Ayuda

Enrique de Mendoza

Biografía

Mendoza, Enrique de. Conde de Alba de Liste (I). ?, p. t. s. xv – Zamora, c. X.1480. Noble, gobernador del Reino de Galicia.

También llamado Enrique Enríquez de Mendoza, nació en el seno de la Familia Real castellana. Segundogénito de Alonso Enríquez, I almirante de Castilla y de Juana de Mendoza, tuvo por bisabuelo paterno a Alfonso XI de Castilla. Su hermano mayor Fadrique Enríquez, II almirante de Castilla y destacado protagonista de la política del siglo xv, era además abuelo materno de Fernando el Católico. Enrique de Mendoza, padrino de pila de la princesa Juana, hija de Enrique IV, heredó de sus padres varios señoríos, entre otros el de la villa de Bolaños con Villasacén, Cabreros, así como las casas de Zamora, las salinas de Villafáfila y las aceñas de Piedrahita. Casado con María de Guzmán, hija de los II condes de Niebla y hermana del I duque de Medina Sidonia, y señora de Escamilla, en 1441 trocaron con Álvaro de Luna el mayorazgo sobre este señorío por el de la villa de Alba de Liste, del que era dueño este último.

Participante activo desde su juventud en varias contiendas, entre otras la que Juan II de Castilla sostuvo con los reyes de Granada en 1431, así como en el denominado “golpe de estado de Rámaga” (1443), que se saldó con la prisión de este último Monarca. Agraciado con el condado de Alba de Liste, por merced real en agosto de 1459, tras la muerte del almirante en 1473, secundó a Isabel y a Fernando en la guerra sucesoria por la Corona de Castilla. Persona de su confianza, los Reyes le nombraron el 8 de noviembre de 1475 “presidente” y “gobernador” del reino de Galicia, siendo el primero que ostentó este cargo. Este nombramiento fue una de las medidas acordadas en Dueñas para controlar dicho territorio, escenario de confrontaciones nobiliarias y, por ser frontera, de importancia capital en la contienda. Facultado, por real provisión, de importantes competencias de gobierno, judiciales y también militares (para ocupar fortalezas, imponer destierros, determinar pleitos civiles y criminales, crear una milicia permanente bajo sus órdenes, etc.), apenas tuvo tiempo de hacerlas efectivas. Las urgencias bélicas le condujeron a sus tierras zamoranas, interviniendo de modo destacado, como miembro del Consejo de Fernando e Isabel y experimentado hombres de armas, en la decisiva batalla de Toro. Tras caer prisionero y ser conducido a Lisboa, se le permitió volver a Castilla para negociar la paz antes de ser liberado. Tras este episodio no regresó a Galicia, donde asumió la representación de la Corona frey Arias del Río, primero, y luego el II conde de Ribadeo, quien, según algunos autores, probablemente ejerció esta plaza ya en 1476, al retirarse a Castilla el conde de Alba de Liste.

Padre de varios vástagos, cuyos descendientes tendrían una importante notoriedad en el real servicio con la Casa de Austria, a su muerte heredó el condado de Alba de Liste su hijo Alonso Enríquez de Guzmán, mientras que a su hermano Juan Enríquez le asignó el señorío de las villas de Cabreros y Belver y a Enrique Enríquez el de la villa de Bolaños. Éste, comendador de Castrotorafe en la Orden de Santiago y capitán general de Perpiñán, donde falleció en 1497, casó en primeras nupcias con la gallega Juana de Sotomayor, señora de Santo Tomé, Rianxo y Portonovo. Por su parte, sus hijas Teresa e Inés Enríquez casaron con Juan de Acuña y Portugal, duque de Valencia, y con Pedro Pimentel, señor de Tábara, respectivamente. De este último matrimonio nació el I marqués de Tábara Bernardino Pimentel, consejero de Estado (1548).

 

Bibl.: A. y A. García Carraffa, Diccionario Heráldico y Genealógico de Apellidos Españoles y Americanos, t. XXIX, Madrid, Imprenta de Antonio Marzo, 1928, págs. 43-45; F. del Pulgar, Crónica de los Reyes Católicos, ed. y estudio por J. de Mata Carriazo, t. I, Madrid, Espasa Calpe, 1943, págs. 188-189, 209 y 214; Marqués del Saltillo, Historia Nobiliaria Española (Contribución a su estudio), t. I, Madrid, Imprenta y Editorial Maestre, 1951, págs. 61-62; E. Fernández-Prieto Domínguez y Losada, Nobleza de Zamora, Madrid, Instituto Jerónimo Zurita, 1953, págs. 687-688; L. Suárez Fernández, A. Canellas López y J. Vicens Vives, “Los Trastámaras de Castilla y Aragón en el siglo xv”, en J. M.ª Jover Zamora, Historia de España de Menéndez Pidal, t. XV, Madrid, Espasa Calpe, 1964, págs. 18, 153, 176, 204, 235, 239, 248, 258, 268 y 288; B. Fernández Alonso, Gobernación y Gobernadores. Notas sobre la Administración de Castilla en el período de formación del Estado moderno, Madrid, Universidad-Facultad de Derecho, 1974; L. Fernández Vega, La Real Audiencia de Galicia, órgano de gobierno en el Antiguo Régimen (1480-1808), t. I, La Coruña, Diputación Provincial, 1982, págs. 104-105, 114, 142 y 173; J. García Oro, Galicia en los siglos xiv y xv, t. I, Galicia Señorial. El señorío. La Iglesia. La Corona, La Coruña, Fundación Pedro Barrié de la Maza, Conde de Fenosa, 1987, págs. 273, 295-298, 388 y 414; M. C. Saavedra Vázquez, “Los gobernadores y capitanes generales de Galicia”, en A. Eiras Roel (coord.), El Reino de Galicia en la época del emperador Carlos V, Santiago de Compostela, Xunta de Galicia, 2000, págs. 67 y 70.

 

Luz Rama Patiño y José Manuel Vázquez Lijó