Ayuda

Abner de Burgos

Biografía

Burgos, Abner de. Alfonso de Valladolid. Burgos, c. 1270 – Valladolid, c. 1350. Rabino, médico y filósofo.

Rabino y médico de la comunidad judía burgalesa, Abner de Burgos se formó en las Filosofías árabe y judía, en Astrología, en estudios bíblicos y talmúdicos y en la cábala. A la edad de veinticinco años ya era médico. Aunque se sabe poco de su vida, sin embargo se hizo famoso a raíz de unos hechos de los que él mismo dio noticia y que, a la larga, provocaron su conversión al cristianismo, bautizándose con el nombre de Alfonso de Valladolid.

La hostilidad hacia los judíos, a veces por influencia de lo que sucedía en otros países europeos, comenzó a crecer en el último tercio del siglo xiii, tanto en el reino de Aragón, durante los reinados de Pedro III (1275-1285), Alfonso III (1285-1291) y Jaime II (1291-1327), como en el de Castilla durante los reinados de Sancho III (1284-1295) y de Fernando IV (1295-1312). Una de las medidas que tomaron los últimos gobernantes mencionados parece haber sido la de ir suprimiendo paulatinamente los cargos públicos desempeñados por los judíos. Comenzaron a ser acusados de magia, misterio, sacrilegios y crímenes rituales.

Se sabe que el mismo año de la subida al trono de Fernando IV aparecieron dos falsos profetas, uno en la villa de Ayllón y el otro en Ávila. Éste aseguró el inminente advenimiento del Mesías, que habría de redimir al pueblo judío y asegurar el fin de su dispersión. Fue entonces cuando apareció la figura de Abner, quien da cuenta de algunos prodigios anunciados por el profeta de Ávila y de cómo los judíos se prepararon para el día en que estaba anunciado el advenimiento del Mesías, que sería anunciado por un toque de šofar. Pero el prodigio esperado se tornó en la aparición de cruces en la ropa de quienes estaban aguantando la llegada del Mesías, lo que movió a los judíos allí presentes a solicitar su conversión. Se ha dicho que a consecuencia de este hecho, Abner se convirtió al cristianismo. Según algunos biógrafos, esta conversión tuvo lugar poco después de haber terminado sus estudios de Medicina, lo que coincidiría con las fechas inmediatamente posteriores a esos sucesos mesiánicos. Sin embargo, según otros autores, entre ellos el obispo de Burgos Pablo de Santa María, en su Scrutinium Scripturarum, señalan que su conversión tuvo lugar cuando ya frisaba los cincuenta o sesenta años de edad, mucho más tarde, por tanto, que el episodio del mesianismo, por lo que se ha de pensar que esos incidentes no tuvieron una determinación inmediata en la conversión de Abner, aunque sí pudo provocar en él una crisis de tipo espiritual, a pesar de que de lo que afirman algunos de sus contemporáneos parece deducirse que su conversión no se debió tanto a una convicción espiritual, sino a las ventajas materiales que traía consigo tal transformación.

Quizá contra esta acusación, escribió una obra, hoy perdida, Milűāmot ‘Ādonay, traducida al castellano a petición de la infanta Blanca, abadesa del monasterio de Las Huelgas, con el título Las guerras del Señor, en la que sostuvo que su conversión había sido voluntaria, alegando que le había movido a ella la lectura de san Agustín.

La sinceridad de esta declaración podría verse confirmada por el hecho de que, tras su conversión, fue nombrado sacristán, cargo de poca importancia económica, en la colegiata de Valladolid. Aquí adoptó el nombre de Alfonso de Valladolid y a partir de entonces tomó parte activa en la lucha contra los judíos.

Ésta había continuado durante el reinado de Alfonso XI (1312-1350), quien al alcanzar la mayoría de edad en 1322, se apoyó en ellos para gobernar, restableciendo la legislación protectora de las deudas de los judíos. Parece que favoreció su conversión y, ante la acusación que formuló Abner de que los judíos usaban en sus preces una oración en la que blasfemaban del Dios cristiano y maldecían de todos los cristianos, el Rey prohibió dicha oración. El ahora llamado Alfonso de Valladolid comenzó a mantener hacia sus antiguos correligionarios una actitud de rechazo, expresada en las continuas proclamas a favor de la conversión, incluso forzada, de los judíos, y en el descrédito contra las diversas sectas en que éstos se habían dividido a lo largo de su historia. Al haber consagrado los últimos años de su vida a la lucha contra los judíos, ha pasado a la historia de éstos como uno de los iniciadores del anti-semitismo, creando, según afirmó Baer, la ideología de la persecución religiosa que poco más tarde iba a sufrir la comunidad judía hispana.

