Ayuda

Antonio de Torres Jurado

Biografía

Torres Jurado, Antonio de. La Cañada de San Urbano (Almería), 14.VI.1817 – Almería, 19.XI.1892. Guitarrero.

Nace el 13 de junio de 1817 en la Cañada de San Urbano. Hacia 1829 su familia se installa en Vera, donde aprende el oficio de carpintero. Este mismo año contrae matrimonio con su primera esposa. La situación del joven matrimonio pasa por dificultades económicas y en 1839 los bienes de Antonio de Torres son confiscados por impago de impuestos. La muerte prematura de varios de sus hijos y la de su esposa en 1845 hacen que decida irse de Vera y establecerse en Sevilla en 1847. Entre Vera y Sevilla, consta su presencia en Granada, donde toma contacto con el guitarrero Pernas. Este dato ha llevado a varios estudiosos a afirmar que aprendió el oficio de guitarrero en Granada, hecho desmentido por su biógrafo José Luis Romanillos, ya que la duración del aprendizaje de violero en los siglos XVII y XVIII era de cuatro a siete años, y Torres sólo estuvo unos meses con Pernas. Su carrera profesional como constructor empieza en Sevilla en los años cincuenta, siguiendo el consejo de Julián Arcas. Lo encontramos instalado en la calle Ballestilla en 1854, y dos años más tarde en el n.º 32 de la calle Cerrajería. Este año 1856 es clave en la biografía de Torres, ya que construye la famosa “Leona”, guitarra elaborada con una concepción novedosa que rompe los preceptos tradicionales de construcción, con factores como el tornavoz de latón, abanico de siete varetas acopladas de forma irregular y la barra armónica interior flotante. Período de experimentación con el que recobra las ilusiones y ganas de trabajar, y que se ve reconocido en 1858 cuando obtiene la medalla de bronce en la Exposición de Sevilla, que lo consagra como mejor constructor de la época. Su vida sentimental también cambia, ya que este mismo año 1858 se instala en Sevilla la que será su segunda esposa, Josefa Martín Dorado. Este período conocido como “primera época” es el más fructífero, la importante actividad comercial de Sevilla permite a Torres Jurado encontrar todas las maderas necesarias para construir sus mejores y más valorados instrumentos.

Sin embargo, debido posiblemente a la crisis económica que conoce entonces España y que no hace rentable el oficio de guitarrero, Torres decide abandonar Sevilla y regresar a Almería, donde abre a principios de la década de 1870 una tienda de loza en el n.º 23 de la calle Real. En 1875 inicia lo que se ha denominado su “segunda época” en la construcción de guitarras, actividad que simultanea con la tienda y con el alojamiento de huéspedes. En 1881 compra su primera casa e instala su taller en el n.º 80 de la calle Real de La Cañada de San Urbano, lugar donde construirá guitarras hasta su muerte. En 1883 fallece su segunda esposa que, hecho que marca hasta 1892 el regreso a su dedicación completa a la construcción de guitarras, dada la fama que habían adquiridos sus instrumentos y la importante demanda que recibía por parte de una nueva generación de concertistas.

Torres ha construido sus instrumentos a lo largo de dos períodos: de 1852 a 1869, y de 1875 a 1992. Si no los numeró en su primer período sevillano, sí lo hizo en su segundo período almeriense, por lo que se sabe que durante éste llegó a fabricar ciento cincuenta y cinco instrumentos. Tomando como base la construcción de la vihuela de mano española, ha pasado a la historia de la música por haber fijado una nueva concepción del modelo de guitarra, conocido hoy como guitarra de concierto o guitarra clásica española. Utilizando el ciprés, el palisandro y el arce como principales tipos de madera, sus innovaciones surgen después de un mayor conocimiento empírico de la estructura del instrumento y de su aprovechamiento acústico. Nueva plantilla estabilizada alrededor de 1300 centímetros cuadrados, varetaje de abanico para conseguir el abombamiento y el refuerzo de la tapa de armonía y sobre todo sus experiencias empíricas sobre la madera de abeto rojo y el grosor de la tapa como elementos principales para el sonido de la guitarra fueron los elementos claves que aportó Torres y que determinaron la calidad de sus instrumentos y revolucionaron la construcción de guitarra. Hasta tal punto incidía en la importancia de la tapa para el sonido, que construyó una guitarra con tapa de madera y aros y fondo de cartón, curiosidad que asombró a constructores y concertistas, y que confirmó su teoría en torno a la importancia capital de la tapa. Además de haber proporcionado guitarras a los más importantes concertistas de finales del siglo XIX, principios del XX, como Arcas, Tárrega, José Martínez Toboso, Antonio Cano, Miguel Llobet, Emilio Pujol, etc. ayudando así en el desarrollo de la guitarra como instrumento de concierto, sus innovaciones fueron de inmediato seguidas y adaptadas por la mayoría de constructores, empezando por la escuela madrileña con nombres como Manuel y José Ramírez, Santos Hernández, Domingo Esteso, Enrique García, Modesto Borreguero, etc. hasta los principales constructores de la escuela francesa como Robert Bouchet, de la escuela alemana como Hermann Hauser, o en Estados Unidos por Albert Augustine, entre otros constructores de fama internacional.

 

Bibl.: J. L. Romanillos, Antonio de Torres. Guitarrero, su vida y obra, Almería, Cajamar e Instituto de Estudios Almerienses, 2004, 374 págs.

 

Norberto Torres Cortés