Ayuda

Antonio Royo Marín

Biografía

Royo Marín, Antonio. Morella (Castellón), 9.I.1913 – Pamplona (Navarra), 17.IV.2005. Religioso dominico (OP) y teólogo.

Nacido en una familia numerosa, profundamente católica y tradicional, sus padres fueron Antonio Royo Ortí e Isabel Marín Bonell. En este ambiente y en el también muy religioso de su localidad natal creció en su infancia, época en la que recibió su primera enseñanza en el Colegio de las Madres de la Consolación y luego estudió el bachillerato en el de los Padres Escolapios.

A los catorce años de edad decidió estudiar Medicina y marchó para ello a la casa de un familiar en Valencia, pero en este tiempo advirtió la vocación al sacerdocio: al año siguiente, en 1928, regresó a Morella, decidido a emprender este camino en su vida.

Sin embargo, a los pocos meses de volver a la casa de sus padres, la familia se trasladó a Madrid, donde sufrió una afección pulmonar que retrasó su ingreso en el Seminario Diocesano de la capital. Entonces comenzó a frecuentar la iglesia de los dominicos de Nuestra Señora de Atocha, próxima a su casa, y con otros jóvenes organizó la “Unión Católica de Nuestra Señora de Atocha”, constituida canónicamente en 1931 y de la que saldrían numerosas vocaciones y diecisiete mártires en 1936. En el seno de esta unión seglar y por el contacto con el prior del Convento de Atocha, padre Tomás Perancho, así como fruto de su meditación durante los padecimientos de una nueva enfermedad pulmonar, germinó su vocación a la Orden de Predicadores.

Una vez casi recobrada la salud, marchó a Salamanca con intención de ingresar en el noviciado de los dominicos de San Esteban, pero no se le admitió por necesitar aún tratamiento médico. En consecuencia, se inscribió en el Seminario Diocesano de Madrid y estudió Filosofía en el curso 1935-1936 con magníficas notas. Al inicio de la Guerra Civil y al igual que su padre, fue apresado y enviado a una checa comunista de Madrid. Sin embargo, la intervención de un comisario político conocido de la familia hizo que pudiera salir y volver a su casa, donde los Royo Marín dieron cobijo con gran riesgo a un sacerdote salesiano, mientras el padre permanecía preso.

Al término de la guerra, el 2 de mayo de 1939 pudo por fin ingresar en el noviciado de San Esteban de Salamanca, donde comenzaría sus estudios con el segundo curso de Filosofía y destacaría en esta disciplina y en Teología, bajo la dirección de conocidos maestros de la Orden y en un régimen de gran austeridad y pobreza. Recibió allí la ordenación sacerdotal el 9 de julio de 1944 y fue enviado al poco tiempo a la Universidad Pontificia Angelicum de Roma, donde obtuvo la licenciatura en Teología bajo profesores como el padre Réginald Garrigou-Lagrange; conoció como estudiante a Karol Wojtyla, más tarde papa Juan Pablo II, pero lo que más le impresionó en este período fue la persona de Pío XII. El doctorado, sin embargo, lo realizó en San Esteban de Salamanca, donde se acababa de inaugurar la Facultad de Teología con el padre Santiago Ramírez como primer rector.

Coronó así sus estudios a los treinta y cinco años de edad y su tesis versó sobre la Teología de la perfección cristiana, base de un exitoso libro posterior.

En el mismo 1948 comenzó una constante tarea de predicador en España, que en tres años le proporcionó gran fama; fue nombrado predicador general de la Orden. En 1950 hubo de aceptar por obediencia ser profesor en la Facultad de San Esteban de Salamanca, donde enseñó Teología Dogmática, Mística y Moral, y Espiritualidad: sería el origen de su actividad como prolífico autor de libros, algunos de los cuales superarían las quince ediciones y otros muchos contarían con dos, tres o más, además de traducciones a otras lenguas; el total de las varias ediciones de sus obras sobrepasó con creces el medio millón de ejemplares.

Fue siempre capaz de armonizar el tratamiento en profundidad de cuestiones elevadas con una exposición clara y apta incluso para niveles más o menos populares. También dirigió ejercicios espirituales.