En algunas de sus obras, destinadas a los judíos, trata de probar la superioridad de la fe cristiana, especialmente en su Moreh Şedeq, escrita hacia 1330 y vertida al castellano en traducción supervisada por él mismo con el título Mostrador de justicia, única lengua en la que se ha conservado y en donde cita a San Agustín, a Santo Tomás y a Pedro Alfonso.

Formado en la más genuina tradición judaica, se negó a aceptar cualquier interpretación racionalista de la Torah. Iniciado también en astrología, aceptó la influencia de los astros y, como consecuencia de ello, el determinismo y la predestinación, doctrinas que aprendió de la filosofía musulmana, de la que debía tener conocimiento de primera mano. Es posible que participara en la versión latina de un texto árabe, conocido como Tratado sobre la Causa Primera, conservado en un manuscrito de Oxford, en el que se dice que fue traducido en Valladolid, durante la primera mitad del siglo xiv, por el maestro Alfonso Dinis de Lisboa, en colaboración con un judío converso de nombre Alfonso, conversus sacrista [vallis](t)oletanus.

El determinismo que defendió fue radical: las acciones humanas derivan necesariamente de causas tales como los procesos naturales, de manera que las elecciones que adoptan los hombres dependen de leyes necesarias, porque si fueran totalmente libres Dios no podría conocer la decisión humana hasta el último momento.

Por esto, afirmó que su acto de conversión estaba previsto, porque todo está sometido a la predestinación.

Estas doctrinas influyeron en Asday Crescas, quien debe mucho a Abner de Burgos, aunque realice una crítica de sus doctrinas. Contra sus ideas, Moisés de Narbona escribió una epístola sobre el libre arbitrio.

Abner tuvo, además, numerosas respuestas por parte de autores judíos posteriores, especialmente de Yişűaq Policar (Pulgar), compañero y discípulo suyo, quien redactó un escrito contra él, reprendiéndolo por haber abjurado de su religión judía. Abner le replicó escribiendo el Minűat qěna’ot, conservada en su versión castellana, titulada Ofrenda de celos. Más tarde, volvió a refutar otro escrito de Policar con su Respuestas al blasfemo. Compuso otras obras más, además de tres cartas contra el judaísmo. Y se le ha atribuido un Tratado contra las hadas, compuesto hacia 1349, donde muestra costumbres de la época.

 

Obras de ~: Supercomentario al Comentario al Decálogo de Abraham ben ‘Ezra’ (a. de 1320); Las guerras del Señor (Milűāmot ‘Ādonay) (c. 1320, perdida); Mostrador de justicia (Moreh Şedeq) (c. 1330), hg. von W. Mettmann, Band I (Einleitung; Kapitel I-V), Opladen, 1994; Band II (Kapitel VI-X), hg. von W. Mettmann, Opladen, 1996; La concordia de las Leyes (versión castellana contenida en el ms. Biblioteca Nacional, París, esp. 43, fol. 1r.-11v.); Libro de las tres gracias (o creencias) (ms. BNE); Ofrenda de celos (Minűat qěna’ot), hg. von W. Mettmann, Opladen, Westdeutscher Verlag, 1990; Respuestas al blasfemo (Sefer těšubot la-měűaref), Spanische Fassung, hg. von W. Mettmann, Opladen, 1998; Sermones contra los iudíos e moros, The text and concordances of Sermones contra los iudíos e moros, ms. 25-H, Biblioteca Pública y Provincial de Soria, ed. por J. Dagenais, Madison, Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1991; Epístola sobre el hado (Iggeret ha-gězerah); Tratado sobre las hadas (c. 1349, dudosa).

