Ayuda

Ibn Zuhr

Biografía

Ibn Zuhr: Abu Marwan ‘Abd al-Malik b. Zuhr b. ‘Abd al-Malik b. Muhammad, al-Isbili al-Iyadī. Abenzoar, Avenzoar, Abhomeron Abinçoar, Abymeron Avenzohar. Sevilla, c. 483 H. / 1091 C. – 557 H. / 1161-1162 C. Destacado médico andalusí, cuya obra Kitab al-Taysir formó parte de los estudios médicos en las universidades europeas hasta el siglo XVIII.

Se desconoce la fecha exacta de su nacimiento, que se sitúa en torno al 484/1091 o poco después. Hasta principios del siglo XX, se consideró que había nacido en el año 465/1072 de acuerdo con la noticia transmitida por León Africano de que Abu Marwan b. Zuhr había vivido noventa y dos años lunares. Sin embargo, nadie cuestiona que nació en Sevilla y, por tanto, su nacimiento no pudo producirse antes de que su padre Abu l–‘Ala’ Zuhr recuperara las propiedades familiares confiscadas tiempo atrás por los abbadíes y se instalara en esa ciudad, hecho este último que tuvo lugar cuando Yusuf b. Tasufin, de la dinastía almorávide, depuso al príncipe al-Mu‘tamid b. ‘Abbad en el año 484/1091. Abu Marwan b. Zuhr pertenece a una familia cuyos miembros destacaron en al-Ándalus durante varias generaciones, tanto por sus aportaciones científicas y literarias, como por su influencia política. El primero de ellos, Zuhr al-Iyadi, se habría instalado en Játiva, a principios del siglo X. Su nieto, Abu Bakr Muhammad b. Marwan b. Zuhr ‘m. 922/1031) fue un famoso jurista afincado en Sevilla, viéndose obligado a abandonar sus bienes al enemistarse con el fundador de la dinastía abbadí que se alzó con el poder en esa ciudad andaluza. Su hijo, Abu Marwan ‘Abd al-Malik b. Muhammad ‘470/1077-1078) —abuelo y homónimo del biografiado— se formó como médico durante su viaje a Oriente y a su regreso se instaló en Denia, siendo el fundador de esta dinastía de médicos cuyo rastro parece continuar a lo largo de seis generaciones. Su hijo Abu l–‘Ala’ Zuhr ‘m. 525/1130-1131), padre del biografiado, ejerció la medicina desde muy joven, escribió destacadas obras médicas y participó activamente en la política de su tiempo. Los avatares histórico-políticos relacionados con Abu Marwan b. Zuhr son oscuros, en parte porque las crónicas no aportan datos explícitos y, en parte, porque aluden genéricamente a “Ibn Zuhr”, sin especificar si se trata del padre o del hijo. Ambos ostentaron el título de visir, cargo que no entraña necesariamente un puesto político, ya que en el Occidente musulmán se otorgaba también con carácter honorífico. Abu Marwan b. Zuhr, conocido en la tradición latina como Avenzoar, estudió ciencias coránicas, derecho, lengua y literatura, educación propia de la categoría intelectual de su familia. Su formación médica empezó muy pronto, pues desde su infancia, su padre le acostumbró a leer las obras de los clásicos, principalmente Galeno e Hipócrates. Asimismo, Abu Marwan b. Zuhr también debió conocer los escritos médicos de las figuras más importantes de la medicina islámica medieval oriental, sin duda representados en la biblioteca familiar a juzgar por la producción médico-literaria de su padre, en la que predomina la refutación, comentario y ampliación de tratados médicos islámicos anteriores. El propio Abu Marwan b. Zuhr afirma que, siendo muy joven, su padre le tomó el juramento hipocrático y que empezó a practicar la medicina como su ayudante o sustituto, dato que confirman los relatos clínicos de personajes a los que atendió y que contrasta con el arraigado tópico literario que se le atribuye de haber comenzado su carrera a la edad de cuarenta años. Su vida transcurrió principalmente entre Sevilla y Marrakus, primero al servicio de la dinastía almorávide y, más tarde, de la almohade. Mientras estuvo al servicio de los primeros, Abu Marwan b. Zuhr atendió en varias ocasiones al emir ‘Alī b. Yusuf b. Tasufīn ‘477-537/1084-1143) en la ciudad magrebí, a la que se trasladó repetidas veces para