Ayuda

Jodoco Ricke de Marselaer

Biografía

Ricke de Marselaer, Jodoco. Malinas (Bélgica), 29.X.1498 – Popayán (Colombia), 2.VIII.1575. Misionero franciscano (OFM), civilizador, introductor del trigo en Sudamérica.

Segundo hijo de Juan de Ricke van Heffene, montero mayor de Brabante, señor de Boort-Meerbeck, y de Jeanne de Marselaer y Laenen, señora de Marselaer en el Brabante. Se crió cerca del emperador Carlos V y fue su amigo. Muy joven comenzó el noviciado franciscano en Malinas y lo terminó en Gante. En 1526 el arzobispo Juan de Carondelet le ordenó. En 1532 asistió a la congregación general de la Orden en Tolosa y fue escogido para misionar. En enero de 1533 conoció a los primeros indios en Madrid y embarcó a México con otros franciscanos. Allí conoció al famoso padre Motolinea (fray Toribio Paredes Benavente). En marzo de 1534 tomó la ruta del Perú y arribó a Piura con fray Pedro Gosseal y el hermano Alonso de Baena.

Enterados que Sebastián de Benalcázar había partido hacia el norte, le siguieron. En diciembre recibieron en Quito las destruidas residencias de los capitanes del inca Huayna Capac y levantaron una capilla de paja dedicada a San Pablo, que terminaron el 25 de enero de 1535 día de su conversión y plantó la primera espiga de trigo en Sudamérica, traída en un cantarito que aún se conserva en memoria de esta acción civilizadora. En 1536 empezó las obras del acueducto que recogería las aguas que bajaban del volcán Pichincha para proveer a los moradores de Quito. En 1537 solicitó la entrega de los lotes de terreno destinados para el Convento y la Iglesia de San Francisco. Enseñó el cultivo de las hortalizas en su huerto y pidió tierras para los indios que vivirían en el convento. Las recibió en Cumbayá y Lumbisí. En 1539 enseñó a los indios a arar con bueyes, a cultivar las cebadas, vides y duraznos. En 1545 fue electo custodio y comisario de todo el Perú y como el número de franciscano no llegaba ni a diez en estos extensos territorios, envió a fray Francisco Santana a fundar el de Lima y a fray Francisco de la Cruz el de Trujillo. En 1546 concedió asilo a numerosos capitanes de las derrotadas huestes del virrey Blasco Núñez de Vela, ayudó a fundar el primer hospital que tuvo Quito, llamado de Nuestra Señora de la Antigua y se vio comprometido en las guerras civiles solicitando el título de rey del Perú para Gonzalo Pizarro.

En 1547, habiendo aprendido el quichua, escribió un Catecismo, varias oraciones, comenzó sus sermones en dicha lengua y escribió a Carlos V pidiendo la protección de numerosos familiares de los incas que mantenía recogidos en el convento. En 1548 recibió a los primeros franciscanos españoles que arribaron a Quito y envió a fray Pedro de Ródenas a fundar el Convento de Pasto. A finales de año asistió al capítulo custodial franciscano en Lima. Al volver, evangelizó seis meses a los indios Cañaris y estableció el Convento de Tomebamba.

En 1549 fundó varios pueblos y misiones y en el Convento de Quito abrió la escuela de San Andrés para indios y mestizos, iniciando a los niños en la enseñanza de artesanías y bellas artes. Con el primer obispo, Garci Díaz Arias, mantenía excelentes relaciones.

En 1551 excavó los cimientos del grandioso templo de San Francisco con piedras canteras del Pichincha y abrió el Colegio de San Juan Evangelista para la enseñanza de Gramática, Latín, Música y Religión, los alumnos eran blancos, también aprendían otras artes menores como la forja de hierro, pintura, iluminación de libros religiosos, tañido de instrumentos musicales, música Gregoriana. En 1552 se construyó un pequeño órgano. Era guardián del convento. En 1553 pidió al Cabildo una patena y una campana. En 1556 escribió una Relación de los sucesos del Perú y costumbres de los vecinos de Quito. En 1560 recibió del gobernador Gil Ramírez Dávalos seis trompetas con sus mangos de tafetán y tres termos de chirimías con sus sacabuches. En 1561 comenzó a construir una residencia de verano en Pomasqui. En 1565 logró ver terminadas las obras del convento, con el bellísimo claustro principal, siendo la construcción barroca más importante de América.

En 1569 fue electo guardián del convento de Popayán que encontró a medio talle. En 1572 recorrió las tierras de los indios Chocoes, Noanamas y Cirambiraes esforzándose por conocer sus lenguas y en esas labores falleció en Popayán el 2 de agosto de l575.

 

Bibl.: F. M. Compte, Defensa del P. Fr. Jodoco Ricke, fundador de los conventos de San Pablo de Quito y de San Bernardino de Popayán, Quito, Imprenta del Clero, 1882; A. Moreno, OFM, Fray Jodoco Rique y fray Pedro Gocial: apóstoles y maestros franciscanos de Quito, 1535-1570, Quito, Abya-Yala, 1998; R. Pérez Pimentel, Diccionario Biográfico del Ecuador, t. 18, Guayaquil, Imprenta de la Universidad de Guayaquil, 2002 (2.ª ed.) (www.diccionariobiograficoecuador.com).

 

Rodolfo Pérez Pimentel