 

Bibl.: M. Kayserling, Biblioteca española-portugueza-judaica: dictionnaire bibliographique des auteurs juifs, de leurs ouvrages espagnnols et portugais et des oeuvres sur et contre les juifs et le judaïsme, Berlin, 1821, págs. 114 (reimp. en Strasbourg, Trübner, 1890); H. Grätz, Geschichte der Juden, Siebenter Band: Von Maimuni’s Tod bis zur Verbannung der Juden aus Spanien und Portugal, Erste Haelfte, Leipzig, 1863, págs. 89-293; A. Geiger, Das Judentum und seine Geschichte, Breslau, W. Jacobsohn, 1864, vol. III, pág. 102; I. Loeb, “La controverse religieuse entre les Chrétiens et les Juifs au moyen-âge”, en Revue de l’Histoire des Religions, 15 (1888), págs. 142; “Polémistes Chrétiens et Juifs”, en Revue des Études Juives, 18 (1889), págs. 52-63; Y. Baer, “Abner von Burgos”, en Korrespondezblatt des Vereins zur Gründung und Erbaltung einer Akademie für die Wissenschaft des Judentums, 10 (1929), págs. 20-37; “Abner of Burgos’ Minhat Qenaot and its influence on Hasday Crescas” (en hebreo), en Tarbiz, 11 (1939-1940), págs. 188-206; “The Cabalistic Doctrine in the Christological Teaching of Abner of Burgos” (en hebreo), en Tarbiz, 28 (1958), págs. 99-110; Y. Rosenthal, “The Third Epistle of Abner of Burgos”, en Studies in Bibliography and Booklore, 5 (1961), págs. 42-51; “The Second Epistle of Abner of Burgos”, en Abraham Weiss Jubilee Volume, New York, Yeshiva University Press, 1964, págs. 483-510; C. Sirat, “Deux philosophes juifs répondent à Abner de Burgos à propos du libre arbitre humain et de l’omniscience divine”, en Mélanges André Neher, Paris, A. Maisonneuve, 1975, págs. 87-94; S. Pines, “Scholasticism after Thomas Aquinas and the Teachings of Hasdai Crescas and his Predecessors”, en Aquinas and Problems of his Time, Lovaina-Den Haag, 1976; Y. Baer, Historia de los judíos en la España cristiana, Madrid, Altalena, 1981, págs. 257-282; Sh. G. Gershenzon, A Study of “Teshuvot la-Meharef” by Abner of Burgos, Michigan, Ann Arbor, 1984; C. Sainz de la Maza, “Aristóteles, Alejandro y la polémica antijudía en el siglo xiv”, en El Olivo, 24 (1986), págs. 145- 154; Alfonso de Valladolid: edicion y estudio del ms. lat. 6423 de la Biblioteca Apostólica Vaticana, Madrid, Editorial Complutense, 1990; “Apuntes para la edición del tratado Contra las hadas atribuido a Alfonso de Valladolid (Abner de Burgos)”, en Incipit, 10 (1990), págs. 113-119; G. Freudenthal, “Two Notes on Meyasher Aqob (‘Straightening the Curved’) by Alfonso, alias Abner of Burgos”, en Kiryat Sefer, 63 (1990-1991), págs. 984-986; A. Sáenz-Badillos y J. Targarona Borrás, Diccionario de autores judíos (Sefarad. Siglos x-xv), Córdoba, El Almendro, 1992, págs. 1-2; A. Alba Cecilia y C. Sainz de la Maza: “La epístola tercera de Abner de Burgos”, en Anuario Medieval, 2 (1990), págs. 7-22; “La epístola segunda de Abner de Burgos”, en Sefarad, 51 (1991), págs. 1-28; “La primera epístola de Alfonso de Valladolid”, en Sefarad, 53 (1993), págs. 157-170; R. Chazan, “Abner of Burgos and the Assault on the Jewish Sense of Future”, en The Eleventh World Congress of Jewish Studies, Jerusalem, The Hebrew University, 1993; N. Falbel, “Some Aspects of Abner of Burgos’s Mostrador de Justicia”, en The Eleventh World Congress of Jewish Studies, Jerusalem, The Hebrew University, 1993; V. Barletta: “Jewish Apostasy and Otherness in 14th. Century Castile: The Conversion Narrative of Abner de Burgos”, en 32nd. International Medieval Congress on Medieval Studies, Kalamazoo, Institute Western Michigan University, 1997; M. Orfali, Biblioteca de autores lógicos hispano judíos (siglos xi-xv), Granada, Universidad, 1997, págs. 132-135; J. R. Ayaso Martínez, “Antigüedad y excelencia de la diáspora judía en la península ibérica”, en Miscelánea de Estudios Árabes y Hebreos, 49 (2000), págs. 233-259; M. Lazar, “Alfonso de Valladolid’s Mostrador de justicia: A Polemic Debate between Abner’s Old and New Self”, en E. Romero (ed.): Judaísmo Hispano. Estudios en memoria de José Luis Lacave Riaño, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2002, págs. 121-134.

 

Rafael Ramón Guerrero