prestar servicios médicos y también por alguna misión política, sin contar la larga estancia de su encarcelamiento. Más estrecha y personal parece haber sido su relación con los príncipes Ibrahīm y Tamīm, hermanos del emir y gobernadores de Sevilla entre 511-516/1118-1122 y 516-517/1122-1124 respectivamente. Al primero de ellos le dedicó su primer tratado médico, el Kitab al-Iqtisad, en el año 515/1121 y al segundo lo salvó de ser envenenado por sus familiares. Las fuentes coinciden en destacar la posición privilegiada de los Banu Zuhr en la corte almorávide, hasta el punto de que podrían haber influido en la destitución del príncipe Abu Bakr b. ‘Alī b. Yusuf como gobernador de Sevilla ‘518-522/1124-1128) a raíz de un enfrentamiento entre ellos. Aunque no se conocen los motivos concretos, las desavenencias con este gobernador ‘primogénito de ‘Ali b. Yusuf), las intrigas palaciegas en las que Abu Marwan b. Zuhr se vio involucrado y el mal carácter de su padre Abu l–‘Ala’ debieron incidir en el deterioro de sus relaciones con la dinastía almorávide, así como en su posterior caída en desgracia. Al perder el favor real, Abu Marwan b. Zuhr tuvo que huir y ocultarse, separándose de su familia durante un periodo en el cual estuvo gravemente enfermo. Finalmente fue encarcelado en Marrakus por orden de ‘Ali b. Yusuf b. Tasufin. El inicio de su cautiverio puede situarse hacia 525/1130-1, año en el que murió su padre, a cuyo entierro no pudo asistir. En 535/1140 aún estaba preso, pues en ese año su discípulo Ibn Galindo —también encarcelado— estudió bajo su dirección el Kitab al-Iqtisad. Se cree que Abu Marwan b. Zuhr recuperó su libertad antes de morir ‘Alī b. Yusuf b. Tasufīn en 537/1142-3 y que permaneció en la capital magrebí algún tiempo, pues alguna de las noticias autobiográficas dispersas en sus obras sugiere que fue testigo del asedio y conquista de la ciudad por parte de los almohades en 541/1146-7. De hecho, si en su obra más conocida, el Kitab al-Taysir, Abu Marwan b. Zuhr aporta ciertos detalles sobre las penalidades de su persecución y nos informa de que siguió ejerciendo la medicina durante su encarcelamiento ‘llegando a atender incluso a familiares y dignatarios de la dinastía almorávide), la alusión en el prólogo de su K. al-Agdiya a la falta de sus libros para componer esta obra —dedicada a la nueva dinastía reinante— ha sido interpretado como indicio de que la escribió en Marrakus y que en el momento de la conquista almohade no había regresado aún a su patria andalusí. Ambas obras —y quizá otros tratados menores— fueron escritos bajo los auspicios del califa almohade ‘Abd al-Mu’min, a cuya protección se acogió desde muy pronto. Se desconoce la fecha en la que regresó a Sevilla, donde se dedicó a la práctica y a la enseñanza de la medicina, así como a la redacción de obras por encargo del soberano, aparentemente bajo la supervisión de un representante suyo. Aunque se conservan testimonios de los tratamientos que aplicó al califa ‘Abd al-Mu’min, no parece que volviera a visitar el Norte de África, ya que los desplazamientos forzosos por tierras inhóspitas de al-Andalus y el Magreb tras perder el favor almorávide habían minado su salud. Sin embargo, Abu Marwan b. Zuhr continuó cultivando sus relaciones con el Magreb a través de su hijo y discípulo Abu Bakr, que llegaría a ocupar junto a los califas almohades una posición similar a la de Abu l–‘Ala’ Zuhr entre los príncipes almorávides antes de caer en desgracia. Abu Marwan b. Zuhr murió en Sevilla en 557/1161-2 a consecuencia de una nagla, término usualmente identificado con el epitelioma. Como médico, debe destacarse en primer lugar que Abu Marwan b. Zuhr —en contraste con la tendencia polifacética de los médicos islámicos medievales— se dedicó exclusivamente a esta disciplina. Entre sus méritos científicos, tradicionalmente se le ha atribuido la descripción de determinadas patologías