En los decenios de 1960 y 1970, con motivo de la crisis del posconcilio en la Iglesia Católica, se empeñó en comprender y explicar el magisterio del Concilio Vaticano II en conformidad con la tradición, a la vez que se oponía a la penetración de corrientes de signo protestante, liberal y marxista en el ámbito católico.

Por este motivo, colaboró con iniciativas como “T.F.P.

Covadonga” y la revista Iglesia-Mundo.

En 1985 y 1987 realizó fructíferos viajes apostólicos a Estados Unidos y Canadá y en otras ocasiones visitó varios países más. El papa Juan Pablo II le concedió la medalla Pro Ecclesia et Pontifice en 1986. Su apoyo decidido a los “Heraldos del Evangelio” le fue recompensado por éstos con el nombramiento de Hermano Honorario.

Fraile de la comunidad de Nuestra Señora de Atocha de Madrid, permaneció en ella en sus últimos años de vida, la cual se apagó a sus noventa y dos años en el Convento de Pamplona, donde se le había enviado quince días antes con el fin de recibir asistencia médica para una enfermedad de tipo cardíaco.

 

Obras de ~: Teología de la perfección cristiana, Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos (BAC), 1954; Introducciones al “Tratado de los distintos géneros de vida y estados de perfección” de Santo Tomás de Aquino, Suma Teológica, vol. X, Madrid, BAC, 1955; La Pasión del Señor o las siete palabras de Nuestro Señor Jesucristo en la Cruz, Salamanca, Ed. San Esteban, 1956; Teología de la Salvación, Madrid, BAC, 1956; El misterio del Más Allá, Madrid, Rialp, 1957; Teología Moral para seglares, Madrid, BAC, 1957-1958, 2 vols.; Teología de la caridad, Madrid, BAC, 1960; Jesucristo y la vida cristiana, Madrid, BAC, 1961; Dios y su obra, Madrid, BAC, 1963; Esquemas de los Cursillos de Cristiandad: Comentario doctrinal, Madrid, Euramérica, 1963; La vida religiosa, Madrid, BAC, 1965; Espiritualidad de los seglares, Madrid, BAC, 1967; La Virgen María. Teología y espiritualidad marianas, Madrid, BAC, 1968; Teología de la esperanza. Respuesta a la angustia existencialista, Madrid, BAC, 1969; Doctoras de la Iglesia. Doctrina espiritual de Santa Teresa de Jesús y Santa Catalina de Siena, Madrid, BAC, 1970; La fe de la Iglesia. Lo que ha de creer el cristiano de hoy, Madrid, BAC, 1970; El gran desconocido. El Espíritu Santo y sus dones, Madrid, BAC, 1972; Los grandes maestros de la vida espiritual. Historia de la Espiritualidad Cristiana, Madrid, BAC, 1973; La oración del cristiano, Madrid, BAC, 1975; Somos hijos de Dios, Madrid, BAC, 1977; El Sacramento del Perdón, Madrid, BAC, 1981; Nada te turbe, nada te espante, Madrid, Palabra, 1982; Una oración espléndida: elevación a la Santísima Trinidad, Madrid, Palabra, 1984; Amarás al Señor tu Dios, Sevilla, Apostolado Mariano, 1987; ¿Se salvan todos?, Madrid, BAC, 1995; Santa Teresa de Lisieux. Doctora de la Iglesia, Madrid, BAC, 1998; Alabanza a la Santísima Trinidad, Madrid, BAC, 1999; Ser o no ser santo... Ésta es la cuestión, Madrid, BAC, 2000; Doctoras de la Iglesia. Santa Teresa de Jesús, Santa Catalina de Siena y Santa Teresa de Lisieux, Madrid, BAC, 2002; Sentir con la Iglesia. La Iglesia de Cristo y la salvación eterna, Madrid, BAC, 2003.

 

Bibl.: J. Clá Scognamiglio, Antonio Royo Marín, O.P. Maestro de vida espiritual, famoso orador, brillante escritor, York (Estados Unidos), The Foundation for a Christian Civilization, 1994; S. Cantera Montenegro (OSB), “P. Antonio Royo Marín, O.P.: una estrella en la tradición dominicano-tomista”, en Arbil. Anotaciones de Pensamiento y Crítica (www.arbil.org), 98 (2005).

 

Santiago Cantera Montenegro, OSB