Ayuda

Josep Pascó Mensa

Biografía

Pascó Mensa, Josep. Sant Feliu de Llobregat (Barcelona), 1855 – Barcelona, 22.VI.1910. Ilustrador, decorador, dibujante, escenográfo y coleccionista.

Josep Pascó Mensa, de padres humildes y sin posibilidades de darle una educación, entró en el mundo artístico, a la edad de quince años, a través de las escenografías que realizaba para las representaciones teatrales de aficionados de Sant Feliu de Llobregat.

Artísticamente se formó con Simón Gómez y el escenógrafo Joseph Planella. Durante algún tiempo se dedicó a la pintura de paisaje, pero por sus excelentes condiciones como decorador decidió dedicarse por entero a la ilustración de libros y la decoración. En 1887 se trasladó a Madrid, entrando a trabajar en el taller de escenografía del Teatro Real, y también decoró el Teatro Príncipe Alfonso. Al poco tiempo fue contratado para dirigir los talleres del Teatro Nacional de México, con el cargo de pintor escenógrafo, pintando, entre otras obras, las decoraciones para la ópera Carmen, cuyos bocetos presentó en la III Exposición de Bellas Artes e Industrias Artísticas de Barcelona del año 1896. Poco más de un año estuvo en México, cuando, obligado por cuestiones familiares, volvió a Barcelona, ciudad en la que comenzaría un período de intensa actividad hasta el final de sus días.

José Pascó fue declarado por Alexandre Cirici como el representante del esteticismo (1875-1888) en las artes del libro, corriente vinculada con el decorativismo japonés, recargado de flores y animales idealizados, simbólicos y coloristas. Como ilustrador trabajó para las editoriales más importantes de su época, diseñando ricas cubiertas de libros donde predominan los colores planos y composiciones recargadas.

Destacan las que hizo para la colección Biblioteca Arte y Letras, las cubiertas para la colección Biblioteca Universal (iniciada en 1887), de la Editorial Montaner y Simón, y las que realizó para las ediciones monumentales y de lujo de esta misma casa, y una muy destacada, la que hizo para el Catálogo de 1900, de la empresa de pavimentos hidráulicos Escofet y Compañía. También se dedicó a la ilustración de revistas, como fue el caso de Ilustración Catalana, donde firmaba bajo el seudónimo de Brisa y dirigió la parte artística de la revista Hispania (1899-1902).

Obtuvo Medalla de 3.ª Clase en la Exposición Nacional de 1887, de 2.ª en las de 1890 y 1892, medallas de oro en las universales de Barcelona (1888) y París (1889), por sus decoraciones para encuadernaciones industriales.

Dentro de los nuevos avances técnicos en las artes gráficas catalanas, realizó todo tipo de ilustraciones y decoraciones para carteles, como el que hizo para el IV Centenario de Colón (1892), cartel que tuvo muy buena crítica. Fue autor de innumerables anuncios publicitarios gráficos, como los que hizo para la ya citada empresa Escofet, o para los azulejos de imitación de Hermenegildo Miralles. Como decorador realizó proyectos arquitectónicos, organización de salones, cabalgatas, diseños de azulejos, diseños de interiores, como el que hizo para la casa de Ramón Casas, obra del arquitecto Rovira Rabassa, precursora del estilo floral modernista (1892-1894), o la que realizó para el Saló de la Peixera, del Cercle del Liceu.

En 1892 fue nombrado profesor de la Escuela Superior de Artes e Industrias de Barcelona, siendo catedrático de Dibujo Decorativo, y encargado de la clase de Composición Decorativa, en la sección de Pintura, En su aula de la Llotja, en unos momentos en que la pedagogía del Dibujo estaba en pleno debate, consiguió crear, en una escuela en que se enseñaba sobre modelos y láminas, un laboratorio analítico de las formas de la naturaleza y ensayos sobre sus transformaciones y composiciones, llegando a inculcar en sus alumnos una manera propia y revolucionaria de concebir las formas decorativas, manera que se puede decir que creó escuela. Entrado el siglo xx, implantó en la Escuela las ideas vanguardistas afines al Modernismo, en las Artes Decorativas.

Josep Pascó se dedicó al coleccionismo de tejidos antiguos destacando en dos hechos fundamentales: reunir una importante colección de esos tejidos y catalogar los que había coleccionado Francesc Miquel i Badia. En 1913, sus herederos montaron una exposición en Barcelona de su colección de tejidos antiguos, dando a la ciudad la opción de compra durante cuatro meses, ya que había tentadoras ofertas por parte de coleccionistas extranjeros. Un sector industrial y artístico de la sociedad se interesó por la colección, de tal manera que, gracias a donaciones particulares y a la Junta de Museos de Barcelona, ésta decidió comprar la colección, integrada por unas mil cien piezas.

Pascó se encontraba en una de las salas del Ateneo barcelonés, corporación de la que era asociado, cuando le dio un ataque de apoplejía y fue llevado a su casa, donde le sobrevino la muerte.

 

Obras de ~: Encuadernaciones: L. M. de Larra, La última sonrisa, 1891; T. Baró, Lo poema del cor, 1895. Mosaicos: Catálogo comercial para Escofet y Tejera, 1900. Interiores: Casa del pintor Ramón Casas, 1892-1894.

 

Bibl.: E. Cabot, La Col·lecció Pascó: dictàmen referent al mèrit, valor i conveniencia d’adquirir la col·lecció de teixits esmentada, Barcelona, L’Avenç, 1913; A. Cirici, “Un periode poc estudiat: L’Esteticisme”, en Serra d’Or (Montserrat), n.º 165 (1973), págs. 48-51.

 

Carlos Aitor Quiney Urbieta