como los tumores del mediastino, el abceso de pericardio o la erosión intestinal, así como la introducción o perfeccionamiento de la alimentación artificial por vía esofágica o rectal. Se considera también que fue uno de los primeros médicos que trató del sarcoptes scabiei como agente de la sarna, así como uno de los primeros en recomendar la traqueotomía, procedimiento que en realidad sólo llegó a practicar en una cabra cuando él era muy joven. Tales descubrimientos y recursos terapéuticos —cuya identificación, en general, carece de un juicio crítico definitivo— aparecen asociados al Kitab al-Taysir, un tratado de patología y terapéutica de gran impacto en la medicina medieval del Occidente latino. Traducido al latín en 1281 por Juan de Capua, sería empleado como libro de texto en las universidades medievales y renacentistas europeas junto a otros tratados árabes como el Canon de Avicena. Objeto de al menos diez impresiones entre 1490 y 1576, durante mucho tiempo se ha considerado que la redacción de esta obra se debió a una petición del médico y filósofo Ibn Rusd ‘Averroes). Sin embargo, del prólogo del Taysir se desprende que Abu Marwan b. Zuhr la escribió obedeciendo a un mandato superior —con mayor probabilidad, el de su mecenas— aludiendo también a un encargado de supervisar la obra que encontró el manual demasiado científico. No está del todo claro si a raíz de esa crítica reelaboró la obra para hacerla más accesible o si se refiere a la composición de lo que luego sería el Kitab al-Yami‘, un breve formulario de medicamentos compuestos. Lo cierto es que estas dos obras casi siempre se imprimieron junto al Kitab al-Kulliyat fi l-tibb ‘Libro de las generalidades de la medicina) de Averroes, que así reunidas constituían un conjunto orgánico de medicina teórica y práctica. La afirmación de que Averroes fuera discípulo de Avenzoar parece infundada, aunque el filósofo sí pudo contribuir a la difusión del Taysir en virtud de la mención que de él hace al final de su compendio médico. Las obras de Abu Marwan b. Zuhr revelan un sólido conocimiento de los escritos médicos greco-romanos, fundamentalmente los de Galeno, pero su interés se centra en los problemas prácticos de la medicina ‘diagnóstico, pronóstico y terapéutica) más que en cuestiones puramente teóricas. De hecho, confiesa sentir verdadera afición por la farmacología, haciendo gala del perfeccionamiento de algunas fórmulas y de su habilidad para preparar excipientes y para disimular el mal olor o sabor de los medicamentos. Por otra parte, Abu Marwan b. Zuhr es uno de los pocos autores médicos islámicos conocidos que dedican especial atención a la cosmética, aspecto que desarrolla ampliamente en su Kitab al-Iqtisad, obra identificada con el Kitab al-Zina ‘Libro de Cosmética) que se consideraba perdido. En este sentido, Abu Marwan b. Zuhr va mucho más lejos que sus predecesores andalusíes al ocuparse, no sólo del uso de perfumes, ungüentos, colirios, tratamientos dermatológicos y capilares o normas de higiene dental y sexual, sino también de malformaciones físicas para cuyo arreglo llega a proponer operaciones quirúrgicas. Asimismo, el planteamiento que hace de la cosmética en este tratado constituye una de las aportaciones más originales de la literatura médica andalusí, ya que el interés del autor no se limita a mejorar la funcionalidad de las distintas partes del cuerpo, sino que subordina el embellecimiento y la eliminación de lo feo a un ideal estético que concibe como parte destacada de la medicina y, por tanto, del servicio al Supremo Hacedor. En esta línea debe destacarse también que, a diferencia de otros médicos islámicos medievales que en la práctica profesional dejaron a un lado las enseñanzas del Islam, Abu Marwan b. Zuhr —ya por convicción religiosa, ya a causa del fanatismo imperante en su tiempo— se caracteriza por su estricta observancia de los preceptos musulmanes.

