos le conocieron y trataron. Murió en Bilbao el día 31 de enero de 1888, al parecer, en opinión de santidad, por lo que la causa diocesana de su canonización quedó abierta el 27 de septiembre de 2003.

No quedaría completa esta semblanza de Mariano José de Ibargüengoitia y Zuloaga sin hacer constar su obra literaria de carácter espiritual. Su publicación más selecta, la que le granjeó la consideración de obispos y compañeros, es Ejercicios de San Ignacio de Loyola acomodados exclusivamente al espiritual aprovechamiento de los Señores Sacerdotes, con la que adquirió fama general y se vio entre los escritores religiosos más estimados de la época. Son también dignas de recordar su Método para facilitar la adquisición de las virtudes por medio del examen particular, Explicación del Liberalismo y Tratado de la Usura.

 

Obras de ~: Método para facilitar la adquisición de las virtudes por medio del examen particular, Madrid, N. de Castro Palomino, 1853 (2.ª ed.); Ejercicios de San Ignacio de Loyola acomodados exclusivamente al espiritual aprovechamiento de los Señores Sacerdotes, Madrid, Imprenta de la Regeneración, 1857, 2 vols.; Explicación del Liberalismo, Azpeitia, Imprenta de Pablo Martínez, 1875.

 

Bibl.: E. J. de Labayru, “Don Mariano José de Ibargüengoitia y Zuloaga”, en diario El Vasco, Bilbao, 4 de febrero de 1888; E. Nebreda, Una Heroína de Caridad: la Madre María del Corazón de Jesús Sancho de Guerra, fundadora de las Siervas de Jesús de la Caridad: su vida y su obra, La Coruña, Roel, 1951, caps. IV, V y XV; A. Olabarría, Mariano José de Ibargüengoitia y Zuloaga, Bilbao, Mensajero, 2002, pág. 149; E. Rodríguez Condado, Don Mariano José de Ibargüengoitia y Zuloaga, Bilbao, Mensajero, 2004, pág. 246; F. Abad León, “Un párroco de Bilbao hacia los altares, Don Mariano José de Ibargüengoitia”, en Proceso de Beatificación, Logroño (en prensa).

 

Eugenio Rodríguez Condado y Francisco Rodríguez de Coro, SDB