 

Obras de ~: Kitab al-Iqtisad fi islah al-anfus wa-l-aysad ‘Libro del justo medio sobre el restablecimiento de las almas y de los cuerpos), identificado con la obra presuntamente perdida del mismo autor titulada Kitab al-Zina ‘Libro sobre cosmética), inéd. ‘ed., trad. y estudio de R. Kuhne Brabant en preparación); Kitab al-Agdiya ‘Libro de los alimentos), también conocido por K. al-Agdiya wa-l-adwiya ‘Libro de los alimentos y medicamentos), ed., trad. y estudio por E. García Sánchez, Madrid, 1992; ed. parcial de M. A. al-Jattabi en Al-Agdiya wa-l-adwiya ‘inda mu’allifi al-garb al-islami, Beirut, 1990, págs. 79-179; Kitab al-Taysir fi mudawat wa-l-tadbir ‘Libro para facilitar la medicación y el régimen), ed. de Misil Juri, Dimasq, 1983 y ed. de M. b. ‘Abdallah al-Rawdani, Rabat, 1991; Kitab al-Yami‘ fi l-asriba wa-l-ma‘ayin ‘Compendio de jarabes y electuarios), tradicionalmente considerado como un apéndice del K. al-Taysir y publicado con él en las ediciones citadas; Kitab al-Qanun ‘Libro de la norma), ed. abreviada de M. A. al-Jattabi en Al-Tibb wa-l-atibba, fi-l-Andalus al-islamiyya, 2 vols., Beirut, 1988, I, págs. 304-308; Risala fi tafdil al-‘asal ‘alà l-sukkar ‘Epístola acerca de la preferencia de la miel sobre el azúcar), ed. parcial de M. A. al-Jattabi en Al-Tibb wa-l-atibba’ fi-l-Andalus al-islamiyya, 2 vols., Beirut, 1988, I, págs. 310-317; Kitab al-Tadkira fi dawa’ al-mushil ‘Memorandum sobre los medicamentos purgantes), atrib., editada por primera vez con traducción francesa por G. Colin, La Tedkira d’Abû l-‘Alâ’, Paris, 1991 y edición del texto árabe por M. A. al-Jattabi en Al-Tibb wa-l-atibba’ fi-l-Andalus al-islamiyya, 2 vols., Beirut, 1988, I, págs. 286-303; Maqala fi ‘ilal al-kulà ‘Tratado sobre las enfermedades de los riñones), atrib.; Risala fi l-baras ‘Epístola sobre la lepra), no conservada.

 

Bibl.: G. Colin, Avenzoar, sa vie et ses oeuvres, París, 1911; H. P. J. Renaud, “Trois études d’histoire de la médicine en Occident. II: Nouveaux manuscrits d’Avenzoar”, en Hesperis-Tamuda, XII.1 ‘1931) págs. 91-105; A. M. Faraj, Relations médicales hispano-maghrébines au XIIe siècle, París, 1935; R. Kuhne Brabant, El Kitab al-Iqtisad de Avenzoar, según el ms. nº 834 de la Biblioteca del Real Monasterio de El Escorial, Extracto de tesis doctoral, Madrid, 1971; “Avenzoar y la cosmética”, en Orientalia Hispánica sive studia F. M. Pareja octogenario dicata, ed. por J. M. Barral, Leiden, 1974, vol. I, págs. 428-437; E. de Luis Martínez, El Yami‘ de Avenzoar según el ms. Gotha, n.º 72, Memoria de licenciatura, Madrid, 1976, inéd.; C. Peña Muñoz y F. Girón Irueste, “Aspectos inéditos en la obra médica de Avenzoar: el prólogo del Kitab al-Taysir”, en Miscelánea de Estudios Árabes y Hebraicos, XXVI, 1 ‘1977), págs. 103-116; F. Girón Irueste, La medicina práctica en la España árabe del siglo XII: el Kitab al-Yami‘ fi l-asriba wa-l-ma‘ayin de Avenzoar, Resumen de tesis doctoral, Granada, 1978; C. Peña Muñoz, “Capítulo del bazo en el Kitab al-Taysir de Avenzoar”, en Awraq, 4 ‘1981), págs. 131-142; R. Kuhne Brabant, “Aportaciones para esclarecer alguno de los puntos oscuros en la biografía de Avenzoar”, en Actas del XII Congreso de la Unión Europea de Arabistas e Islamólogos ‘Málaga, 1984), Madrid, 1986, págs. 433-446; M. Bensarifa, “Banu Zuhr: Nazarat fi ta’rij usra andalusiyya”, en Dirasat, 4 ‘1990), págs. 9-27; R. Kuhne Brabant, “Abu Marwan b. Zuhr: un professionel de la médicine en plein XIIème siècle”, en Le Patrimoine Andalous dans la Culture Arabe et Espagnole, Tunis, 1991, págs. 129-141; E. García Sánchez, Estudio, en Abu Marwan b. Zuhr, Kitab al-Agdiya, Madrid, 1992, págs. 11-14; R. Kuhne Brabant, “Reflexiones sobre un tratadito dietético prácticamente desconocido: el Tafdil al-‘asal ‘alà l-sukkar de Abu Marwan b. Zuhr”, en Homenaje al Profesor José M.ª Fórneas Besteiro, Granada, 1994, vol. II, págs. 1057-1144; M. Castells, “La medicina en al-Ándalus”, en El Legado científico andalusí, Madrid, 1992, págs. 127-144, esp. 136-139; C. Álvarez Millán, “Actualización del corpus médico-literario de los Banu Zuhr”, en Al-Qantara, XVI.1 ‘1995), págs. 173-180; R. Kuhne Brabant, “Zina e islah. Reflexiones para entender la medicina estética del joven Abu Marwan b. Zuhr”, en Al-Andalus – Magreb, 4 ‘1996), págs. 281-298; C. Peña, F. Giron y R. Moreno, “Las afecciones del pericardio en el Kitab al-Taysir de Avenzoar”, en Dynamis 17 ‘1997), págs. 81-106; H. A. Azar, Ibn Zuhr ‘Avenzoar) “Supreme in the Science of Medicine since Galen”, Ph. D. Dissertation, Ann Arbor, 1998; “The Legacy of Ibn Zuhr ‘Avenzoar) and the Translation of the Taysir into Latin”, en Journal of Islamic Medical Association, 31 ‘1999), págs. 71-78; R. Kuhne Brabant, “La medicina estética, una hermana menor de la medicina científica”, en La Medicina en al-Ándalus, Granada, 1999, págs. 197-207; C. Peña y F. Girón Irueste, “Medicina versus cirugía: El tratamiento de las enfermedades de los ojos en las obras de Abulcasis y Avenzoar”, en Dynamis, 21 ‘2001), págs. 163-187; H. A. Azar, M. Mcvaugh y J. Shatzmiller, “Ibn Zuhr ‘Avenzoar)’s Description of a Verrucous Malignancy of the Colon with an English Translation from the Arabic and Notes on its Hebrew and Latin Versions”, en Canadian Bulletin of Medical History, 19.2 ‘2002), págs. 431-440; C. de la Puente, Avenzoar, Averroes, Ibn al-Jaðīb. Médicos de al-Ándalus. Perfumes, ungüentos y jarabes, Madrid, 2003, págs. 19-56; R. Kuhne Brabant, C. Álvarez Millán, E. Garcia Sánchez, “Ibn Zuhr, Abu Marwan ‘Abd al-Malik”, en J. Lirola Delgado y J. M. Puerta Vílchez ‘dirs. y eds.), Biblioteca de al-Andalus, vol. VI, Almería, Fundación Ibn Tufayl, 2009, págs. 352-368 ‘col. Enciclopedia de la cultura andalusí).

 

Cristina Álvarez Millán